Este domingo iniciará el recorrido que llegará al paro nacional

Quito será la sede del paro nacional, convocado por gremios sindicales para 13 de agosto.

  • ECUADOR.- Un grupo de médicos del país se ha sumado a las marchas que se aglutinarán en el paro nacional. Foto de la marcha del 2 de julio en Guayaquil de API
1 Agosto, 2015, 11:18 am
Por: Redacción 
Por: Teresa Menéndez Torres
Ecuavisa.com
 
 
El paro nacional, anunciado por los gremios sindicales para el 13 de agosto, inicia este domingo 2 de agosto su recorrido desde el sur del país. 
 
La parroquia Tundayme, en El Pangui (Zamora Chinchipe) será el punto de encuentro, este 1 de agosto, de los grupos de base de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), organización que convocó a un levantamiento nacional indefinido. Los manifestantes avanzarán hacia el norte del país, pasando por varios cantones de la Sierra hasta llegar a Quito el día 13 y sumarse al paro convocado por los sindicalistas.
 
 
 
 
Pero antes de esa fecha, el lunes 10 de agosto, habrá un “levantamiento indígena”, según lo que resolvió la Conaie en su asamblea del 17 y 18 de julio.
 
Los líderes indígenas escogieron esa fecha por ser “histórica” para el país, ya que el 10 de agosto se recuerda el Primer Grito de Independencia, ocurrido en 1809.
 
¿Qué los moviliza?
Para Jorge Herrera, presidente de la Conaie, estas protestas son fruto del "descontento del pueblo ecuatoriano, a las cuales se irán sumando otros grupos”. Lo dijo en una entrevista para la agencia EFE.
 
Algunas de sus demandas, según Herrera, tienen que ver con asuntos relacionados con la educación, la bilingüe especialmente, y con ciertos aspectos del modelo económico.
 
Pero la Conaie exige además que se archive una propuesta de enmiendas constitucionales que se tramita en la Asamblea Nacional, entre las que se encuentra la "reelección indefinida", que, de ser aprobada, permitiría al presidente de la República, Rafael Correa, presentarse como candidato a una nueva reelección en los comicios de 2017.
 
La manifestación indígena se unirá a la paralización de actividades que han convocado gremios de obreros para el próximo 13 de agosto.
 
A las marchas se han sumado paulatinamente otros gremios de trabajadores, así como de médicos y jubilados.
 
 
 
 
La respuesta del régimen
Tras señalar que hay "derecho a marchar", pero no a "paralizar al país y a dañar los bienes públicos", el primer mandatario anunció que responderán "con más trabajo" a las manifestaciones.
 
"El jueves 13 de agosto, todos a trabajar con mucho más amor por la patria nueva, y rechazar el pasado de paros y huelgas, que tanto daño nos hizo. ¿Ya lo olvidaron? A cuidar nuestras carreteras, que los mismos de siempre no las cierren", escribió recientemente Correa en su cuenta de Twitter.
 
 
 
 
Los indígenas llegarán divididos a estas manifestaciones, pues hay grupos que respaldan al Gobierno y apoyan el llamamiento al diálogo, formulado en junio pasado cuando estallaron las protestas a raíz del envío del Ejecutivo de un proyecto de ley a estudio para elevar los impuestos a las herencias y la plusvalía.
 
El retiro temporal de esos proyectos de ley no frenó las protestas que han disminuido en fuerza y cantidad, pero que han ampliado su ámbito a diversos aspectos de la administración de Correa, quien insiste en la necesidad de profundizar un diálogo sobre el tipo de sociedad en la que desean vivir los ecuatorianos.
 
Por: Teresa Menéndez Torres
Ecuavisa.com
 
 
El paro nacional, anunciado por los gremios sindicales para el 13 de agosto, inicia este domingo 2 de agosto su recorrido desde el sur del país. 
 
La parroquia Tundayme, en El Pangui (Zamora Chinchipe) será el punto de encuentro, este 1 de agosto, de los grupos de base de la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie), organización que convocó a un levantamiento nacional indefinido. Los manifestantes avanzarán hacia el norte del país, pasando por varios cantones de la Sierra hasta llegar a Quito el día 13 y sumarse al paro convocado por los sindicalistas.
 
 
 
 
Pero antes de esa fecha, el lunes 10 de agosto, habrá un “levantamiento indígena”, según lo que resolvió la Conaie en su asamblea del 17 y 18 de julio.
 
Los líderes indígenas escogieron esa fecha por ser “histórica” para el país, ya que el 10 de agosto se recuerda el Primer Grito de Independencia, ocurrido en 1809.
 
¿Qué los moviliza?
Para Jorge Herrera, presidente de la Conaie, estas protestas son fruto del "descontento del pueblo ecuatoriano, a las cuales se irán sumando otros grupos”. Lo dijo en una entrevista para la agencia EFE.
 
Algunas de sus demandas, según Herrera, tienen que ver con asuntos relacionados con la educación, la bilingüe especialmente, y con ciertos aspectos del modelo económico.
 
Pero la Conaie exige además que se archive una propuesta de enmiendas constitucionales que se tramita en la Asamblea Nacional, entre las que se encuentra la "reelección indefinida", que, de ser aprobada, permitiría al presidente de la República, Rafael Correa, presentarse como candidato a una nueva reelección en los comicios de 2017.
 
La manifestación indígena se unirá a la paralización de actividades que han convocado gremios de obreros para el próximo 13 de agosto.
 
A las marchas se han sumado paulatinamente otros gremios de trabajadores, así como de médicos y jubilados.
 
 
 
 
La respuesta del régimen
Tras señalar que hay "derecho a marchar", pero no a "paralizar al país y a dañar los bienes públicos", el primer mandatario anunció que responderán "con más trabajo" a las manifestaciones.
 
"El jueves 13 de agosto, todos a trabajar con mucho más amor por la patria nueva, y rechazar el pasado de paros y huelgas, que tanto daño nos hizo. ¿Ya lo olvidaron? A cuidar nuestras carreteras, que los mismos de siempre no las cierren", escribió recientemente Correa en su cuenta de Twitter.
 
 
 
 
Los indígenas llegarán divididos a estas manifestaciones, pues hay grupos que respaldan al Gobierno y apoyan el llamamiento al diálogo, formulado en junio pasado cuando estallaron las protestas a raíz del envío del Ejecutivo de un proyecto de ley a estudio para elevar los impuestos a las herencias y la plusvalía.
 
El retiro temporal de esos proyectos de ley no frenó las protestas que han disminuido en fuerza y cantidad, pero que han ampliado su ámbito a diversos aspectos de la administración de Correa, quien insiste en la necesidad de profundizar un diálogo sobre el tipo de sociedad en la que desean vivir los ecuatorianos.
 
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS