¿Por qué las mentes más brillantes necesitan soledad?

Recientes estudios que aseguran que la soledad facilita el desarrollo de la empatía.

  • Recientes estudios que aseguran que la soledad facilita el desarrollo de la empatía.
10 Febrero, 2015, 12:01 am
Por: Redacción 
El sociólogo Eric Klinenberg, de la Universidad de Nueva York, revela que vivir solo significa disfrutar de relaciones de más calidad, ya que la mayoría de personas solteras tiene claro que la soledad es mucho mejor que el hecho de sentirse mal acompañado.
 
Hay estudios que aseguran que la soledad facilita el desarrollo de la empatía. Otra socióloga, Erin Cornwell, de la Universidad Cornell en Ithaca (Nueva York), ha determinado que es más probable que la gente mayor de 35 años que vive sola pase una velada entre amigos que aquellos que viven en pareja.
 
Otro experto, Robert Lang de la Universidad de Nevada (Las Vegas), explica que muchos de nosotros acabaremos viviendo solos en algún momento de nuestra vida, ya que cada día nos casamos más tarde, las tasas de divorcio aumentan y las personas viven más.
 
También se asocia a la prosperidad con este estilo de vida, elegido en la mayoría de los casos voluntariamente por el lujo que representa.
 
Una de las conclusiones más sorprendentes es que la soledad resulta básica para la creatividad, la innovación y el buen liderazgo. Un estudio realizado en 1994 por Mihaly Csikszentmihalyi (el gran psicólogo de la felicidad) comprobó que los adolescentes que no soportan la soledad son incapaces de desarrollar el talento creativo.
 
Susan Cain, autora del libro Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking, defiende a ultranza la riqueza creativa que surge de la soledad y reivindica, por el bien de todos, la práctica de la introversión.
 
“Siempre me habían dicho que debía mostrarme más abierta, aunque yo sentía que ser introvertida no era algo malo. Así que durante años fui a bares abarrotados, muchos introvertidos lo hacen, lo que representa una pérdida de creatividad y de liderazgo que nuestra sociedad no se puede permitir", refiere Cain.
 
"Tenemos la creencia de que toda creatividad y productividad proviene de un lugar extrañamente sociable. Sin embargo, la soledad es el ingrediente crucial de la creatividad. Darwin daba largas caminatas por el bosque y rechazaba enfáticamente invitaciones a fiestas. Steve Wozniak inventó la primera computadora Apple encerrado en su cubículo de Hewlett Packard, donde trabajaba entonces. La soledad importa. Para algunas personas, incluso, es el aire que respiran”, puntualizó la experta.
 
 
Cain recuerda que cuando estamos rodeados de gente nos limitamos a seguir las creencias de los demás para no romper con la dinámica de grupo. La soledad, en cambio, significa abrirse al pensamiento propio y original. Denuncia que las sociedades occidentales han privilegiado más a la persona activa que a la contemplativa.
 
 
El sociólogo Eric Klinenberg, de la Universidad de Nueva York, revela que vivir solo significa disfrutar de relaciones de más calidad, ya que la mayoría de personas solteras tiene claro que la soledad es mucho mejor que el hecho de sentirse mal acompañado.
 
Hay estudios que aseguran que la soledad facilita el desarrollo de la empatía. Otra socióloga, Erin Cornwell, de la Universidad Cornell en Ithaca (Nueva York), ha determinado que es más probable que la gente mayor de 35 años que vive sola pase una velada entre amigos que aquellos que viven en pareja.
 
Otro experto, Robert Lang de la Universidad de Nevada (Las Vegas), explica que muchos de nosotros acabaremos viviendo solos en algún momento de nuestra vida, ya que cada día nos casamos más tarde, las tasas de divorcio aumentan y las personas viven más.
 
También se asocia a la prosperidad con este estilo de vida, elegido en la mayoría de los casos voluntariamente por el lujo que representa.
 
Una de las conclusiones más sorprendentes es que la soledad resulta básica para la creatividad, la innovación y el buen liderazgo. Un estudio realizado en 1994 por Mihaly Csikszentmihalyi (el gran psicólogo de la felicidad) comprobó que los adolescentes que no soportan la soledad son incapaces de desarrollar el talento creativo.
 
Susan Cain, autora del libro Quiet: The Power of Introverts in a World That Can’t Stop Talking, defiende a ultranza la riqueza creativa que surge de la soledad y reivindica, por el bien de todos, la práctica de la introversión.
 
“Siempre me habían dicho que debía mostrarme más abierta, aunque yo sentía que ser introvertida no era algo malo. Así que durante años fui a bares abarrotados, muchos introvertidos lo hacen, lo que representa una pérdida de creatividad y de liderazgo que nuestra sociedad no se puede permitir", refiere Cain.
 
"Tenemos la creencia de que toda creatividad y productividad proviene de un lugar extrañamente sociable. Sin embargo, la soledad es el ingrediente crucial de la creatividad. Darwin daba largas caminatas por el bosque y rechazaba enfáticamente invitaciones a fiestas. Steve Wozniak inventó la primera computadora Apple encerrado en su cubículo de Hewlett Packard, donde trabajaba entonces. La soledad importa. Para algunas personas, incluso, es el aire que respiran”, puntualizó la experta.
 
 
Cain recuerda que cuando estamos rodeados de gente nos limitamos a seguir las creencias de los demás para no romper con la dinámica de grupo. La soledad, en cambio, significa abrirse al pensamiento propio y original. Denuncia que las sociedades occidentales han privilegiado más a la persona activa que a la contemplativa.
 
 
Le puede interesar

NOTICIAS DESTACADAS