Nebot y Lasso coinciden en que Vicuña debía renunciar