La Ruta del Sur: La virgen de la Nube en Cañar

La virgen de la Nube adorna el mirador más alto de la provincia de Cañar.

  • La virgen de la Nube adorna el mirador más alto de la provincia de Cañar.
1 Diciembre, 2014, 11:00 pm
Por: Redacción 
El equipo de Ecuador Sobre Ruedas avanza en la Ruta del Sur del país y hoy presenta la historia de la virgen de la Nube, una imagen religiosa que adorna el mirador más alto de la provincia de Cañar, en el más importante santuario de Azogues, ubicado a  29 kilómetros de Cuenca.
 
Azogues es la capital de Cañar y hogar de más de 70 mil cañarenses. Los pobladores dicen que para conocerla a fondo necesitaríamos por lo menos una semana, pero en nuestra ruta queríamos aunque sea encontrar y mostrarles el ícono más importante de la ciudad.
 
Para lograr tuvimos que subir por un estrecho e inclinado camino por el que normalmente circulan pocos carros. La mayoría de turistas y habitantes sube este cerro, llamado "Abuga", a pie. Tras culminar el ascenso de esta elevación, los visitantes tienen una espléndida vista panorámica de Azogues y sus alrededores.
 
El principal atractivo desde este lugar es la imagen gigante de la virgen de la Nube, la imagen religiosa más importante de la zona. 
 
Parece una silenciosa guardiana de Azogues que desde arriba mira a todos. La imagen tiene una flor en una mano, y su hijo, el niño Jesús, en la otra. 
 
Julio César Verdugo, habitante de esta zona, estuvo junto a la virgen desde antes de que se construyera, 11 años atrás. Él cuenta que la propia comunidad se organizó y colaboró con los sacerdotes franciscanos. Una por una se trajeron las 2.000 piezas construidas en Quito para levantar el monumento.
 
Los domingos se celebra una misa al aire libre y en fiestas religiosas, se llena de devotos.
 
Como custodio de este sitio, Julio César pasa hasta 10 horas aquí arriba, muchas de ellas solo y esto es una de las satisfaciones que tiene.
 
Llega el atardecer y antes de descender este monte, hacemos caso al consejo de Julio: sentarse a meditar y mirar el ambiente. Sin duda, aquí arriba hay paz.
 
Llega la noche y emprendemos el viaje de regreso, pero antes de despedirnos de Azogues queremos conocer a la imagen original de la Virgen de la Nube, esa que está dentro del santuario que se levanta en medio de la ciudad. 
 
Algunos católicos van a rezarle a diario, pero el 1 de enero se organiza una procesión que convoca hasta medio millón de ecuatorianos. 
 
El sacerdote Víctor Hugo González es uno de los franciscanos que la custodian. Esta imagen es considerada la patrona de los migrantes y el padre lo confirma “Los azogueños se van a vivir a otros lados”.
 
Nos despedimos de Azogues, de su virgen que se ve en lo alto del cerro incluso de noche, y del templo que destaca por su tamaño en el perfil de la ciudad.
El equipo de Ecuador Sobre Ruedas avanza en la Ruta del Sur del país y hoy presenta la historia de la virgen de la Nube, una imagen religiosa que adorna el mirador más alto de la provincia de Cañar, en el más importante santuario de Azogues, ubicado a  29 kilómetros de Cuenca.
 
Azogues es la capital de Cañar y hogar de más de 70 mil cañarenses. Los pobladores dicen que para conocerla a fondo necesitaríamos por lo menos una semana, pero en nuestra ruta queríamos aunque sea encontrar y mostrarles el ícono más importante de la ciudad.
 
Para lograr tuvimos que subir por un estrecho e inclinado camino por el que normalmente circulan pocos carros. La mayoría de turistas y habitantes sube este cerro, llamado "Abuga", a pie. Tras culminar el ascenso de esta elevación, los visitantes tienen una espléndida vista panorámica de Azogues y sus alrededores.
 
El principal atractivo desde este lugar es la imagen gigante de la virgen de la Nube, la imagen religiosa más importante de la zona. 
 
Parece una silenciosa guardiana de Azogues que desde arriba mira a todos. La imagen tiene una flor en una mano, y su hijo, el niño Jesús, en la otra. 
 
Julio César Verdugo, habitante de esta zona, estuvo junto a la virgen desde antes de que se construyera, 11 años atrás. Él cuenta que la propia comunidad se organizó y colaboró con los sacerdotes franciscanos. Una por una se trajeron las 2.000 piezas construidas en Quito para levantar el monumento.
 
Los domingos se celebra una misa al aire libre y en fiestas religiosas, se llena de devotos.
 
Como custodio de este sitio, Julio César pasa hasta 10 horas aquí arriba, muchas de ellas solo y esto es una de las satisfaciones que tiene.
 
Llega el atardecer y antes de descender este monte, hacemos caso al consejo de Julio: sentarse a meditar y mirar el ambiente. Sin duda, aquí arriba hay paz.
 
Llega la noche y emprendemos el viaje de regreso, pero antes de despedirnos de Azogues queremos conocer a la imagen original de la Virgen de la Nube, esa que está dentro del santuario que se levanta en medio de la ciudad. 
 
Algunos católicos van a rezarle a diario, pero el 1 de enero se organiza una procesión que convoca hasta medio millón de ecuatorianos. 
 
El sacerdote Víctor Hugo González es uno de los franciscanos que la custodian. Esta imagen es considerada la patrona de los migrantes y el padre lo confirma “Los azogueños se van a vivir a otros lados”.
 
Nos despedimos de Azogues, de su virgen que se ve en lo alto del cerro incluso de noche, y del templo que destaca por su tamaño en el perfil de la ciudad.
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
Le puede interesar
SUSCRÍBETE a Ecuavisa.com
SUSCRÍBETE
Recibe un correo semanal de los acontecimientos más importantes a nivel nacional e internacional.
TEMAS RELACIONADOS