Inicio ·Deportes · Artículo

Hewitt dio la sorpresa en el US Open y eliminó a Del Potro

Redacción

fsalcedo

|

Sábado 31 de Agosto de 2013 - 9:52
compártelo
El veterano tenista australiano Lleyton Hewitt dio la gran sorpresa en lo que va del torneo del Abierto de Estados Unidos al vencer en cinco sets por 6-4, 5-7, 3-6, 7-6 (2) y 6-1 al argentino Juan Martín del Potro, sexto cabeza de serie.
 
Después de cuatro horas y tres minutos, Hewitt, en el quinto enfrentamiento que ha tenido con Del Potro consiguió el tercer triunfo, que le permite pasar por undécima vez a la tercera ronda, en las 13 participaciones que ha tenido en el Abierto, que ganó en el 2001, jugó la final en el 2004 y disputó otras tres semifinales.
 
El rival de Hewitt, de 32 años, será el ruso Evgeny Donskoy, que derrotó por 6-3, 6-4, 3-6, 4-6 y 6-3 al georgiano Peter Gojowczyk, con quien nunca se ha enfrentado.
 
Como se temía el esfuerzo de cuatro horas y 13 minutos que Del Potro tuvo que realizar en el partido anterior frente al español Guillermo García López, de alguna manera le iba a pasar factura al tenista argentino, ganador del Abierto del 2009, que nunca se sintió a gusto en la pista central Arthur Ashe.
 
La estrategia de Hewitt era muy clara, no debía entrar al intercambio potente de golpes porque Del Potro tendría la ventaja, sino utilizar su excelente muñeca para hacer cambios de velocidad y de colocación de la pelota que fue lo que abriría las puertas del triunfo.
 
De esta manera, en el primer set, Hewitt rompió a Del Potro en el séptimo juego para el parcial de 4-3 y fue todo lo que necesitó hasta asegurar la manga.
 
Hewitt volvió a romper a Del Potro en el noveno del segundo set para el parcial de 5-4, pero Del Potro reaccionó y se aprovechó de dos dobles faltas de Hewitt en el décimo para empatar y en el duodécimo sentenciar.
 
En el tercer set, Del Potro rompió en el segundo (2-0) y recuperó Hewitt en el quinto (3-2), pero lo perdió de nuevo en el sexto 4-2 y ahí se acabó la reacción del veterano tenista australiano ante un rival que comenzaba a creer en su juego y controlaba los errores no forzados.
 
Cuando parecía que el partido ya estaba encarrilado para Del Potro, Hewitt quiso recordar sus mejores momentos del Abierto y reaccionó en la cuarta manga para forzar la rotura en el octavo juego y el parcial a su favor de 5-3.
 
Pero de nuevo Del Potro también mostró su clase y lo recuperó de inmediato (5-4) para que ambos llegasen el desenlace de la muerte súbita.
 
De nuevo, cuando se pensaba que Del Potro tendría mayores opciones de ganar el set surgió el mejor tenis de Hewitt para romper tres veces el saque a su rival ponerse con ventaja parcial insuperable de 6-0.
 
Aunque Del Potro consiguió la rotura para el 6-2, en la segunda pelota de set, Hewitt no falló y logró ganar 7-6 (7-2) la manga y poner el empate a 2-2 en el marcador para forzar el quinto y decisivo set.
 
Hewitt había intuido que estaba cada vez más cerca de la gran hazaña de conseguir la victoria y con su estrategia de una gran combinación de golpes a ambos lados de la pista y cambios de velocidad, rompió por completo la concentración y el juego de Del Potro que vio como en el tercer juego del quinto set lo volvía a perder para el parcial de 2-1.
 
El veterano tenista australiano, a diferencia de lo que había sucedido en las mangas anteriores, esta vez logró mantener su saque en un disputado cuarto juego y ahí acabó con la moral de Del Potro, que en el siguiente cometió tres errores sin forzar y volvió a perder el suyo (4-1).
 
Hewitt comprendió que su rival estaba desmoralizado y en el siguiente juego aseguró su saque y puso los pelotas colocadas a ambos ángulos de la pista, donde un Del Potro, menos convencido que nunca de su juego, no llegaba. En el siguiente Hewitt aprovechó su oportunidad y se llevó la victoria.
 
Hewitt concluía el partido con 42 golpes ganadores por 43 errores no forzados, aprovechó 8 de 18 oportunidades de rotura de saque y tuvo un 64 por ciento de acierto en las subidas a la red (50-32) por 41, 70, 6 de 11, 58 (36-21), respectivamente de Del Potro.
 
Fotos: EFE
Fuente: EFE

El veterano tenista australiano Lleyton Hewitt dio la gran sorpresa en lo que va del torneo del Abierto de Estados Unidos al vencer en cinco sets por 6-4, 5-7, 3-6, 7-6 (2) y 6-1 al argentino Juan Martín del Potro, sexto cabeza de serie.

 

Después de cuatro horas y tres minutos, Hewitt, en el quinto enfrentamiento que ha tenido con Del Potro consiguió el tercer triunfo, que le permite pasar por undécima vez a la tercera ronda, en las 13 participaciones que ha tenido en el Abierto, que ganó en el 2001, jugó la final en el 2004 y disputó otras tres semifinales.

 

El rival de Hewitt, de 32 años, será el ruso Evgeny Donskoy, que derrotó por 6-3, 6-4, 3-6, 4-6 y 6-3 al georgiano Peter Gojowczyk, con quien nunca se ha enfrentado.

 

Como se temía el esfuerzo de cuatro horas y 13 minutos que Del Potro tuvo que realizar en el partido anterior frente al español Guillermo García López, de alguna manera le iba a pasar factura al tenista argentino, ganador del Abierto del 2009, que nunca se sintió a gusto en la pista central Arthur Ashe.

 

La estrategia de Hewitt era muy clara, no debía entrar al intercambio potente de golpes porque Del Potro tendría la ventaja, sino utilizar su excelente muñeca para hacer cambios de velocidad y de colocación de la pelota que fue lo que abriría las puertas del triunfo.

 

De esta manera, en el primer set, Hewitt rompió a Del Potro en el séptimo juego para el parcial de 4-3 y fue todo lo que necesitó hasta asegurar la manga.

 

Hewitt volvió a romper a Del Potro en el noveno del segundo set para el parcial de 5-4, pero Del Potro reaccionó y se aprovechó de dos dobles faltas de Hewitt en el décimo para empatar y en el duodécimo sentenciar.

 

En el tercer set, Del Potro rompió en el segundo (2-0) y recuperó Hewitt en el quinto (3-2), pero lo perdió de nuevo en el sexto 4-2 y ahí se acabó la reacción del veterano tenista australiano ante un rival que comenzaba a creer en su juego y controlaba los errores no forzados.

 

Cuando parecía que el partido ya estaba encarrilado para Del Potro, Hewitt quiso recordar sus mejores momentos del Abierto y reaccionó en la cuarta manga para forzar la rotura en el octavo juego y el parcial a su favor de 5-3.

 

Pero de nuevo Del Potro también mostró su clase y lo recuperó de inmediato (5-4) para que ambos llegasen el desenlace de la muerte súbita.

 

De nuevo, cuando se pensaba que Del Potro tendría mayores opciones de ganar el set surgió el mejor tenis de Hewitt para romper tres veces el saque a su rival ponerse con ventaja parcial insuperable de 6-0.

 

Aunque Del Potro consiguió la rotura para el 6-2, en la segunda pelota de set, Hewitt no falló y logró ganar 7-6 (7-2) la manga y poner el empate a 2-2 en el marcador para forzar el quinto y decisivo set.

 

Hewitt había intuido que estaba cada vez más cerca de la gran hazaña de conseguir la victoria y con su estrategia de una gran combinación de golpes a ambos lados de la pista y cambios de velocidad, rompió por completo la concentración y el juego de Del Potro que vio como en el tercer juego del quinto set lo volvía a perder para el parcial de 2-1.

 

El veterano tenista australiano, a diferencia de lo que había sucedido en las mangas anteriores, esta vez logró mantener su saque en un disputado cuarto juego y ahí acabó con la moral de Del Potro, que en el siguiente cometió tres errores sin forzar y volvió a perder el suyo (4-1).

 

Hewitt comprendió que su rival estaba desmoralizado y en el siguiente juego aseguró su saque y puso los pelotas colocadas a ambos ángulos de la pista, donde un Del Potro, menos convencido que nunca de su juego, no llegaba. En el siguiente Hewitt aprovechó su oportunidad y se llevó la victoria.

 

Hewitt concluía el partido con 42 golpes ganadores por 43 errores no forzados, aprovechó 8 de 18 oportunidades de rotura de saque y tuvo un 64 por ciento de acierto en las subidas a la red (50-32) por 41, 70, 6 de 11, 58 (36-21), respectivamente de Del Potro.

 

Fotos: EFE

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos