Inicio ·Internacionales · Artículo

Familia ecuatoriana en España vive en desesperación tras desalojo

Redacción

gestor

|

Viernes 29 de Junio de 2012 - 18:44
compártelo
  • Familia ecuatoriana en España vive en desesperación tras desalojo
Familia ecuatoriana en España vive en desesperación tras desalojo

En la ciudad española de Oviedo, Jorge Cordero se quedó sin trabajo hace dos años y está en huelga de hambre para pedir una solución a la deuda que mantiene con un banco por la compra de su casa.

Su protesta es indefinida y bebe solo líquidos bajo una carpa instalada frente a Cajastur, el banco que le embargó su departamento. De allí, la policía lo sacó violentamente el pasado miércoles durante una acción que dejó 20 detenidos.

El proceso legal en el que esta inmerso Cordero se remonta al 2008, cuando dejo de pagar las letras de su casa.

Ahora, la familia ya no tiene hogar, pero sigue debiendo a Cajastur 135 mil dólares.

El compatriota asegura que se arrepiente de haber migrado al país iberico.

Cordero llego a España en el 2000 y tres años más tarde monto una empresa de transportes en mensajería. El negocio iba bien, por lo que en 2006 compró el departamento.

La crisis inmobiliaria del 2010 hizo que sus clientes no pagaran las cuentas pendientes, que todavía suman unos 110 mil dolares. Entonces vendió la empresa y se quedó sin trabajo.

El compatriota ahora recoge firmas a favor de que la legislación española reconozca la entrega del bien en pago. Mientras su esposa e hija duermen en casa de un amigo.

En la ciudad española de Oviedo, Jorge Cordero se quedó sin trabajo hace dos años y está en huelga de hambre para pedir una solución a la deuda que mantiene con un banco por la compra de su casa.

Su protesta es indefinida y bebe solo líquidos bajo una carpa instalada frente a Cajastur, el banco que le embargó su departamento. De allí, la policía lo sacó violentamente el pasado miércoles durante una acción que dejó 20 detenidos.

El proceso legal en el que esta inmerso Cordero se remonta al 2008, cuando dejo de pagar las letras de su casa.

Ahora, la familia ya no tiene hogar, pero sigue debiendo a Cajastur 135 mil dólares.

El compatriota asegura que se arrepiente de haber migrado al país iberico.

Cordero llego a España en el 2000 y tres años más tarde monto una empresa de transportes en mensajería. El negocio iba bien, por lo que en 2006 compró el departamento.

La crisis inmobiliaria del 2010 hizo que sus clientes no pagaran las cuentas pendientes, que todavía suman unos 110 mil dolares. Entonces vendió la empresa y se quedó sin trabajo.

El compatriota ahora recoge firmas a favor de que la legislación española reconozca la entrega del bien en pago. Mientras su esposa e hija duermen en casa de un amigo.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos