Inicio ·Actualidad · Artículo

Once exmarinos expulsados de institución buscan probar inocencia

Redacción

gestor

|

Viernes 29 de Junio de 2012 - 23:02
compártelo
  • Once exmarinos expulsados de institución buscan probar inocencia
Once exmarinos expulsados de institución buscan probar inocencia

Ellos cuentan su lucha durante casi dos décadas para probar su inocencia. Fueron acusados, sin pruebas, de varios ilícitos.

La expulsión se dio -como hoy lo determinan instancias judiciales- por represalias. Los exmarinos eran vistos como una amenaza, pues revelaron los crímenes y torturas que cometían agentes de inteligencia naval en el Gobierno de Febres Cordero, como la desaparición y muerte de la profesora Consuelo Benavides.

El informe de la Comisión de la Verdad determina que las acusaciones contra los 11 marinos expulsados hace 19 años fueron forjadas por inteligencia naval.

Además, la Corte Constitucional ha resuelto que fue ilegal la salida de los exuniformados. La justicia, incluso, ha exigido en varios fallos su reintegro y las compesaciones respectivas.

La marina, sin embargo, hace caso omiso a las órdenes judiciales.

En 1993 se descubrieron los crímenes cometidos por el entonces Teniente de Navío, Fausto Morales Villota, jefe del servicio de Inteligencia Naval, acusado por el informe de la Comisión de la Verdad  de actos de tortura y  varias muertes, entre ellas la de la profesora Consuelo Benavides asesinada en 1985.

Vicente Grijalva, entonces capitán de Coberta, fue quien denunció a Morales de tales crímenes. Pero, las acusaciones del capitán Grijalva motivaron represalias en su contra dentro de la Armada.

A él y a diez marinos a su cargo los acusaron de varias irregularidades.

Todos los delitos nunca se comprobaron. Así lo confirma el informe de la Comisión de la Verdad que ratifica que aquellas acusasiones fueron forjadas por el servicio de Inteligencia Naval. Los expulsaron de la armada y  sufrieron persecuciones.

19 años después ellos cuentan que la Armada no ha querido reconocer su inocencia.

Ellos cuentan su lucha durante casi dos décadas para probar su inocencia. Fueron acusados, sin pruebas, de varios ilícitos.

La expulsión se dio -como hoy lo determinan instancias judiciales- por represalias. Los exmarinos eran vistos como una amenaza, pues revelaron los crímenes y torturas que cometían agentes de inteligencia naval en el Gobierno de Febres Cordero, como la desaparición y muerte de la profesora Consuelo Benavides.

El informe de la Comisión de la Verdad determina que las acusaciones contra los 11 marinos expulsados hace 19 años fueron forjadas por inteligencia naval.

Además, la Corte Constitucional ha resuelto que fue ilegal la salida de los exuniformados. La justicia, incluso, ha exigido en varios fallos su reintegro y las compesaciones respectivas.

La marina, sin embargo, hace caso omiso a las órdenes judiciales.

En 1993 se descubrieron los crímenes cometidos por el entonces Teniente de Navío, Fausto Morales Villota, jefe del servicio de Inteligencia Naval, acusado por el informe de la Comisión de la Verdad  de actos de tortura y  varias muertes, entre ellas la de la profesora Consuelo Benavides asesinada en 1985.

Vicente Grijalva, entonces capitán de Coberta, fue quien denunció a Morales de tales crímenes. Pero, las acusaciones del capitán Grijalva motivaron represalias en su contra dentro de la Armada.

A él y a diez marinos a su cargo los acusaron de varias irregularidades.

Todos los delitos nunca se comprobaron. Así lo confirma el informe de la Comisión de la Verdad que ratifica que aquellas acusasiones fueron forjadas por el servicio de Inteligencia Naval. Los expulsaron de la armada y  sufrieron persecuciones.

19 años después ellos cuentan que la Armada no ha querido reconocer su inocencia.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos