Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Joven escribe carta a su agresor sexual y conmueve al Reino Unido

Redacción

jesuarez

|

Miércoles 29 de Abril de 2015 - 16:06
compártelo
  • REINO UNIDO.- Ione Wells fue victima de acoso sexual y desafía a su agresor a través de un escrito. Fotos: Web.
REINO UNIDO.- Ione Wells fue victima de acoso sexual y desafía a su agresor a través de un escrito.  Fotos: Web.
Ione Wells es una joven de 20 años y estudia Literatura en la Universidad de Oxford. Ella fue atacada sexualmente cerca de su casa en Camden, Londres y quiso relatar la cruda experiencia.
 
Wells busca crear conciencia, además de brindar fortaleza a las personas que tuvieron una experiencia similar. 
 
 
Con una carta abierta a su agresor, Wells generó una campaña en las redes sociales, a través del diario del prestigioso centro universitario. 
 
El 11 de abril, ella regresaba como de costumbre a su domicilio. Pero en el camino se encontró con su agresor. En el texto relata cómo fue golpeada y obligada a ponerse sobre sus rodillas durante el agravio. 
 
"Tú no vas a ganarme", desafía la joven, que con el texto busca reunir fuerzas para seguir con su vida. 
 
"No me atacaste solamente a mí esa noche. Soy una hija, soy una amiga, soy una novia, soy una alumna, soy una prima, soy una sobrina, soy una vecina, soy la empleada que sirve café a todos en el bar del tren", escribe Wells, siempre dirigiéndose a quien la violentó. 
 
Wells usó de referencia los atentados del subterráneo de Londres en su carta y añadió: “Estoy segura de que recuerdas que los terroristas no ganaron, porque al otro día toda la comunidad de Londres volvió a subir al metro. Tú llevaste a cabo tu ataque, pero ahora vuelvo a mi propio metro", sentencia Wells en la misiva. 
 
"Tú, mi violador, no has demostrado ninguna debilidad mía, ni de mis acciones, pero has despertado la solidaridad de la humanidad. No hay límites para la comunidad; solamente hay excepciones, y tú eres una de ellas", reiteró Wells. 
 
Con el hashtag #NotGuilty (Inocente), la revista Cherwell comenzó una campaña que busca señalar que una violación nunca es culpa de la persona atacada, además de animar a quienes han pasado por una experiencia similar a compartir su experiencia, para hacer frente a este tipo de delitos. 
 
Revisa aquí la carta completa: 
 
A mi violador
 
No puedo enviarte esta carta porque no sé tu nombre. Solamente sé que te han acusado de asalto sexual agravado y prolongado de naturaleza violenta. Y tengo una pregunta.
 
Cuando te grabaron con cámaras de seguridad siguiéndome a través de mi vecindario, cuando esperaste a que llegara a mi calle para acercarte a mí, cuando me apretaste la cara con tus manos hasta que no pude respirar, cuando me pusiste de rodillas hasta que mi cara sangró, cuando luché contra tus manos lo suficiente para poder gritar.
 
Cuando me arrastraste de los pelos, cuando golpeaste mi cara contra el pavimento y me dijiste que dejara de gritar pidiendo ayuda, cuando mi vecina te vio desde su ventana y te gritó, y tú la miraste a los ojos y seguiste dándome patadas en la espalda y en la nuca.
 
Cuando rompiste mi sostén a la mitad por la fuerza y me tomaste mis pechos, cuando no buscabas mis pertenencias porque querías mi cuerpo, cuando fracasaste en tener mi cuerpo porque todos mis vecinos y mi familia salieron, y tú los viste cara a cara... ¿nunca te acordaste de las personas de tu vida?
 
No conozco a las personas que hay en tu vida. No sé nada de ti. Pero sí sé esto: no me atacaste solamente a mí esa noche. Soy una hija, soy una amiga, soy una novia, soy una alumna, soy una prima, soy una sobrina, soy una vecina, soy la empleada que sirve café a todos en el bar del tren. Todas las personas que forman esas relaciones conmigo hacen crecer a mi comunidad, y tu asaltaste a todas ellas. Violaste una verdad por la que nunca dejaré de luchar, y que todas esas personas representan: que hay infinitamente más personas buenas que malas.
 
