Crisis económica e "intereses" acabaron con iniciativa Yasuní ITT

La exnegociadora explicó que el proceso de devolución de fondos está en manos de varios ministerios.

22 Agosto, 2013, 5:25 pm
Por: Redacción 
La exnegociadora de la iniciativa Yasuní ITT, Ivonne Baki, responsabilizó a la crisis económica y a los "intereses de algunos países" del fracaso del proyecto. "La crisis económica mundial, las necesidades de desarrollo del país y los intereses de algunos países" no permitieron que la iniciativa se convierta en realidad, dijo, tras manifestar una "profunda tristeza" por ese hecho.
 
En cuanto al mecanismo de devolución de las aportaciones, la exnegociadora, quien rindió este jueves 22 de agosto su informe de gestión, explicó que los ministros de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana y de Finanzas deberán convocar a la sesión de la iniciativa Yasuní ITT, y decidir sobre el proceso de terminación y liquidación del patrimonio autónomo del fideicomiso.
 
Baki tildó la propuesta de "revolucionaria, pionera y única", y agradeció a Australia, Bélgica, Chile, Colombia, Alemania, España, Francia, Georgia, Italia, Indonesia, Luxemburgo y Turquía. Asimismo, destacó el trabajo desarrollado con las Naciones Unidas y el apoyo de organismos como la Unión de Naciones Suramericanas.
 
Se refirió, también, a las declaraciones del portavoz del Ministerio alemán de Cooperación, Sebastian Lesch, quien el lunes anterior explicó que su Gobierno tendrá que estudiar la concreción de la decisión ecuatoriana y sus efectos sobre el acuerdo bilateral por el que Berlín se sumaba, con ciertas condiciones, al proyecto Yasuní-ITT.
 
Finalmente, aseguró que con un presupuesto "de solo 7,3 millones de dólares en tres años", lograron conseguir "contribuciones cincuenta veces mayores a lo invertido y posicionar al Yasuní como la iniciativa "emblemática" del Gobierno.
La exnegociadora de la iniciativa Yasuní ITT, Ivonne Baki, responsabilizó a la crisis económica y a los "intereses de algunos países" del fracaso del proyecto. "La crisis económica mundial, las necesidades de desarrollo del país y los intereses de algunos países" no permitieron que la iniciativa se convierta en realidad, dijo, tras manifestar una "profunda tristeza" por ese hecho.
 
En cuanto al mecanismo de devolución de las aportaciones, la exnegociadora, quien rindió este jueves 22 de agosto su informe de gestión, explicó que los ministros de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana y de Finanzas deberán convocar a la sesión de la iniciativa Yasuní ITT, y decidir sobre el proceso de terminación y liquidación del patrimonio autónomo del fideicomiso.
 
Baki tildó la propuesta de "revolucionaria, pionera y única", y agradeció a Australia, Bélgica, Chile, Colombia, Alemania, España, Francia, Georgia, Italia, Indonesia, Luxemburgo y Turquía. Asimismo, destacó el trabajo desarrollado con las Naciones Unidas y el apoyo de organismos como la Unión de Naciones Suramericanas.
 
Se refirió, también, a las declaraciones del portavoz del Ministerio alemán de Cooperación, Sebastian Lesch, quien el lunes anterior explicó que su Gobierno tendrá que estudiar la concreción de la decisión ecuatoriana y sus efectos sobre el acuerdo bilateral por el que Berlín se sumaba, con ciertas condiciones, al proyecto Yasuní-ITT.
 
Finalmente, aseguró que con un presupuesto "de solo 7,3 millones de dólares en tres años", lograron conseguir "contribuciones cincuenta veces mayores a lo invertido y posicionar al Yasuní como la iniciativa "emblemática" del Gobierno.