Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Las zonas más dolorosas para hacerse un piercing

Redacción

gpinasco

|

Jueves 28 de Mayo de 2015 - 16:06
compártelo
  • Si está pensando en hacerse una de estas perforaciones, mejor piénselo dos veces.
Si está pensando en hacerse una de estas perforaciones, mejor piénselo dos veces.
Si está pensando en hacerse una de estas perforaciones, mejor piénselo dos veces. 
 
Ceja.- Uno de los lugares que más duele, pero que se encuentra último en esta lista, es el piercing en la ceja. Además de ser un lugar sumamente sensible debido a que no hay mucha piel, es un lugar algo peligroso debido a que por esa parte de la cara hay varios nervios, por lo tanto además de doloroso una perforación en la ceja puede provocar un daño más grave. Está demás decir que como el resto de los piercings se puede infectar, y una infección cerca del ojo puede ser muy peligrosa.
 
 
 
Ombligo.- Pese a que es uno de los preferidos por las mujeres, este piercing también forma parte de esta dolorosa lista, ya que el ombligo también es una zona sumamente sensible y la cual pocas veces exponemos al dolor. Por lo tanto, una perforación en esta zona resulta definitivamente muy dolorosa.
 
 
Tragus o cartílago grueso.- Es la zona que está antes del oído, justo arriba del lóbulo de la oreja. Es más o menos lógico porque este lugar está dentro de los más dolorosos, justamente porque es una zona donde solo hay cartílago, por lo tanto, la perforación de un cartílago tan grueso obviamente que resulta bastante dolorosa.
 
 
Nuca.- Aunque parezca increíble es un lugar donde bastante gente se hace perforaciones, justo donde termina el cuero cabelludo y empieza la espalda. Es una zona sumamente dolorosa, ya que es piel gruesa y con muy poca grasa, por lo tanto resulta mucho más sensible que otras partes del cuerpo.
 
 
Lengua.- Muy utilizado hoy en día por jóvenes y adolescentes, una moda que quizás pueda resultar un poco incómoda a la hora de comer. Es evidente que la lengua es una zona altamente sensible, por lo tanto, una perforación que atraviese la lengua obviamente va a resultar muy dolorosa. Además de doler, puede haber una infección a la hora de la cicatrización, ya que todo lo que comemos y tomamos va a afectar para que esta perforación se cicatrice.
 
 
Septum.- El septum es el cartílago que tenemos al medio de la nariz, el que divide las dos fosas nasales. Al igual que el tragus esta zona es solamente cartílago y además se ubica en la nariz, que es una de las zonas mas sensibles de la cara. Este aro es el que muchas veces hemos visto en toros. Según un artículo de Biobio, este piercing es uno de los más dolorosos debido a que atraviesa un sector altamente sensible de canales nerviosos.
 
 
 
Pezones.- También una moda que hemos visto mas de una vez, sin embargo, este lugar resulta ser uno de los más dolorosos para perforarse. Debido a la sensiblidad del pezón y la cantidad de piel que debe atravesar la aguja, este piercing forma parte de los más dolorosos. No solo duele al momento de la perforación, sino que cuando cicatriza es donde más duele, ya que al ponernos o sacarnos la polera, el roce es inevitable y genera mucha molestia.
 
Parpados.- Quizás nunca hayamos visto a alguien con un aro en el parpado, pero imaginarse el dolor no es muy difícil, es por eso que este piercing está dentro de lo más doloroso que podría haber. Está de más mencionar lo peligrosa que puede ser una perforación a tan poca distancia del ojo.
 
 
Campanilla.- De solo pensarlo, ya resulta doloroso. Perforar la campanilla no es solo sentir dolor, sino que al ser un lugar tan poco accesible resulta muy difícil de atravesar. Además que cuando tocamos esa zona las náuseas y arcadas son incontrolables, por lo tanto no, cualquiera podría hacerse este aro.
 

Si está pensando en hacerse una de estas perforaciones, mejor piénselo dos veces. 

 

Ceja.- Uno de los lugares que más duele, pero que se encuentra último en esta lista, es el piercing en la ceja. Además de ser un lugar sumamente sensible debido a que no hay mucha piel, es un lugar algo peligroso debido a que por esa parte de la cara hay varios nervios, por lo tanto además de doloroso una perforación en la ceja puede provocar un daño más grave. Está demás decir que como el resto de los piercings se puede infectar, y una infección cerca del ojo puede ser muy peligrosa.

 

Lea: 5 PROBLEMAS PROVOCADOS POR LOS PIERCING EN LA BOCA

 

 

Ombligo.- Pese a que es uno de los preferidos por las mujeres, este piercing también forma parte de esta dolorosa lista, ya que el ombligo también es una zona sumamente sensible y la cual pocas veces exponemos al dolor. Por lo tanto, una perforación en esta zona resulta definitivamente muy dolorosa.

 

 

Tragus o cartílago grueso.- Es la zona que está antes del oído, justo arriba del lóbulo de la oreja. Es más o menos lógico porque este lugar está dentro de los más dolorosos, justamente porque es una zona donde solo hay cartílago, por lo tanto, la perforación de un cartílago tan grueso obviamente que resulta bastante dolorosa.

 

 

Nuca.- Aunque parezca increíble es un lugar donde bastante gente se hace perforaciones, justo donde termina el cuero cabelludo y empieza la espalda. Es una zona sumamente dolorosa, ya que es piel gruesa y con muy poca grasa, por lo tanto resulta mucho más sensible que otras partes del cuerpo.

 

 

Lengua.- Muy utilizado hoy en día por jóvenes y adolescentes, una moda que quizás pueda resultar un poco incómoda a la hora de comer. Es evidente que la lengua es una zona altamente sensible, por lo tanto, una perforación que atraviese la lengua obviamente va a resultar muy dolorosa. Además de doler, puede haber una infección a la hora de la cicatrización, ya que todo lo que comemos y tomamos va a afectar para que esta perforación se cicatrice.

 

 

Septum.- El septum es el cartílago que tenemos al medio de la nariz, el que divide las dos fosas nasales. Al igual que el tragus esta zona es solamente cartílago y además se ubica en la nariz, que es una de las zonas mas sensibles de la cara. Este aro es el que muchas veces hemos visto en toros. Según un artículo de Biobio, este piercing es uno de los más dolorosos debido a que atraviesa un sector altamente sensible de canales nerviosos.

 

Lea: SEPTUM, EL PIERCING DE MODA ENTRE LAS CELEBRIDADES

 

 

Pezones.- También una moda que hemos visto mas de una vez, sin embargo, este lugar resulta ser uno de los más dolorosos para perforarse. Debido a la sensiblidad del pezón y la cantidad de piel que debe atravesar la aguja, este piercing forma parte de los más dolorosos. No solo duele al momento de la perforación, sino que cuando cicatriza es donde más duele, ya que al ponernos o sacarnos la polera, el roce es inevitable y genera mucha molestia.

 

Parpados.- Quizás nunca hayamos visto a alguien con un aro en el parpado, pero imaginarse el dolor no es muy difícil, es por eso que este piercing está dentro de lo más doloroso que podría haber. Está de más mencionar lo peligrosa que puede ser una perforación a tan poca distancia del ojo.

 

 

Campanilla.- De solo pensarlo, ya resulta doloroso. Perforar la campanilla no es solo sentir dolor, sino que al ser un lugar tan poco accesible resulta muy difícil de atravesar. Además que cuando tocamos esa zona las náuseas y arcadas son incontrolables, por lo tanto no, cualquiera podría hacerse este aro.

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos