El Clásico del Astillero 223, júbilo para barcelonistas