Descubren cerca de una tonelada de cocaína enterrada en caletas en una finca del cantón Sucre, en Manabí. La droga estaba en 24 sacos de yute, en una zona montañosa y de difícil acceso. Según las autoridades el cargamento iba a ser transportado hasta una de las playas manabitas para enviarlo por lanchas hacia Centroamérica.