Reviva la historia de “Jota Jota” en un museo dedicado a la música popular

Redacción

gpinasco

|

Miércoles 01 de Marzo de 2017 - 17:01
compártelo
  • El museo busca preservar, enriquecer y difundir el patrimonio musical guayaquileño.
Video: El museo busca preservar, enriquecer y difundir el patrimonio musical guayaquileño.
La historia del mayor cantautor ecuatoriano, del guayaquileño Julio Jaramillo, se conjuga entre notas, fotografías y videos expuestos en un lugar dedicado a su memoria: el Museo de la Música Popular Julio Jaramillo Laurido
 
Inaugurado el 1 de Marzo de 2008, auspiciado y sustentado por la Municipalidad de Guayaquil, lleva el nombre del “Ruiseñor de América”, considerado como el mejor cantor popular ecuatoriano de todos los tiempos y un símbolo en la música nacional.
 
Este espacio tiene como objetivo preservar, enriquecer y difundir el patrimonio musical guayaquileño a las nuevas generaciones. En el museo, se hace un repaso a más de un siglo de historia de destacados autores, compositores y promotores ecuatorianos.
 
El recorrido histórico va desde 1892 en que se fundó la primera escuela de la música en Guayaquil, hasta 1978, año de la muerte de Julio Jaramillo. Comprende, además, una visión histórica de la industria fonográfica en el Ecuador y el mundo, rescatando el aporte de los pioneros de la radiodifusión local y la industria discográfica nacional.
 
Es un museo repleto de fotografías en blanco y negro, carátulas de discos, revistas, rockolas, cassetes, partituras, prendas, instrumentos musicales y equipos de sonido desde la época antigua a la moderna. Además se exhiben objetos como: prendas y partituras que datan desde 1892 y que pertenecían a la primera Escuela de la Música de Guayaquil que profesionalizó a varios músicos que inicialmente se forjaron de forma empírica.
 
Creado para recordar a los grandes de la música popular, hace un recuento de personajes como Nicasio Safadi, Enrique Ibáñez, Carlos Rubira Infante, entre otros, y de la evolución de este magnífico arte en Guayaquil y Ecuador. 
 
Para los amantes de “Jota Jota”, hay un capítulo especial que cuenta con una estatua de cera y un busto con su imagen, fotografías, ropa, discos, carátulas, recortes de periódicos y más artículos relacionados con él. Entre los artículos destacan: una recreación de un niño elaborando zapatos, en alusión al primer oficio de Julio Jaramillo, antes de dedicarse por entero a la música y una pintura basada en una fotografía que se tomó el cantante junto a varios personajes importantes, como el célebre actor ecuatoriano Ernesto Albán, quien inmortalizó el personaje de “Don Evaristo”, un popular personaje de la serranía, que criticaba los aspectos sociales, políticos, costumbristas del país; el radiodifusor Carlos Armando Romero Rodas, uno de los mayores impulsores de la carrera de “Jota Jota” y otros músicos, tomada en el conocido bar “Rincón de Los Artistas” que era el centro de reunión de la bohemia porteña.
 
El museo cuenta con un auditorio para 120 personas, dotado de recursos tecnológicos para proyecciones audiovisuales y realización de programas especiales, que ponen al púbico en contacto con los músicos populares. En este espacio, que lleva el nombre del inmortal compositor Nicasio Safadi Reves, funciona la Escuela del Pasillo, dedicada a incentivar el talento de jóvenes intérpretes y futuros compositores nacionales.
 

La historia del mayor cantautor ecuatoriano, del guayaquileño Julio Jaramillo, se conjuga entre notas, fotografías y videos expuestos en un lugar dedicado a su memoria: el Museo de la Música Popular Julio Jaramillo Laurido

 

Inaugurado el 1 de Marzo de 2008, auspiciado y sustentado por la Municipalidad de Guayaquil, lleva el nombre del “Ruiseñor de América”, considerado como el mejor cantor popular ecuatoriano de todos los tiempos y un símbolo en la música nacional.

 

Este espacio tiene como objetivo preservar, enriquecer y difundir el patrimonio musical guayaquileño a las nuevas generaciones. En el museo, se hace un repaso a más de un siglo de historia de destacados autores, compositores y promotores ecuatorianos.

 

El recorrido histórico va desde 1892 en que se fundó la primera escuela de la música en Guayaquil, hasta 1978, año de la muerte de Julio Jaramillo. Comprende, además, una visión histórica de la industria fonográfica en el Ecuador y el mundo, rescatando el aporte de los pioneros de la radiodifusión local y la industria discográfica nacional.

 

Es un museo repleto de fotografías en blanco y negro, carátulas de discos, revistas, rockolas, cassetes, partituras, prendas, instrumentos musicales y equipos de sonido desde la época antigua a la moderna. Además se exhiben objetos como: prendas y partituras que datan desde 1892 y que pertenecían a la primera Escuela de la Música de Guayaquil que profesionalizó a varios músicos que inicialmente se forjaron de forma empírica.

 

Creado para recordar a los grandes de la música popular, hace un recuento de personajes como Nicasio Safadi, Enrique Ibáñez, Carlos Rubira Infante, entre otros, y de la evolución de este magnífico arte en Guayaquil y Ecuador. 

 

Para los amantes de “Jota Jota”, hay un capítulo especial que cuenta con una estatua de cera y un busto con su imagen, fotografías, ropa, discos, carátulas, recortes de periódicos y más artículos relacionados con él. Entre los artículos destacan: una recreación de un niño elaborando zapatos, en alusión al primer oficio de Julio Jaramillo, antes de dedicarse por entero a la música y una pintura basada en una fotografía que se tomó el cantante junto a varios personajes importantes, como el célebre actor ecuatoriano Ernesto Albán, quien inmortalizó el personaje de “Don Evaristo”, un popular personaje de la serranía, que criticaba los aspectos sociales, políticos, costumbristas del país; el radiodifusor Carlos Armando Romero Rodas, uno de los mayores impulsores de la carrera de “Jota Jota” y otros músicos, tomada en el conocido bar “Rincón de Los Artistas” que era el centro de reunión de la bohemia porteña.

 

El museo cuenta con un auditorio para 120 personas, dotado de recursos tecnológicos para proyecciones audiovisuales y realización de programas especiales, que ponen al púbico en contacto con los músicos populares. En este espacio, que lleva el nombre del inmortal compositor Nicasio Safadi Reves, funciona la Escuela del Pasillo, dedicada a incentivar el talento de jóvenes intérpretes y futuros compositores nacionales.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos