Inicio ·Deportes · Artículo

La Federación china de fútbol, campeona del mundo en sanciones

Redacción

arodriguezm

|

Miércoles 15 de Agosto de 2018 - 10:21
compártelo
  • En China se imponen techos de gasto para evitar montos irracionales en los fichajes. Foto: AFP
En China se imponen techos de gasto para evitar montos irracionales en los fichajes. Foto: AFP
Largas suspensiones, fuertes multas... En China, la Federación de fútbol es una de las más implacables del mundo cuando se trata de sancionar a jugadores y entrenadores, dentro y fuera de los terrenos de juego. 
 
¿Dar una patada a una botella de agua debido a un enfado? Esto cuesta 2.149 dólares y tres partidos de suspensión. ¿Usar un arete jugando con la selección de China? Acarrea una exclusión de la selección por 12 meses. ¿Criticar a un árbitro? La multa es de 2.944 dólares y dos encuentros de sanción.
 
Consciente del interés creciente en el mundo por el fútbol chino, la federación (CFA) se esfuerza en sancionar duramente comportamientos que estima susceptibles de dañar la imagen del país.
 
El presidente chino Xi Jinping manifestó hace algunos años su esperanza de que el fútbol nacional pudiese algún día rivalizar con los mejores del mundo.
 
 
Pero cuando los clubes han reaccionado exageradamente y empezado a abonar cifras de locura para fichar y pagar a sus estrellas extranjeras, la CFA tomó cartas en el asunto, imponiendo el pasado año techos de gasto para evitar montos irracionales.
 
Para Ji Zhe, experto en el fútbol chino, el brote del número de sanciones y reglamentos revela sobre todo "una falta de coherencia y de transparencia".
 
El brasileño Óscar (exChelsea), transferido en 2017 al Shanghai SIPG por un monto récord en Asia de 67 millones de dólares, fue suspendido ocho partidos la pasada campaña por haber lanzado el balón contra un rival durante un encuentro, provocando una conflicto general.
 
Y cuando su compañero Hulk mostró una camiseta apoyando a su compatriota por lo que estimaba un castigo injusto, su reivindicación se saldó con dos partidos de sanción.
AFP

Largas suspensiones, fuertes multas... En China, la Federación de fútbol es una de las más implacables del mundo cuando se trata de sancionar a jugadores y entrenadores, dentro y fuera de los terrenos de juego. 

 

¿Dar una patada a una botella de agua debido a un enfado? Esto cuesta 2.149 dólares y tres partidos de suspensión. ¿Usar un arete jugando con la selección de China? Acarrea una exclusión de la selección por 12 meses. ¿Criticar a un árbitro? La multa es de 2.944 dólares y dos encuentros de sanción.

 

Consciente del interés creciente en el mundo por el fútbol chino, la federación (CFA) se esfuerza en sancionar duramente comportamientos que estima susceptibles de dañar la imagen del país.

 

El presidente chino Xi Jinping manifestó hace algunos años su esperanza de que el fútbol nacional pudiese algún día rivalizar con los mejores del mundo.

 

Le puede interesar: ¡De lo extraño a lo maravilloso! Los campos de fútbol más sorprendentes

 

Pero cuando los clubes han reaccionado exageradamente y empezado a abonar cifras de locura para fichar y pagar a sus estrellas extranjeras, la CFA tomó cartas en el asunto, imponiendo el pasado año techos de gasto para evitar montos irracionales.

 

Para Ji Zhe, experto en el fútbol chino, el brote del número de sanciones y reglamentos revela sobre todo "una falta de coherencia y de transparencia".

 

El brasileño Óscar (exChelsea), transferido en 2017 al Shanghai SIPG por un monto récord en Asia de 67 millones de dólares, fue suspendido ocho partidos la pasada campaña por haber lanzado el balón contra un rival durante un encuentro, provocando una conflicto general.

 

Y cuando su compañero Hulk mostró una camiseta apoyando a su compatriota por lo que estimaba un castigo injusto, su reivindicación se saldó con dos partidos de sanción.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos