El miedo secreto de todos los jefes

Las transiciones en los altos cargos de las compañías se parecen mucho a la política.

Las transiciones en los altos cargos de las compañías se parecen mucho a la política.
13 Mayo, 2014, 4:09 pm
  BBC Mundo

Sin embargo, la manera exacta en la que un líder lidia con este miedo existencial puede depender de su género.

Las investigaciones han demostrado que una diferencia habitual entre hombres y mujeres es cuán confiados se sienten a la hora de enfrentar nuevos retos.

Los hombres suelen decir sí, sin dudarlo. Las mujeres prestan más atención a los pros y contras, demostrando cierta falta de confianza.

Esa es una de las razones por las cuales los hombres son ascendidos más que las mujeres. Aunque, irónicamente, evaluar cuidadosamente un desafío es siempre mejor que decir sí a ciegas.

Su tendencia a ser más introspectivas puede ayudar a mujeres que eventualmente llegan a la cima a lidiar con el miedo. Incluso si las directoras ejecutivas no se comunican con sus iguales, asesores de confianza o miembros de la familia, el simple hecho de que están más conscientes de sí mismas puede ayudarlas a compartimentar su miedo, en vez de permitir que se insinúe lentamente como el monóxido de carbono y las paralice cuándo más necesitan actuar.

Es menos probable que los hombres reconozcan, incluso para sí mismos, que esa inmensa responsabilidad pueda resultar aterradora y, por lo tanto, es menos probable que hagan algo al respecto. Sin embargo, como todos sabemos, el hecho de que uno no crea que algo sea cierto no quiere decir que no exista. Mientras más lo niegue, más real se volverá, y siempre estará latente en un rincón de la mente.

Las mujeres parecen lidiar mejor con el estrés asociado a la alta responsabilidad.

 

 

 

Así como el miedo en la cima no puede ignorarse, tampoco tiene por qué incapacitar a un líder, sea hombre o mujer. Viene con el territorio y así es como debe ser. Por más que sea difícil, es mucho mejor reconocer que el miedo es parte de la descripción del trabajo de presidente ejecutivo, de modo que no aparezca para lastimarlo cuando más necesita pensar con claridad.

Para el resto de nosotros, también sería bueno recordar que, a pesar de todas las apariencias, la gente que está en la cima soporta una carga muy pesada. Después de todo, ellos también son humanos.

 

 

BBCMundo.com