Inicio ·Economía · Artículo

Ecuador instalará sensores sísmicos en su oleoducto de crudos pesados

Redacción

gestor

|

Miércoles 20 de Junio de 2012 - 20:03
compártelo
  • Ecuador instalará sensores sísmicos en su oleoducto de crudos pesados
Ecuador instalará sensores sísmicos en su oleoducto de crudos pesados

Ecuador instalará acelerógrafos, sensores para la actividad sísmica, en el recorrido de su oleoducto de crudos pesados, que cruza de este a oeste todo el país, con la finalidad de poder actuar en el caso de que haya un terremoto, según dijo este miércoles Hugo Yepes, director del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Yepes explicó que colocarán diez sensores en los 465 kilómetros de recorrido, que se inicia en la ciudad amazónica de Nueva Loja y termina en la Costa, donde está la refinería de Esmeraldas, tras un acuerdo con el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), que es una empresa privada que opera esa tubería.

Yepes detalló que el IG se encargará de instalar los aparatos, vigilar la actividad y entregar los informes lo más pronto posible al OCP.

En caso de que ocurra un terremoto, explicó Yepes, la empresa "puede tomar decisiones sobre la continuidad de la operación normal o cualquier otra actividad que tenga que tomar de su propio registro sísmico y en función de sus propios planes de operación".

Dentro del convenio de cooperación, que durará entre tres y cuatro años, el OCP también se compromete a que los datos puedan ser utilizados por organismos "nacionales de vigilancia sísmica y utilizarlos para la información de las autoridades", según Yepes.

Con estos sensores se podrán supervisar la actividad sísmica vinculada con los volcanes situados en los Andes en el paso del oleoducto, como el Reventador, Cayambe, Antisana, Cotacahi, Chacana, Cotopaxi, Atacazo, Quilotoa, Guagua Pichincha y Pululahua.

Yepes contó que los puntos "menos complicados" son la zona oriental, la Amazonía, donde empieza el oleoducto y de donde se bombea el petróleo, pero que cuando "llega a la cordillera está sujeto a la presencia de sismos, de fallas".

El director del IG desestimó hablar sobre las consecuencias de que un sismo impacte la tubería conductora de petróleo.

"Depende del oleoducto mismo, si está bien construido, bien pensando, no debería de pasar nada, pero si es vulnerable sí podría pasar", destacó Yepes.

Ecuador instalará acelerógrafos, sensores para la actividad sísmica, en el recorrido de su oleoducto de crudos pesados, que cruza de este a oeste todo el país, con la finalidad de poder actuar en el caso de que haya un terremoto, según dijo este miércoles Hugo Yepes, director del Instituto Geofísico (IG) de la Escuela Politécnica Nacional.

Yepes explicó que colocarán diez sensores en los 465 kilómetros de recorrido, que se inicia en la ciudad amazónica de Nueva Loja y termina en la Costa, donde está la refinería de Esmeraldas, tras un acuerdo con el Oleoducto de Crudos Pesados (OCP), que es una empresa privada que opera esa tubería.

Yepes detalló que el IG se encargará de instalar los aparatos, vigilar la actividad y entregar los informes lo más pronto posible al OCP.

En caso de que ocurra un terremoto, explicó Yepes, la empresa "puede tomar decisiones sobre la continuidad de la operación normal o cualquier otra actividad que tenga que tomar de su propio registro sísmico y en función de sus propios planes de operación".

Dentro del convenio de cooperación, que durará entre tres y cuatro años, el OCP también se compromete a que los datos puedan ser utilizados por organismos "nacionales de vigilancia sísmica y utilizarlos para la información de las autoridades", según Yepes.

Con estos sensores se podrán supervisar la actividad sísmica vinculada con los volcanes situados en los Andes en el paso del oleoducto, como el Reventador, Cayambe, Antisana, Cotacahi, Chacana, Cotopaxi, Atacazo, Quilotoa, Guagua Pichincha y Pululahua.

Yepes contó que los puntos "menos complicados" son la zona oriental, la Amazonía, donde empieza el oleoducto y de donde se bombea el petróleo, pero que cuando "llega a la cordillera está sujeto a la presencia de sismos, de fallas".

El director del IG desestimó hablar sobre las consecuencias de que un sismo impacte la tubería conductora de petróleo.

"Depende del oleoducto mismo, si está bien construido, bien pensando, no debería de pasar nada, pero si es vulnerable sí podría pasar", destacó Yepes.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos