¿Dulce o amargo? Así se altera la forma en que saboreamos los alimentos

Sin embargo, lo que usted debe saber es que no todo depende de su paladar.

Así se altera la forma en que saboreamos los alimentos
27 Abril, 2014, 4:01 am
Por: BBCMundo 

 

 

 

 

 

 

 

En una investigación de Nestlé en el centro de Lausanne, en Suiza, los científicos le mostraron a los participantes fotos de alimentos ricos en calorías como pizzas y pasteles.

Los investigadores hallaron que los participantes disfrutaron el sabor de un nuevo alimento mucho más que cuando se les mostraba, previamente, imágenes de sandías o judías verdes.

"Estamos empezando a aprender sobre estas cosas", señaló Johannes Le Coutre, psicólogo de percepciones de Nestlé.

"Nosotros no sabemos necesariamente que saldrá de todo esto, pero es claro que la percepción contextual es una gran oportunidad".

Nestlé también ha experimentado con la forma de los chocolates y encontró que también pueden afectar su sabor.

Basados en algo que denominan "geometrías de la boca", un trocito de chocolate curvilíneo ha demostrado que se derrite en la boca mejor y que libera diferentes sabores.

"La idea es que tenemos piezas individuales que se ajustan más a la forma de la lengua", aseguró Johannes.

"Y la idea es que si tienes un chocolate como ese, va a influir positivamente en la liberación del sabor".

La compañía rival Cadbury aprendió la lección por las malas.

Hace dos años, la gigante del chocolate cambió la forma de las barras de Dairy Milk: pasó de sus trozos angulares a formas más curvilíneas para hacer que se derritieran en la boca.

Sin embargo, la compañía fue bombardeada con quejas de los clientes quienes creían que la receta había sido modificada.

Queso con esencia de sardinas

Para Nestlé y otras compañías, las oportunidades más grandes provienen de mejorar el balance nutricional de sus alimentos.

Investigadores de Unilever, el grupo que fabrica Marmite y Magnum, encontraron que podían hacer que un cubo de queso supiera más salado simplemente añadiendo aromas de otros alimentos salados como las sardinas.

Ellos esperan que el uso de este descubrimiento reduzca la sal en productos alimenticios comunes sin perder clientes.

"La pregunta que se ha convertido en el norte de la investigación del equipo es si podemos crear productos igualmente sabrosos, satisfactorios y placenteros usando niveles bajos de grasa, sal y azúcar", señaló la investigadora principal, la doctora Anna Thomas.

"Y su respuesta es totalmente afirmativa".

 

 

Tomada de la BBC

 

 

 

 

 

 

 

En una investigación de Nestlé en el centro de Lausanne, en Suiza, los científicos le mostraron a los participantes fotos de alimentos ricos en calorías como pizzas y pasteles.

Los investigadores hallaron que los participantes disfrutaron el sabor de un nuevo alimento mucho más que cuando se les mostraba, previamente, imágenes de sandías o judías verdes.

"Estamos empezando a aprender sobre estas cosas", señaló Johannes Le Coutre, psicólogo de percepciones de Nestlé.

"Nosotros no sabemos necesariamente que saldrá de todo esto, pero es claro que la percepción contextual es una gran oportunidad".

Nestlé también ha experimentado con la forma de los chocolates y encontró que también pueden afectar su sabor.

Basados en algo que denominan "geometrías de la boca", un trocito de chocolate curvilíneo ha demostrado que se derrite en la boca mejor y que libera diferentes sabores.

"La idea es que tenemos piezas individuales que se ajustan más a la forma de la lengua", aseguró Johannes.

"Y la idea es que si tienes un chocolate como ese, va a influir positivamente en la liberación del sabor".

La compañía rival Cadbury aprendió la lección por las malas.

Hace dos años, la gigante del chocolate cambió la forma de las barras de Dairy Milk: pasó de sus trozos angulares a formas más curvilíneas para hacer que se derritieran en la boca.

Sin embargo, la compañía fue bombardeada con quejas de los clientes quienes creían que la receta había sido modificada.

Queso con esencia de sardinas

Para Nestlé y otras compañías, las oportunidades más grandes provienen de mejorar el balance nutricional de sus alimentos.

Investigadores de Unilever, el grupo que fabrica Marmite y Magnum, encontraron que podían hacer que un cubo de queso supiera más salado simplemente añadiendo aromas de otros alimentos salados como las sardinas.

Ellos esperan que el uso de este descubrimiento reduzca la sal en productos alimenticios comunes sin perder clientes.

"La pregunta que se ha convertido en el norte de la investigación del equipo es si podemos crear productos igualmente sabrosos, satisfactorios y placenteros usando niveles bajos de grasa, sal y azúcar", señaló la investigadora principal, la doctora Anna Thomas.

"Y su respuesta es totalmente afirmativa".