Martes 30 de Septiembre de 2014

Ecuador no ve daño inmediato por TLC entre Colombia-Estados Unidos

Jueves 17 de Mayo de 2012 - 23:36
Ecuador no ve daño inmediato por TLC entre Colombia-Estados Unidos

El Gobierno de Ecuador no prevé impactos sobre su economía en el corto plazo por la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Colombia, aunque sí vislumbra amenazas hacia el futuro, por lo que prepara estrategias para contenerlas.

Así lo señaló hoy, jueves, a Efe el viceministro ecuatoriano de Comercio Exterior, Francisco Rivadeneira, al precisar que Ecuador insistirá en una extensión de las preferencias arancelarias que EE.UU. otorga a su país y en negociar un acuerdo comercial distinto a un TLC con esa nación norteamericana.

El pasado martes entró en vigor el TLC entre EE.UU. y Colombia, lo que generó incertidumbre en gremios empresariales ecuatorianos, que temen que las exportaciones del país al mercado norteamericano se vean afectadas al no tener el mismo trato que sus vecinos.

Y es que Ecuador, cuyo Gobierno se opone a los TLC, se encuentra en una especie de tenaza comercial, ya que Colombia y Perú han suscrito ese tipo de acuerdos con Estados Unidos.

De momento, comentó el viceministro, Ecuador y Colombia se benefician del programa de preferencias arancelarias conocido como Atpdea, que EE.UU. les otorga unilateralmente en compensación por su lucha contra el narcotráfico.

Esas preferencias vencen el 30 de junio de 2013 y si no fueran renovadas las exportaciones ecuatorianas a EE.UU. pagarían aranceles, lo que reduciría su competitividad frente a Colombia y Perú.

Mientras esté vigente el Atpdea para Ecuador y Colombia "no debería haber, en la práctica, un impacto significativo real", pues ambos compiten bajo el mismo régimen arancelario, sostuvo Rivadeneira.

Además, precisó que la mayoría de las exportaciones ecuatorianas a EE.UU. ingresa a ese mercado bajo el principio de "nación más favorecida", establecida por la Organización Mundial de Comercio.

Por eso, dijo, su oferta exportable tradicional, que es la mayoritaria, tanto en valor como en volumen, "de ninguna manera se va a ver afectada por el tema arancelario", o por la entrada en vigor del TLC con Colombia.

Ahí se encuentran bienes como cacao, café, banano y la mayoría de productos del mar, señaló como ejemplo Rivadeneira, por lo que sentenció que en el corto y hasta el mediano plazo no habrá "una reducción significativa" de las exportaciones ecuatorianas a Estados Unidos.

Sin embargo, admitió que los TLC firmados por EE.UU. con los vecinos sí podrían tener efectos en un plazo más largo, sobre todo si el país no ingresa, en un caso hipotético, en el Sistema General de Preferencias (SGP) estadounidense.

Las flores, que es una de las exportaciones insignias de Ecuador, podrían perder competitividad, pero hay soluciones, según el viceministro.

Mencionó la posibilidad de un "encadenamiento" productivo con Colombia, de forma que Ecuador suministre materias primas, que el país vecino emplearía en sus productos elaborados para su exportación a EE.UU., aunque aceptó que ésa no es la mejor opción.

También podrían verse perjudicados los sectores de exportación de brócoli y algunos tipos de frutas, reconoció Rivadeneira, que dijo que para estos el Gobierno podría fijar algún tipo de compensación, como ya se ha hecho en el pasado.

En su opinión, Ecuador debería emprender la promoción agresiva en EE.UU. de sus bienes que gozan de gran aceptación por su calidad en ese mercado, como flores, brócoli, piña y el mango, entre otros, los cuales podrían ofrecerse como productos "gourmet".

Diversificación de la producción y de mercados, incluso en el propio EE.UU., son otras tareas que se ha impuesto el Gobierno para mejorar su comercio, mencionó el viceministro.

Al mismo tiempo, Rivadeneira alertó del peligro de que las importaciones de bienes estadounidenses que hagan Colombia y Perú por su liberación comercial se filtren por las fronteras y lleguen a Ecuador como contrabando, saltándose así el pago de sus tasas arancelarias.

Esta amenaza a futuro, conocida como "triangulación", debería ser contrarrestada con un fortalecimiento del sistema aduanero en las fronteras con Perú y Colombia, añadió.

"Estamos ya trabajando en varias estrategias", aunque el momento político de elecciones presidenciales en EE.UU. puede aparecer poco ventajoso, por ejemplo, para la negociación de un tratado comercial entre ambos países, apuntó Rivadeneira.

Califica esta noticia: 
Sin votos (todavía)