Inicio ·BBC · Artículo

Adiós a "la viagra femenina"

Redacción

bbc

|

Martes 02 de Julio de 2013 - 23:17
compártelo

La Agencia Federal del Medicamento de Estados Unidos no dió su autorización al fármaco.

Las mujeres que sufren de baja libido tendrán que esperar para poder adquirir en las farmacias un medicamento que –como sucede en el caso de los hombres con la viagra- les ayude a superar la falta de deseo sexual.
Y es que el laboratorio alemán Boehringer Ingelheim anunció que decidió paralizar el proceso de comercialización de la flibanserina, fármaco conocido como la "viagra rosa", y que estaba siendo investigado para el tratamiento en las mujeres del trastorno del deseo sexual hipoactivo (DSH), un desorden caracterizado por la disminución del apetito sexual.
La compañía tomó la decisión después de que en junio pasado la Agencia Federal del Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no diera su autorización al fármaco debido a sus bajos índices de efectividad y a efectos secundarios no deseados registrados en diversos estudios.
Las autoridades estadounidenses citaron los datos de un ensayo clínico con flibanserina en el que el 15% de las participantes tuvieron que abandonar el tratamiento por efectos secundarios como depresión, desvanecimientos y fatiga.
"La decisión no se ha tomado a la ligera, teniendo en cuenta el avanzado estado de desarrollo (del fármaco)", explicó Andreas Barner, presidente ejecutivo de una de las divisiones de Boehringer.
"Seguimos convencidos de que el balance beneficios-riesgos de la flibanserina es positivo para las mujeres con DSH", añadió en un comunicado.
"Sin embargo, los esfuerzos para tratar de convencer a las autoridades de estas ventajas son demasiados y muy costosos, y la compañía prefiere centrarse en otros productos en investigación", concluyó Barner.
¿Medicación necesaria?

No todos están de acuerdo en que el DSH sea un trastorno biológico que necesite medicación.

En un principio, la flibanserina se estudió como un posible antidepresivo, pero pronto la industria farmacéutica vio que tenía posibilidades de convertirse en el ansiado equivalente femenino de la famosa viagra, después de que en diversos ensayos clínicos se registrara un aumento del deseo sexual de las participantes.
No todos, sin embargo, están de acuerdo en que el DSH sea un trastorno biológico que necesite medicación.
En opinión de Liz Canner, experta en trastornos sexuales femeninos, éste no es un desorden médico sino psicológico.
"Desde que la viagra demostró ser un éxito farmacéutico la industria ha estado tratando de replicar este éxito con un fármaco similar para las mujeres", le explicó Canner a la BBC.
"Primero probaron los vasodilatadores -similares a la viagra- que funcionaban dilatando los genitales, pero no funcionaron", señaló la experta.
"Después intentaron usar testosterona para ayudar a las mujeres a aumentar el deseo sexual, y ahora están tratando esta combinación de serotonina y dopamina".
"Desafortundamente lo que ha quedado fuera de la investigación del DSH es que muchos de los problemas de deseo sexual son causados por problemas en las relaciones personales", aseguró Canner.

La Agencia Federal del Medicamento de Estados Unidos no dió su autorización al fármaco.

Las mujeres que sufren de baja libido tendrán que esperar para poder adquirir en las farmacias un medicamento que –como sucede en el caso de los hombres con la viagra- les ayude a superar la falta de deseo sexual. Y es que el laboratorio alemán Boehringer Ingelheim anunció que decidió paralizar el proceso de comercialización de la flibanserina, fármaco conocido como la "viagra rosa", y que estaba siendo investigado para el tratamiento en las mujeres del trastorno del deseo sexual hipoactivo (DSH), un desorden caracterizado por la disminución del apetito sexual. La compañía tomó la decisión después de que en junio pasado la Agencia Federal del Medicamento de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) no diera su autorización al fármaco debido a sus bajos índices de efectividad y a efectos secundarios no deseados registrados en diversos estudios. Las autoridades estadounidenses citaron los datos de un ensayo clínico con flibanserina en el que el 15% de las participantes tuvieron que abandonar el tratamiento por efectos secundarios como depresión, desvanecimientos y fatiga. "La decisión no se ha tomado a la ligera, teniendo en cuenta el avanzado estado de desarrollo (del fármaco)", explicó Andreas Barner, presidente ejecutivo de una de las divisiones de Boehringer. "Seguimos convencidos de que el balance beneficios-riesgos de la flibanserina es positivo para las mujeres con DSH", añadió en un comunicado. "Sin embargo, los esfuerzos para tratar de convencer a las autoridades de estas ventajas son demasiados y muy costosos, y la compañía prefiere centrarse en otros productos en investigación", concluyó Barner. ¿Medicación necesaria?

No todos están de acuerdo en que el DSH sea un trastorno biológico que necesite medicación.

En un principio, la flibanserina se estudió como un posible antidepresivo, pero pronto la industria farmacéutica vio que tenía posibilidades de convertirse en el ansiado equivalente femenino de la famosa viagra, después de que en diversos ensayos clínicos se registrara un aumento del deseo sexual de las participantes. No todos, sin embargo, están de acuerdo en que el DSH sea un trastorno biológico que necesite medicación. En opinión de Liz Canner, experta en trastornos sexuales femeninos, éste no es un desorden médico sino psicológico. "Desde que la viagra demostró ser un éxito farmacéutico la industria ha estado tratando de replicar este éxito con un fármaco similar para las mujeres", le explicó Canner a la BBC. "Primero probaron los vasodilatadores -similares a la viagra- que funcionaban dilatando los genitales, pero no funcionaron", señaló la experta. "Después intentaron usar testosterona para ayudar a las mujeres a aumentar el deseo sexual, y ahora están tratando esta combinación de serotonina y dopamina". "Desafortundamente lo que ha quedado fuera de la investigación del DSH es que muchos de los problemas de deseo sexual son causados por problemas en las relaciones personales", aseguró Canner.

Formulario vía emBluemail
SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES
Le recomendamos