Inicio ·Deportes · Artículo

Portugal vence 4-2 a Irlanda del Norte

Redacción

jzapata

|

Viernes 06 de Septiembre de 2013 - 16:07
compártelo
Un 'hat-trick' de Cristiano Ronaldo, con goles en los minutos 68, 77 y 83, y un tanto del central Bruno Alves (20) tumbaron a la correosa Irlanda del Norte, que llegó a estar en ventaja, y colocaron a la selección lusa de camino al Mundial de Brasil.
 
Con su triplete, Ronaldo, héroe de un complicado encuentro, se coloca con 43 dianas como segundo mejor goleador de la historia de Portugal -dos más que Eusebio y a cuatro de Pauleta- y ayuda a mantener a su selección líder del grupo F, con dos puntos más que Rusia, que, no obstante, cuenta con un partido menos que los lusos.
 
La expulsión en el 42 de Hélder Postiga cuando el partido estaba empatado a uno trazaba un incierto futuro para los lusos.
 
Sin embargo, la expulsión en el 60 de Brunt allanó la tarea de Portugal que remontó un 2-1 adverso con dos cabezazos y un libre del astro del Real Madrid, éste último cuando los norirlandeses ya estaban con nueve hombres por la expulsión directa de Lafferty.
 
Físicos, agresivos y disciplinados, la selección de Irlanda del Norte cumplió su plan a raja tabla en el primer tiempo, antes de que al astro de Madeira irrumpiese.
 
La filigrana portuguesa se desvaneció ante los arrebatos físicos de una selección británica muy limitada técnicamente.
 
Ronaldo, que arrastraba problemas físicos, fue el blanco de la presión del público y del propio conjunto local, que le cortó en falta sin contemplaciones.
 
Con poca circulación del balón, Portugal se encomendó entonces a sus jugadores de mayor porte físico, Alves y Pepe.
 
Por paradójico que parezca, ambos centrales, lejos de ser los jugones del conjunto, sostuvieron a la selección de Paulo Bento tanto defensiva como ofensivamente.
 
La técnica individual lusa fue parcialmente enterrada por la estrategia de Michael O'Neill y forzó a que Portugal usase otro de sus puntos fuertes en ataque, los balones parados.
 
Un saque de Moutinho desembocó en un primer remate cuyo rechace lo remató con sutileza Alves. El fortachón central del Fenerbahçe turco anotó así en el minuto 20 su noveno tanto en la selección, el tercero en esta fase clasificatoria.
 
Con viento favorable, los portugueses no consiguieron domar el encuentro y un cuarto de hora más tarde el gigantón Gareth McAuley se adelantó a toda la defensa y cabeceó a gol a pesar del intento de corte de Fábio Coentrao.
 
Portugal entonces firmó algunos momentos notables, la mayoría de las botas del capitán Ronaldo, cuyos pases, sin embargo, se perdieron sin rematador.
 
El acoso de faltas desesperó a los portugueses, que se quejaron con insistencia al árbitro holandés Danny Makkelie.
 
En una discusión, Hélder Postiga respondió a un desencuentro con un leve toque de cabeza a McAuley. Makkelie, atento, decretó la roja directa para el delantero del Valencia, un castigo considerado excesivo por los lusos. Ronaldo fue amonestado por protestar.
 
Otro córner puso en la cuerda floja a los lusos en el inicio del segundo periodo. Evans cabeceó antes que tres portugueses y Ward, empotrado en Rui Patrício, marcó en posición irregular.
 
Con Nani abierto a la derecha, Portugal se reivindicó en el partido, más aún cuando Brunt recibió una segunda amonestación y fue expulsado en el 60.
 
Diez contra diez, Miguel Veloso ensayó un duro chute, una de sus especialidades, repelido por Carroll.
 
La intensidad portuguesa resultó en un córner, de nuevo botado por Moutinho, y un cabezazo del capitán Ronaldo que igualaba así a Eusébio como el segundo máximo goleador de la historia de la selección lusa, con 41 tantos.
 
Nani avisó y la estrella del Real Madrid, otra vez, cabeceó de forma soberbia un pase desde la derecha para poner a su país rumbo a Brasil y superar en un gol al "pantera" del Benfica.
 
Expulsado otro jugador más de Irlanda del Norte -Lafferty por roja directa después de una fuerte entrada a Joao Pereira-, Ronaldo mató el partido al lanzar un libre directo que se coló entre la barrera norirlandesa.
 
Entre aplausos, Ronaldo abandonó el terreno de juego en uno de los mejores partidos que le recuerdan en sus diez años en la selección.
Fuente: EFE

Un 'hat-trick' de Cristiano Ronaldo, con goles en los minutos 68, 77 y 83, y un tanto del central Bruno Alves (20) tumbaron a la correosa Irlanda del Norte, que llegó a estar en ventaja, y colocaron a la selección lusa de camino al Mundial de Brasil.

 

Con su triplete, Ronaldo, héroe de un complicado encuentro, se coloca con 43 dianas como segundo mejor goleador de la historia de Portugal -dos más que Eusebio y a cuatro de Pauleta- y ayuda a mantener a su selección líder del grupo F, con dos puntos más que Rusia, que, no obstante, cuenta con un partido menos que los lusos.

 

La expulsión en el 42 de Hélder Postiga cuando el partido estaba empatado a uno trazaba un incierto futuro para los lusos.

 

Sin embargo, la expulsión en el 60 de Brunt allanó la tarea de Portugal que remontó un 2-1 adverso con dos cabezazos y un libre del astro del Real Madrid, éste último cuando los norirlandeses ya estaban con nueve hombres por la expulsión directa de Lafferty.

 

Físicos, agresivos y disciplinados, la selección de Irlanda del Norte cumplió su plan a raja tabla en el primer tiempo, antes de que al astro de Madeira irrumpiese.

 

La filigrana portuguesa se desvaneció ante los arrebatos físicos de una selección británica muy limitada técnicamente.

 

Ronaldo, que arrastraba problemas físicos, fue el blanco de la presión del público y del propio conjunto local, que le cortó en falta sin contemplaciones.

 

Con poca circulación del balón, Portugal se encomendó entonces a sus jugadores de mayor porte físico, Alves y Pepe.

 

Por paradójico que parezca, ambos centrales, lejos de ser los jugones del conjunto, sostuvieron a la selección de Paulo Bento tanto defensiva como ofensivamente.

 

La técnica individual lusa fue parcialmente enterrada por la estrategia de Michael O'Neill y forzó a que Portugal usase otro de sus puntos fuertes en ataque, los balones parados.

 

Un saque de Moutinho desembocó en un primer remate cuyo rechace lo remató con sutileza Alves. El fortachón central del Fenerbahçe turco anotó así en el minuto 20 su noveno tanto en la selección, el tercero en esta fase clasificatoria.

 

Con viento favorable, los portugueses no consiguieron domar el encuentro y un cuarto de hora más tarde el gigantón Gareth McAuley se adelantó a toda la defensa y cabeceó a gol a pesar del intento de corte de Fábio Coentrao.

 

Portugal entonces firmó algunos momentos notables, la mayoría de las botas del capitán Ronaldo, cuyos pases, sin embargo, se perdieron sin rematador.

 

El acoso de faltas desesperó a los portugueses, que se quejaron con insistencia al árbitro holandés Danny Makkelie.

 

En una discusión, Hélder Postiga respondió a un desencuentro con un leve toque de cabeza a McAuley. Makkelie, atento, decretó la roja directa para el delantero del Valencia, un castigo considerado excesivo por los lusos. Ronaldo fue amonestado por protestar.

 

Otro córner puso en la cuerda floja a los lusos en el inicio del segundo periodo. Evans cabeceó antes que tres portugueses y Ward, empotrado en Rui Patrício, marcó en posición irregular.

 

Con Nani abierto a la derecha, Portugal se reivindicó en el partido, más aún cuando Brunt recibió una segunda amonestación y fue expulsado en el 60.

 

Diez contra diez, Miguel Veloso ensayó un duro chute, una de sus especialidades, repelido por Carroll.

 

La intensidad portuguesa resultó en un córner, de nuevo botado por Moutinho, y un cabezazo del capitán Ronaldo que igualaba así a Eusébio como el segundo máximo goleador de la historia de la selección lusa, con 41 tantos.

 

Nani avisó y la estrella del Real Madrid, otra vez, cabeceó de forma soberbia un pase desde la derecha para poner a su país rumbo a Brasil y superar en un gol al "pantera" del Benfica.

 

Expulsado otro jugador más de Irlanda del Norte -Lafferty por roja directa después de una fuerte entrada a Joao Pereira-, Ronaldo mató el partido al lanzar un libre directo que se coló entre la barrera norirlandesa.

 

Entre aplausos, Ronaldo abandonó el terreno de juego en uno de los mejores partidos que le recuerdan en sus diez años en la selección.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos