Actos de racismo empañaron clasificación de la Roma ante Feyenoord

Roma ganó 2-1 en Rotterdam, pero actos de racismo contra Gervinho empañaron el partido.

El árbitro saca del campo el banano inflable.
26 Febrero, 2015, 6:11 pm
Por: Redacción 
La Roma clasificó a octavos de final de la Europa League al vencer por 2-1 en Rotterdam al Feyenoord, en un duelo en el que el árbitro tuvo que decidir dos interrupciones por actos de racismo.
 
Este duelo llegaba en un momento tenso, después de los incidentes violentos protagonizados por hinchas del Feyenoord la pasada semana en la capital italiana.
 
Los hombres de Rudi Garcia, que habían empatado 1-1 en casa en la ida, se adelantaron en su visita a Holanda con un tanto de Adem Ljajic en el 45+2.
 
Parte de la grada acudió al encuentro con plátanos inflables que mostró contra el jugador africano, Gervinho. Uno de ellos cayó en la primera parte, ocho minutos antes del descanso. El árbitro, el francés Clément Turpin, decidió suspender momentáneamente el choque.
 
Tras el descanso, la expulsión del local Te Vrede agitó de nuevo a los seguidores, que lanzaron bengalas y otros objetos al terreno de juego del Feyenoord Stadion. El choque se detuvo cerca de veinticinco minutos.
 
El partido continuó con un ambiente tenso. El Feyenoord empató por medio de Elvis Manu (57), antes de que el marfileño Gervinho (60) consiguiera el 2-1 definitivo para la Roma.
 
Unos segundos antes de ese gol, el arquero suplente del Feyenoord, Erwin Mulder, había sido expulsado del banquillo.
 
Los incidentes vividos en el partido hacen esperar que el Feyenoord reciba nuevas sanciones.
La Roma clasificó a octavos de final de la Europa League al vencer por 2-1 en Rotterdam al Feyenoord, en un duelo en el que el árbitro tuvo que decidir dos interrupciones por actos de racismo.
 
Este duelo llegaba en un momento tenso, después de los incidentes violentos protagonizados por hinchas del Feyenoord la pasada semana en la capital italiana.
 
Los hombres de Rudi Garcia, que habían empatado 1-1 en casa en la ida, se adelantaron en su visita a Holanda con un tanto de Adem Ljajic en el 45+2.
 
Parte de la grada acudió al encuentro con plátanos inflables que mostró contra el jugador africano, Gervinho. Uno de ellos cayó en la primera parte, ocho minutos antes del descanso. El árbitro, el francés Clément Turpin, decidió suspender momentáneamente el choque.
 
Tras el descanso, la expulsión del local Te Vrede agitó de nuevo a los seguidores, que lanzaron bengalas y otros objetos al terreno de juego del Feyenoord Stadion. El choque se detuvo cerca de veinticinco minutos.
 
El partido continuó con un ambiente tenso. El Feyenoord empató por medio de Elvis Manu (57), antes de que el marfileño Gervinho (60) consiguiera el 2-1 definitivo para la Roma.
 
Unos segundos antes de ese gol, el arquero suplente del Feyenoord, Erwin Mulder, había sido expulsado del banquillo.
 
Los incidentes vividos en el partido hacen esperar que el Feyenoord reciba nuevas sanciones.