Ramiro González y Mauricio Pozo, inconformes tras el debate con el presidente

Ambos participantes rechazaron mecánica del debate. González lo calificó de "emboscada".

ECUADOR.- Ambos participantes rechazaron mecánica del debate. González (d) lo calificó de "emboscada". Collage: Ecuavisa
29 Octubre, 2015, 1:34 pm
Por: Redacción 
Por: Teresa Menéndez Torres
Ecuavisa.com
 
 
Sinsabor dejó en los exministros del gobierno de turno, Mauricio Pozo y Ramiro González, las dos horas de debate con el presidente de la República, Rafael Correa en las que participaron junto con el ex vipresidente Alberto Dahik, la noche de este 28 de octubre de 2015.
 
“Desde el pitazo inicial, como diríamos en un partido de fútbol, desde el momento en que a mí me invitan a un programa donde yo hago las preguntas al presidente y él es el que tiene que responder, sucede que nos sentamos y las preguntas vienen contra mí, allí empezó el problema”, manifestó Pozo, exministro de Finanzas, durante una entrevista en radio Democracia.
 
 
 
 
A su criterio, no hubo respeto de tiempos, repreguntaban las veces que querían, intervenían otros señores (ministros del sector económico que acompañaron al primer mandatario). “Si hablamos de champús, eso fue un champús (colada ecuatoriana), creo que el moderador debió optar por una posición mucho más equilibrada”. 
 
Explicó, además, que “el debate se complicó desde el primer minuto” y se quejó porque no se les permitió entrar los vehículos al canal sede del encuentro. “Había unas 200 personas ahí, tuvimos que caminar con todos los riesgos”.
 
Ramiro González, exministro de Industrias, coincidió con Pozo y dijo que los participantes de oposición fueron recibidos por un grupo de simpatizantes del movimiento Alianza PAIS, que no les permitía ingresar al recinto del debate. También se mostró decepcionado. “Fui con una sana intención y me dije: por fin el Gobierno se dio cuenta de la crisis y está llamando a dialogar para ver cómo se las soluciona y ojalá este diálogo se extienda a otros sectores sociales”.
 
 
 
 
Incluso, señaló, fueron listos para ese cometido. “Fuimos preparados con láminas que no pudimos presentar, para decir tenemos este problema y busquemos la solución, pero cuando vimos el sainete ya no podíamos ser parte de aquello”, a lo que calificó como una “emboscada”.
 
En una entrevista con Ecuavisa.com, resaltó lo positivo y negativo del diálogo. “Lo positivo es que se dejó claro que es una crisis profunda y sistémica que hay que tratar de enfrentarla de la mejor forma posible. Lo negativo, el presidente no reconoce una crisis y eso es malo para el país porque no se van a tomar las medidas adecuadas”.
 
González descartó debatir nuevamente con el jefe de Estado. “Después de semejante show del de anoche, realmente yo no creo que nadie sensato pueda aceptar otro diálogo con el presidente. Creo que ya se perdió esa oportunidad histórica, ayer nos cambiaron todas las condiciones del debate”.
 
A lo largo del debate, Correa rechazó que el país esté pasando por una crisis o una recesión económica. “El presidente decía que eso no es crisis, que me estoy inventando. Crisis es cuando tenemos un endeudamiento superior al que recibió el Gobierno, cuando tenemos una reserva internacional de 3,9% frente a la de Bolivia del 44%, cuando vemos que al sector financiero se le han quitado más de 3.000 millones de dólares en depósitos, si eso no es crisis, a qué le vamos a llamar crisis”.
 
 
 
 
 
Hasta este mediodía, el presidente Correa no se pronunciaba sobre el debate.
 
 
Por: Teresa Menéndez Torres
Ecuavisa.com
 
 
Sinsabor dejó en los exministros del gobierno de turno, Mauricio Pozo y Ramiro González, las dos horas de debate con el presidente de la República, Rafael Correa en las que participaron junto con el ex vipresidente Alberto Dahik, la noche de este 28 de octubre de 2015.
 
“Desde el pitazo inicial, como diríamos en un partido de fútbol, desde el momento en que a mí me invitan a un programa donde yo hago las preguntas al presidente y él es el que tiene que responder, sucede que nos sentamos y las preguntas vienen contra mí, allí empezó el problema”, manifestó Pozo, exministro de Finanzas, durante una entrevista en radio Democracia.
 
 
 
 
A su criterio, no hubo respeto de tiempos, repreguntaban las veces que querían, intervenían otros señores (ministros del sector económico que acompañaron al primer mandatario). “Si hablamos de champús, eso fue un champús (colada ecuatoriana), creo que el moderador debió optar por una posición mucho más equilibrada”. 
 
Explicó, además, que “el debate se complicó desde el primer minuto” y se quejó porque no se les permitió entrar los vehículos al canal sede del encuentro. “Había unas 200 personas ahí, tuvimos que caminar con todos los riesgos”.
 
Ramiro González, exministro de Industrias, coincidió con Pozo y dijo que los participantes de oposición fueron recibidos por un grupo de simpatizantes del movimiento Alianza PAIS, que no les permitía ingresar al recinto del debate. También se mostró decepcionado. “Fui con una sana intención y me dije: por fin el Gobierno se dio cuenta de la crisis y está llamando a dialogar para ver cómo se las soluciona y ojalá este diálogo se extienda a otros sectores sociales”.
 
 
 
 
Incluso, señaló, fueron listos para ese cometido. “Fuimos preparados con láminas que no pudimos presentar, para decir tenemos este problema y busquemos la solución, pero cuando vimos el sainete ya no podíamos ser parte de aquello”, a lo que calificó como una “emboscada”.
 
En una entrevista con Ecuavisa.com, resaltó lo positivo y negativo del diálogo. “Lo positivo es que se dejó claro que es una crisis profunda y sistémica que hay que tratar de enfrentarla de la mejor forma posible. Lo negativo, el presidente no reconoce una crisis y eso es malo para el país porque no se van a tomar las medidas adecuadas”.
 
González descartó debatir nuevamente con el jefe de Estado. “Después de semejante show del de anoche, realmente yo no creo que nadie sensato pueda aceptar otro diálogo con el presidente. Creo que ya se perdió esa oportunidad histórica, ayer nos cambiaron todas las condiciones del debate”.
 
A lo largo del debate, Correa rechazó que el país esté pasando por una crisis o una recesión económica. “El presidente decía que eso no es crisis, que me estoy inventando. Crisis es cuando tenemos un endeudamiento superior al que recibió el Gobierno, cuando tenemos una reserva internacional de 3,9% frente a la de Bolivia del 44%, cuando vemos que al sector financiero se le han quitado más de 3.000 millones de dólares en depósitos, si eso no es crisis, a qué le vamos a llamar crisis”.
 
 
 
 
 
Hasta este mediodía, el presidente Correa no se pronunciaba sobre el debate.