Bolivia, que asoma tímida en el ranking internacional de la gastronomía, quiere imponerse como destino culinario mundial desde las alturas de La Paz y de la mano de chefs que apuestan por productos nativos y el respeto del medio ambiente.