Exalumnos del colegio Mejía denuncian supuestas torturas

En el 2014 los estudiantes fueron detenidos y dispersados por la Policía Nacional.

Exalumnos del colegio Mejía denunciaron supuestas torturas. Foto: Captura de video
7 Junio, 2018, 8:00 am
Por: Redacción 
El miércoles 6 de junio, 17 exalumnos llegaron hasta la Fiscalía General del Estado, en la ciudad de Quito, para poner una denuncia por supuesta tortura en contra del entonces ministro del Interior, José Serrano, del hoy cesado presidente de la Judicatura, Gustavo Jalkh, entre otros funcionarios implicados en la detención.
 
El 18 de septiembre de 2014, Carlos López junto otros estudiantes del Colegio Nacional Mejía salieron a las calles en contra del alza del pasaje, pero fueron detenidos y dispersados por la Policía Nacional. Los exalumnos afirman que fueron torturados.
 
"José Serrano llegó a las 12 de la noche al Regimiento Quito a amenazarnos, a insultarnos. Durante toda la noche que pasamos en ese lugar hasta las 6 de la mañana no nos dieron ni un vaso de agua", aseguró Carlos López. 
 
El 19 de septiembre se realizó la audiencia en la Unidad de Flagrancia contra 41 jóvenes, se les dictó prisión preventiva y fueron trasladados al Centro de Detención Provisional (CDP). 
 
El abogado de los exestudiantes, Gonzalo Realpe, explicó porque tardaron casi cuatro años en poner la denuncia y responsabiliza directamente al expresidente de la Judicatura. "Fueron aproximadamente 100 estudiantes del colegio Mejía, de estos 40 estudiantes fueron procesados penalmente y se quedaron presos en una audiencia violatoria. Gustavo Jalkh hubiese botado esta denuncia y este montón de reconocimientos médicos legales de las toruras en las celdas del Regimiento Quito". 
 
Realpe agregó que también presentarán una denuncia contra Augusto Espinosa, actual asambleísta y exministro de Educación, puesto que los jóvenes fueron expulsados del colegio y trasladados a otros. 
 
El delito de tortura está tipificado en el Código Integral Penal y la sentencia máxima es de 6 años de reclusión. No se conoce reacción al momento de los denunciados.
 

El miércoles 6 de junio, 17 exalumnos llegaron hasta la Fiscalía General del Estado, en la ciudad de Quito, para poner una denuncia por supuesta tortura en contra del entonces ministro del Interior, José Serrano, del hoy cesado presidente de la Judicatura, Gustavo Jalkh, entre otros funcionarios implicados en la detención.
 
El 18 de septiembre de 2014, Carlos López junto otros estudiantes del Colegio Nacional Mejía salieron a las calles en contra del alza del pasaje, pero fueron detenidos y dispersados por la Policía Nacional. Los exalumnos afirman que fueron torturados.
 
"José Serrano llegó a las 12 de la noche al Regimiento Quito a amenazarnos, a insultarnos. Durante toda la noche que pasamos en ese lugar hasta las 6 de la mañana no nos dieron ni un vaso de agua", aseguró Carlos López. 
 
El 19 de septiembre se realizó la audiencia en la Unidad de Flagrancia contra 41 jóvenes, se les dictó prisión preventiva y fueron trasladados al Centro de Detención Provisional (CDP). 
 
El abogado de los exestudiantes, Gonzalo Realpe, explicó porque tardaron casi cuatro años en poner la denuncia y responsabiliza directamente al expresidente de la Judicatura. "Fueron aproximadamente 100 estudiantes del colegio Mejía, de estos 40 estudiantes fueron procesados penalmente y se quedaron presos en una audiencia violatoria. Gustavo Jalkh hubiese botado esta denuncia y este montón de reconocimientos médicos legales de las toruras en las celdas del Regimiento Quito". 
 
Realpe agregó que también presentarán una denuncia contra Augusto Espinosa, actual asambleísta y exministro de Educación, puesto que los jóvenes fueron expulsados del colegio y trasladados a otros. 
 
El delito de tortura está tipificado en el Código Integral Penal y la sentencia máxima es de 6 años de reclusión. No se conoce reacción al momento de los denunciados.