Esta carta en realidad no es para ti. Es para todas las víctimas de intentos o de violaciones sexuales consumadas y los miembros de sus comunidades. Estoy segura de que recuerdas que los terroristas no ganaron, porque al otro día toda la comunidad de Londres volvió a subir al metro (NdR: hace referencia a los atentados del 7 de julio de 2005 en los subterráneos de Londres). Tú llevaste a cabo tu ataque, pero ahora vuelvo a mi propio metro.
 
Mi comunidad no se sentirá insegura volviendo a casa después de que oscurezca. Vamos a tomar el último tren y vamos a caminar solos por las calles, porque no inculcaremos ni suscribimos la idea de que nos estamos poniendo en peligro por hacer eso. Seguiremos juntándonos, como un ejército, cuando un miembro de nuestra comunidad sea amenazado, y ésta es una pelea que no vas a ganar.
 
La comunidad es una fuerza que todos subestiman. Recibimos nuestros periódicos todos los días del mismo vendedor, saludamos a la misma señora que camina con su perro por el parque, nos sentamos cerca de las mismas personas cada día en el tren. A cada individuo que conocemos y cuidamos quizás lo veamos apenas unos segundos por día, pero comparten una gran parte de nuestras vidas. Alguien me dijo, más de una vez, que por poco familiar que parezcan, las caras de nuestros sueños siempre son caras que hemos visto antes. Nuestra comunidad está impregnada en nuestra mente. Tú, mi violador, no has demostrado ninguna debilidad mía, ni de mis acciones, pero has despertado la solidaridad de la humanidad.
 
Mañana lo verás, no importa si estás o no en prisión hasta el día del juicio, porque te declaraste "no culpable" y eres una amenaza para la comunidad. Mañana, tendré mi vida nuevamente. Mientras estás sentado esperando tu juicio, espero que no pienses solamente en lo que has hecho. Espero que pienses en tu comunidad. Tu comunidad, aunque no la veas alrededor tuyo cada día, está ahí. Está en todas partes.
 
Tú subestimaste a la mía. ¿O debo decir a la nuestra? Podría decir algo del tipo: 'Imagina si hubiera sido un miembro de tu comunidad', pero en lugar de eso prefiero decir esto. No hay límites para la comunidad; solamente hay excepciones, y tú eres una de ellas.
 
Lea la carta original aquí.
 
Con información de Infobae.

Ione Wells es una joven de 20 años y estudia Literatura en la Universidad de Oxford. Ella fue atacada sexualmente cerca de su casa en Camden, Londres y quiso relatar la cruda experiencia.

 

Wells busca crear conciencia, además de brindar fortaleza a las personas que tuvieron una experiencia similar. 

 

Lea además: HRW insta a Ecuador a despenalizar el aborto en casos de violación

 

Con una carta abierta a su agresor, Wells generó una campaña en las redes sociales, a través del diario del prestigioso centro universitario. 

 

El 11 de abril, ella regresaba como de costumbre a su domicilio. Pero en el camino se encontró con su agresor. En el texto relata cómo fue golpeada y obligada a ponerse sobre sus rodillas durante el agravio. 

 

"Tú no vas a ganarme", desafía la joven, que con el texto busca reunir fuerzas para seguir con su vida. 

 

"No me atacaste solamente a mí esa noche. Soy una hija, soy una amiga, soy una novia, soy una alumna, soy una prima, soy una sobrina, soy una vecina, soy la empleada que sirve café a todos en el bar del tren", escribe Wells, siempre dirigiéndose a quien la violentó. 

 

Wells usó de referencia los atentados del subterráneo de Londres en su carta y añadió: “Estoy segura de que recuerdas que los terroristas no ganaron, porque al otro día toda la comunidad de Londres volvió a subir al metro. Tú llevaste a cabo tu ataque, pero ahora vuelvo a mi propio metro", sentencia Wells en la misiva. 

 

"Tú, mi violador, no has demostrado ninguna debilidad mía, ni de mis acciones, pero has despertado la solidaridad de la humanidad. No hay límites para la comunidad; solamente hay excepciones, y tú eres una de ellas", reiteró Wells. 

 

Con el hashtag #NotGuilty (Inocente), la revista Cherwell comenzó una campaña que busca señalar que una violación nunca es culpa de la persona atacada, además de animar a quienes han pasado por una experiencia similar a compartir su experiencia, para hacer frente a este tipo de delitos. 

 

Revisa aquí la carta completa: 

 

A mi violador

 

No puedo enviarte esta carta porque no sé tu nombre. Solamente sé que te han acusado de asalto sexual agravado y prolongado de naturaleza violenta. Y tengo una pregunta.

 

Cuando te grabaron con cámaras de seguridad siguiéndome a través de mi vecindario, cuando esperaste a que llegara a mi calle para acercarte a mí, cuando me apretaste la cara con tus manos hasta que no pude respirar, cuando me pusiste de rodillas hasta que mi cara sangró, cuando luché contra tus manos lo suficiente para poder gritar.

 

Cuando me arrastraste de los pelos, cuando golpeaste mi cara contra el pavimento y me dijiste que dejara de gritar pidiendo ayuda, cuando mi vecina te vio desde su ventana y te gritó, y tú la miraste a los ojos y seguiste dándome patadas en la espalda y en la nuca.

 

Cuando rompiste mi sostén a la mitad por la fuerza y me tomaste mis pechos, cuando no buscabas mis pertenencias porque querías mi cuerpo, cuando fracasaste en tener mi cuerpo porque todos mis vecinos y mi familia salieron, y tú los viste cara a cara... ¿nunca te acordaste de las personas de tu vida?

 

No conozco a las personas que hay en tu vida. No sé nada de ti. Pero sí sé esto: no me atacaste solamente a mí esa noche. Soy una hija, soy una amiga, soy una novia, soy una alumna, soy una prima, soy una sobrina, soy una vecina, soy la empleada que sirve café a todos en el bar del tren. Todas las personas que forman esas relaciones conmigo hacen crecer a mi comunidad, y tu asaltaste a todas ellas. Violaste una verdad por la que nunca dejaré de luchar, y que todas esas personas representan: que hay infinitamente más personas buenas que malas.

 

Esta carta en realidad no es para ti. Es para todas las víctimas de intentos o de violaciones sexuales consumadas y los miembros de sus comunidades. Estoy segura de que recuerdas que los terroristas no ganaron, porque al otro día toda la comunidad de Londres volvió a subir al metro (NdR: hace referencia a los atentados del 7 de julio de 2005 en los subterráneos de Londres). Tú llevaste a cabo tu ataque, pero ahora vuelvo a mi propio metro.

 

Mi comunidad no se sentirá insegura volviendo a casa después de que oscurezca. Vamos a tomar el último tren y vamos a caminar solos por las calles, porque no inculcaremos ni suscribimos la idea de que nos estamos poniendo en peligro por hacer eso. Seguiremos juntándonos, como un ejército, cuando un miembro de nuestra comunidad sea amenazado, y ésta es una pelea que no vas a ganar.

 

La comunidad es una fuerza que todos subestiman. Recibimos nuestros periódicos todos los días del mismo vendedor, saludamos a la misma señora que camina con su perro por el parque, nos sentamos cerca de las mismas personas cada día en el tren. A cada individuo que conocemos y cuidamos quizás lo veamos apenas unos segundos por día, pero comparten una gran parte de nuestras vidas. Alguien me dijo, más de una vez, que por poco familiar que parezcan, las caras de nuestros sueños siempre son caras que hemos visto antes. Nuestra comunidad está impregnada en nuestra mente. Tú, mi violador, no has demostrado ninguna debilidad mía, ni de mis acciones, pero has despertado la solidaridad de la humanidad.

 

Mañana lo verás, no importa si estás o no en prisión hasta el día del juicio, porque te declaraste "no culpable" y eres una amenaza para la comunidad. Mañana, tendré mi vida nuevamente. Mientras estás sentado esperando tu juicio, espero que no pienses solamente en lo que has hecho. Espero que pienses en tu comunidad. Tu comunidad, aunque no la veas alrededor tuyo cada día, está ahí. Está en todas partes.

 

Tú subestimaste a la mía. ¿O debo decir a la nuestra? Podría decir algo del tipo: 'Imagina si hubiera sido un miembro de tu comunidad', pero en lugar de eso prefiero decir esto. No hay límites para la comunidad; solamente hay excepciones, y tú eres una de ellas.

 

Lea la carta original aquí.

 

Con información de Infobae.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos