Inicio ·Entretenimiento · Artículo

Magnate que pasea a sus novias con correa es abandonado por una de ellas

Redacción

gpinasco

|

Martes 26 de Mayo de 2015 - 11:56
compártelo
  • “Respétate lo suficiente como para alejarte de todo lo que no te sirve para crecer o para ser feliz”, escribió la joven modelo.
“Respétate lo suficiente como para alejarte de todo lo que no te sirve para crecer o para ser feliz”, escribió la joven modelo.
El excéntrico magnate Travers Beynon, conocido como "Candyman" o el "Hugh Hefner australiano", saltó a la fama días atrás luego de que se difundieran imágenes en las que se lo veía pasear mujeres como si fueran perros. El hombre está casado con "Tesha", con quien tiene dos hijas, pero permite darse lujos como tener amantes a disposición. La semana pasada, una de sus modelos, Kirsty Engelmann, decidió abandonar la mansión repleta de mujeres.
 
Engelmann, quien fuera una de las mujeres retratadas con Beynon, cuando éste llevaba a dos mujeres (ella y Tesha) amarradas como perros, escribió en Instagram: “Respétate lo suficiente como para alejarte de todo lo que no te sirve para crecer o para ser feliz”. Según la ex de Beynon, desde que el millonario aparece en la prensa internacional, se ha vuelto una persona “machista, manipuladora y narcisista”, por lo que ella decidió abandonarlo.
 
 
Ahora una joven de 20 años, Parnia Porsche, reveló cuánto le pagó "Candyman" por convertirse en la "diosa" de su mansión: recibió una cartera Valentino Garavani (que cuesta unos 3.700 dólares) y un bono de 10.000 dólares, así como una celebración en un exclusivo restaurante italiano. "Tuvimos una increíble velada anoche, tras ser coronada la primera diosa de la mansión Candyshop", contó el miércoles pasado en su cuenta de Instagram.
 
Candyman: Travers Beynon y las fiestas salvajes dentro de mansión
 
"Candyman" ("el hombre de los dulces") es el apodo que se puso a sí mismo el magnate australiano, que construyó su fortuna en el negocio tabacalero, al frente de la corporación Freechoice. Travers Beynon se vanagloria de su lascivo modo de vida en su perfil de Instagram, que bordea los 72.000 seguidores. Allí publica las fotos de sus fiestas salvajes, en las que se divierte "jugando" con los cuerpos de decenas de modelos que contrata por tiempo indeterminado.
 
Lo curioso del caso es que Beynon es un hombre casado y su mujer no sólo acepta su comportamiento, sino que participa con entusiasmo de las actividades. El caso más extremo fue una foto en la que "Candyman" la lleva a ella y a una modelo con una correa, mientras ellas gatean como si fueran animales.
 
 
 
 
 
 

El excéntrico magnate Travers Beynon, conocido como "Candyman" o el "Hugh Hefner australiano", saltó a la fama días atrás luego de que se difundieran imágenes en las que se lo veía pasear mujeres como si fueran perros. El hombre está casado con "Tesha", con quien tiene dos hijas, pero permite darse lujos como tener amantes a disposición. La semana pasada, una de sus modelos, Kirsty Engelmann, decidió abandonar la mansión repleta de mujeres.

 

Engelmann, quien fuera una de las mujeres retratadas con Beynon, cuando éste llevaba a dos mujeres (ella y Tesha) amarradas como perros, escribió en Instagram: “Respétate lo suficiente como para alejarte de todo lo que no te sirve para crecer o para ser feliz”. Según la ex de Beynon, desde que el millonario aparece en la prensa internacional, se ha vuelto una persona “machista, manipuladora y narcisista”, por lo que ella decidió abandonarlo.

 

Lea: EL POLÉMICO MAGNATE QUE PASEA A SU ESPOSA CON UNA CORREA

 

Ahora una joven de 20 años, Parnia Porsche, reveló cuánto le pagó "Candyman" por convertirse en la "diosa" de su mansión: recibió una cartera Valentino Garavani (que cuesta unos 3.700 dólares) y un bono de 10.000 dólares, así como una celebración en un exclusivo restaurante italiano. "Tuvimos una increíble velada anoche, tras ser coronada la primera diosa de la mansión Candyshop", contó el miércoles pasado en su cuenta de Instagram.

 

Candyman: Travers Beynon y las fiestas salvajes dentro de mansión

 

"Candyman" ("el hombre de los dulces") es el apodo que se puso a sí mismo el magnate australiano, que construyó su fortuna en el negocio tabacalero, al frente de la corporación Freechoice. Travers Beynon se vanagloria de su lascivo modo de vida en su perfil de Instagram, que bordea los 72.000 seguidores. Allí publica las fotos de sus fiestas salvajes, en las que se divierte "jugando" con los cuerpos de decenas de modelos que contrata por tiempo indeterminado.

 

Lo curioso del caso es que Beynon es un hombre casado y su mujer no sólo acepta su comportamiento, sino que participa con entusiasmo de las actividades. El caso más extremo fue una foto en la que "Candyman" la lleva a ella y a una modelo con una correa, mientras ellas gatean como si fueran animales.

 

 

 

 

 

 

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le puede interesar
Le recomendamos