Inicio ·Costa · Artículo

Miles de personas festejaron la clasificación de Barcelona

Redacción

gestor

|

Lunes 09 de Julio de 2012 - 17:45
compártelo
  • Miles de personas festejaron la clasificación de Barcelona
Video: Miles de personas festejaron la clasificación de Barcelona Miles de personas festejaron la clasificación de Barcelona

No terminaba el partido, pero ya empezaba la fiesta. La gente celebraba en sus casas, en locales o en las calles el retorno del equipo a una final y a torneos internacionales.

Las ansias contenidas de logros se desbordaron y en pocos minutos las avenidas empezaron a llenarse de fanáticos, que sufrieron 90 minutos por Barcelona.

Un niño con una bandera en la mano llegó hasta el Aeropuerto de Guayaquil para esperar a su equipo, al que nunca ha visto repetir esos triunfos que lo instalaron en el corazón de la gente. Mujeres entonaban cánticos vistiendo la camiseta del club culpable de toda su alegría.

Amarilla como el sol era la tarde, y entonces se veía a lo lejos a los jugadores que se acercaban para reencontrarse con esta otra hinchada que no dejó de alentarlos a la distancia y que sólo esperaba a que se cumpla el objetivo para agradecerles por esto que ahora vivían, por mantener las ilusiones vivas y por ese puesto en la final.

Largo fue el festejo en la nación. Miles y miles de personas ratificaban una vez más porque Barcelona es el club más popular del país.

En caravana avanzaban los jugadores por las calles de esta Guayaquil amarilla, cantando con esa gente que los aplaudía a su paso y con quienes se identificaban a la distancia por sus corazones contentos. Iban los futbolistas en el bus y su hinchada que los sigue a todas partes.

Ya era de noche y la ciudad no dormía. El bus que se iba acercando a su casa y la hinchada involucrada total en esta manifestación de gratitud que se había convertido en fiesta.

No terminaba el partido, pero ya empezaba la fiesta. La gente celebraba en sus casas, en locales o en las calles el retorno del equipo a una final y a torneos internacionales.

Las ansias contenidas de logros se desbordaron y en pocos minutos las avenidas empezaron a llenarse de fanáticos, que sufrieron 90 minutos por Barcelona.

Un niño con una bandera en la mano llegó hasta el Aeropuerto de Guayaquil para esperar a su equipo, al que nunca ha visto repetir esos triunfos que lo instalaron en el corazón de la gente. Mujeres entonaban cánticos vistiendo la camiseta del club culpable de toda su alegría.

Amarilla como el sol era la tarde, y entonces se veía a lo lejos a los jugadores que se acercaban para reencontrarse con esta otra hinchada que no dejó de alentarlos a la distancia y que sólo esperaba a que se cumpla el objetivo para agradecerles por esto que ahora vivían, por mantener las ilusiones vivas y por ese puesto en la final.

Largo fue el festejo en la nación. Miles y miles de personas ratificaban una vez más porque Barcelona es el club más popular del país.

En caravana avanzaban los jugadores por las calles de esta Guayaquil amarilla, cantando con esa gente que los aplaudía a su paso y con quienes se identificaban a la distancia por sus corazones contentos. Iban los futbolistas en el bus y su hinchada que los sigue a todas partes.

Ya era de noche y la ciudad no dormía. El bus que se iba acercando a su casa y la hinchada involucrada total en esta manifestación de gratitud que se había convertido en fiesta.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos