La Virgen de la Catedral de Quito fue venerada por el papa

Francisco se detuvo ante una imagen de la Virgen María y colocó un ramo de rosas y un rosario.

Francisco se detuvo ante una imagen de la Virgen María y colocó un ramo de rosas y un rosario. Foto: Captura de Pantalla Ecuavisa
7 Julio, 2015, 12:32 am
Por: 
Francisco es imparable. Su jornada empezó hoy muy temprano en Guayaquil y concluyó en Quito, en donde compartió y saludó a los católicos hasta cerca de las 22:30. Tras cumplir con una apretada agenda, Francisco incluyó un acto más en su itinerario: ofreció un ramo de rosas a la Virgen María.
 
Francisco dejó un ramo de rosas ante una imagen de la Virgen María.
Foto: Captura de pantalla de Ecuavisa
 
Luego de dirigir el rezo de un Ave María junto a la multitud, el pontífice recorrió a pie los 50 metros que separan Carondelet de la Catedral de Quito. Allí, con un arreglo floral en mano ingresó a la Catedral Metropolitana y tras recorrer varios metros acompañado del presidente Rafael Correa y otros sacerdotes, Francisco se detuvo ante una imagen de la Virgen María. A los pies de esa estatua dejó unas rosas y le colocó un rosario.  
 
En la capilla del Santísimo, ubicado en la parte trasera del retablo principal, el papa tuvo su momento de recogimiento e  inmediatamente volvió al pie del Altar Mayor. Allí saludó a varios de los presentes, entre ellos el alcalde de Quito, Mauricio Rodas. 
 
El papa en los exteriores de la Catedral Metropolitana de Quito. Foto: AFP
 
Luego de esta breve visita a la iglesia mayor de la ciudad, Francisco fue a la Nunciatura Apostólica, donde se aloja. Allí, además de los fieles ecuatorianos, también se pudieron observar personas que portaban banderas de Colombia, Perú y Argentina.
 
Fuente: Ecuavisa.com
Francisco es imparable. Su jornada empezó hoy muy temprano en Guayaquil y concluyó en Quito, en donde compartió y saludó a los católicos hasta cerca de las 22:30. Tras cumplir con una apretada agenda, Francisco incluyó un acto más en su itinerario: ofreció un ramo de rosas a la Virgen María.
 
Francisco dejó un ramo de rosas ante una imagen de la Virgen María.
Foto: Captura de pantalla de Ecuavisa
 
Luego de dirigir el rezo de un Ave María junto a la multitud, el pontífice recorrió a pie los 50 metros que separan Carondelet de la Catedral de Quito. Allí, con un arreglo floral en mano ingresó a la Catedral Metropolitana y tras recorrer varios metros acompañado del presidente Rafael Correa y otros sacerdotes, Francisco se detuvo ante una imagen de la Virgen María. A los pies de esa estatua dejó unas rosas y le colocó un rosario.  
 
En la capilla del Santísimo, ubicado en la parte trasera del retablo principal, el papa tuvo su momento de recogimiento e  inmediatamente volvió al pie del Altar Mayor. Allí saludó a varios de los presentes, entre ellos el alcalde de Quito, Mauricio Rodas. 
 
El papa en los exteriores de la Catedral Metropolitana de Quito. Foto: AFP
 
Luego de esta breve visita a la iglesia mayor de la ciudad, Francisco fue a la Nunciatura Apostólica, donde se aloja. Allí, además de los fieles ecuatorianos, también se pudieron observar personas que portaban banderas de Colombia, Perú y Argentina.
 
Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS