Inicio ·Noticias · Artículo

Turismo desembarca de 8 veleros en Guayaquil

Redacción

jvite

|

Jueves 28 de Junio de 2018 - 19:20
compártelo
  • Liderados por el Buque Escuela Guayas, otras embarcaciones arribaron por evento turístico. Foto: ecuavisa.com
  • ecuavisa.com
  • ecuavisa.com
  • ecuavisa.com
Video: ecuavisa.com Liderados por el Buque Escuela Guayas, otras embarcaciones arribaron por evento turístico. Foto: ecuavisa.com ecuavisa.com ecuavisa.com ecuavisa.com



En un muelle fraternizado se convirtió la mañana de este jueves 28 de junio de 2018 el Yacht Club Naval, en el malecón Simón Bolívar, centro de Guayaquil, con la llegada del Buque Escuela Guayas, el velero Cisne Branco, de Brasil, y el desfile de otras 6 embarcaciones de otros países. 
 
 
Estas moles navegantes de los mares participan de la regata “Velas Latinoamérica 2018” y específicamente en el Puerto Principal del evento “Guayaquil a toda vela”, que busca que nuestra Perla del Pacífico encandile al turismo nacional e internacional. 
 
 
Los aplausos estallaron para dar la bienvenida a nuestro embajador en los mares del mundo, el Buque Escuela Guayas, que lideró el desfile previo por el río Guayas, en el que también mostraron su gallardía naval el Cisne Branco, de Brasil, y el Gloria, de Colombia. La fresca brisa de este verano guayaquileño también se sumó al elogio de los guardiamarinas. 
 
 
 
 
 
 
FOTO: ecuavisa.com
 
 
 
 
 
 
 
 
Eran cerca de las 08H30 y acoderaron al son de “A mi lindo Ecuador”, ese tema que enchina la piel y que fue escrito por el maestro Rubén Barba en los años 60 para seducir a su novia y hacer que vuelva al país desde Estados Unidos. Finalmente ella volvió. Y así también retornaron nuestras compatriotas este jueves, por amor: a sus esposas, a sus hijos, a sus padres, a su tierra, a su puerto…
 
La Banda Blanca de la Armada ecuatoriana remató la emoción de la llegada con ese orgullo convertido en canción: “Guayaquileño, madera de guerrero”, de esa gloria en los cielos del Salón de la Fama de los Compositores Latinos, el cantautor porteño Carlos Rubira Infante. Ya para entonces los rostros de autoridades y público, en general, estaban regidos por la algarabía.
 
 
 
 
 
 
 
 
FOTO: ecuavisa.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
FOTO: ecuavisa.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
“Papi, papi”, gritaba desde el muelle una niña de unos 4 años de edad mientras al velero le faltaban prácticamente segundos para acoderarse. En el buque, a la tripulación se le refrescaba el rostro con felicidad mientras sus cuerpos se hinchaban de rectitud ceremonial. 
 
 
 
Cuando descendieron, ya no hubo espacio para los rigores navales, el afecto fue dictatorial: la guardiamarina que no veía a sus padres en meses y un “ay, hijita, cuánto has crecido” de una mamá… la abuela que acoge a su nieto como un bebé en un abrazo que parece multiplicar todos los abrazos del mundo… el marino, uniforme de nácar, que se cuadra ante su esposa y le propina un beso cinematográfico mientras es acribillado por los flashes de la prensa. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
FOTO: ecuavisa.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
FOTO: ecuavisa.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
FOTO: ecuavisa.com
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
A toda vela
 
 
 
 
Además del Buque Escuela Guayas, otros 7 veleros pueden ser visitados por el público para conocer más de estas embarcaciones, su historia y la cultura de las diferentes naciones hasta el domingo 1 de julio. 
 
 
 
 
Al muelle del Yatch Club también arribó el velero representante de Brasil. En el de Astinave acoderó el de Colombia. En Contecon, los representantes de Argentina, Chile y Perú. En el de Caraguay, arribaron los buques de Venezuela y México. 
 
