El peculiar récord mundial lo consiguió el paquistaní Muhammad Rashid, el cual tuvo que mantener en su mano un huevo crudo sin romperlo y luego usar esa misma mano para aplastar tantas latas de cerveza como fuera posible.