 
 
“Velas Latinoamérica 2018” ha recorrido varios puertos del sur del continente. La fase Ecuador, “Guayaquil a toda vela”, es organizada por la Armada ecuatoriana y la Empresa Municipal de Turismo de Guayaquil. 
 
 
 
El 2 de julio de 2018 los veleros continuarán su travesía por Panamá, Colombia, República Dominicana y México. Este país será el último destino del recorrido de los buques. 
 
 
 
 
 
 

 
 

En un muelle fraternizado se convirtió la mañana de este jueves 28 de junio de 2018 el Yacht Club Naval, en el malecón Simón Bolívar, centro de Guayaquil, con la llegada del Buque Escuela Guayas, el velero Cisne Branco, de Brasil, y el desfile de otras 6 embarcaciones de otros países. 

 

 

Estas moles navegantes de los mares participan de la regata “Velas Latinoamérica 2018” y específicamente en el Puerto Principal del evento “Guayaquil a toda vela”, que busca que nuestra Perla del Pacífico encandile al turismo nacional e internacional. 

 

 

Los aplausos estallaron para dar la bienvenida a nuestro embajador en los mares del mundo, el Buque Escuela Guayas, que lideró el desfile previo por el río Guayas, en el que también mostraron su gallardía naval el Cisne Branco, de Brasil, y el Gloria, de Colombia. La fresca brisa de este verano guayaquileño también se sumó al elogio de los guardiamarinas. 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ecuavisa.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Eran cerca de las 08H30 y acoderaron al son de “A mi lindo Ecuador”, ese tema que enchina la piel y que fue escrito por el maestro Rubén Barba en los años 60 para seducir a su novia y hacer que vuelva al país desde Estados Unidos. Finalmente ella volvió. Y así también retornaron nuestras compatriotas este jueves, por amor: a sus esposas, a sus hijos, a sus padres, a su tierra, a su puerto…

 

La Banda Blanca de la Armada ecuatoriana remató la emoción de la llegada con ese orgullo convertido en canción: “Guayaquileño, madera de guerrero”, de esa gloria en los cielos del Salón de la Fama de los Compositores Latinos, el cantautor porteño Carlos Rubira Infante. Ya para entonces los rostros de autoridades y público, en general, estaban regidos por la algarabía.

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ecuavisa.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ecuavisa.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEA: El río Guayas recibe a buques de 8 Armadas de Latinoamérica

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Papi, papi”, gritaba desde el muelle una niña de unos 4 años de edad mientras al velero le faltaban prácticamente segundos para acoderarse. En el buque, a la tripulación se le refrescaba el rostro con felicidad mientras sus cuerpos se hinchaban de rectitud ceremonial. 

 

 

 

Cuando descendieron, ya no hubo espacio para los rigores navales, el afecto fue dictatorial: la guardiamarina que no veía a sus padres en meses y un “ay, hijita, cuánto has crecido” de una mamá… la abuela que acoge a su nieto como un bebé en un abrazo que parece multiplicar todos los abrazos del mundo… el marino, uniforme de nácar, que se cuadra ante su esposa y le propina un beso cinematográfico mientras es acribillado por los flashes de la prensa. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ecuavisa.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ecuavisa.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

FOTO: ecuavisa.com

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A toda vela

 

 

 

 

Además del Buque Escuela Guayas, otros 7 veleros pueden ser visitados por el público para conocer más de estas embarcaciones, su historia y la cultura de las diferentes naciones hasta el domingo 1 de julio. 

 

 

 

 

Al muelle del Yatch Club también arribó el velero representante de Brasil. En el de Astinave acoderó el de Colombia. En Contecon, los representantes de Argentina, Chile y Perú. En el de Caraguay, arribaron los buques de Venezuela y México.  

 

 

“Velas Latinoamérica 2018” ha recorrido varios puertos del sur del continente. La fase Ecuador, “Guayaquil a toda vela”, es organizada por la Armada ecuatoriana y la Empresa Municipal de Turismo de Guayaquil.  

 

 

El 2 de julio de 2018 los veleros continuarán su travesía por Panamá, Colombia, República Dominicana y México. Este país será el último destino del recorrido de los buques.  

 

 

 

 

 

 

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos