Inicio ·Internacionales · Artículo

Campañas electorales quedaron cerradas en México

Redacción

gestor

|

Jueves 28 de Junio de 2012 - 15:49
compártelo
  • Campañas electorales quedaron cerradas en México
  • Campañas electorales quedaron cerradas en México
Campañas electorales quedaron cerradas en México Campañas electorales quedaron cerradas en México

La campaña electoral de México quedó cerrada el miércoles en medio de llamamientos para acudir masivamente a las urnas el domingo, vigilar el proceso electoral y abrir una nueva página en la historia del país marcada por los deseos de cambio.

Han sido tres meses del bombardeo de anuncios publicitarios, mítines por todo el país y multitud de promesas planteadas por los candidatos presidenciales con vistas a una votación que, si se cumplen las encuestas, tiene un ganador claro.

Enrique Peña Nieto, de 45 años, favorito en los sondeos y aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cerró su campaña en la ciudad central de Toluca, feudo político de su partido.

"Estamos adelante en todas las mediciones, pero no se puede permitir que nos confiemos. Es el momento de redoblar el paso", afirmó el candidato del PRI, grupo que aspira a recuperar el poder tras haberlo acaparado desde 1929 hasta el año 2000.

El candidato insistió en que México necesita un "cambio responsable y con rumbo", pero no mencionó la violencia que sufre el país por las acciones del crimen organizado, el principal problema que atraviesa México.

"Queremos un país que viva seguro, tranquilo, en paz y que permita la libertad plena de todos los mexicanos", afirmó escuetamente en referencia a la ola de inseguridad, que en los últimos cinco años ha dejado unos 50.000 muertos.

También habló de cambio, en esta capital, el candidato de una alianza de izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, quien reunió a decenas de miles de partidarios en el Zócalo, la plaza más emblemática del centro histórico de la ciudad.

"La gente quiere un cambio verdadero, y no lo podrán impedir ni con la guerra sucia ni con la compra de lealtades, de conciencias y de votos", afirmó López Obrador, quien dijo sentirse seguro de su victoria en las urnas.

Al igual que Peña Nieto, López Obrador pidió a sus partidarios que acudan a las urnas y, sobre el voto, "vigilar" que el proceso sea limpio con el fin de que se logre "la gesta histórica de iniciar la transformación del pueblo".

Segundo en las encuestas de intención de voto, López Obrador afirmó que había trabajado con intensidad durante la campaña electoral "para volver a ganar la Presidencia de la República".

La candidata del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, dijo que de ganar las elecciones del 1 de julio invitará a Calderón para que encabece la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía nacional).

Ante unas 45 mil personas, Vázquez Mota defendió la estrategia contra el narcotráfico emprendida por Calderón, de quien dijo que "ha tenido el valor y la determinación" para enfrentar al crimen organizado "sin titubeos".

Manifestó que Peña Nieto y López Obrador son dos rostros de un viejo sistema. De Peña afirmó que representa "el autoritarismo, el abuso del poder y la rendición frente al crimen", y se refirió a López Obrador como el "rostro del caos y de la crisis económica".

A su vez, el candidato presidencial del minoritario Partido Nueva Alianza, Gabriel Quadri, cerró campaña en el Domo de la Feria Nacional de Zacatecas (centro-norte), donde dijo que quería de regreso en el país a los mexicanos radicados en Estados Unidos, pero como empresarios e impulsores del desarrollo nacional.

La campaña electoral de México quedó cerrada el miércoles en medio de llamamientos para acudir masivamente a las urnas el domingo, vigilar el proceso electoral y abrir una nueva página en la historia del país marcada por los deseos de cambio.

Han sido tres meses del bombardeo de anuncios publicitarios, mítines por todo el país y multitud de promesas planteadas por los candidatos presidenciales con vistas a una votación que, si se cumplen las encuestas, tiene un ganador claro.

Enrique Peña Nieto, de 45 años, favorito en los sondeos y aspirante del Partido Revolucionario Institucional (PRI), cerró su campaña en la ciudad central de Toluca, feudo político de su partido.

"Estamos adelante en todas las mediciones, pero no se puede permitir que nos confiemos. Es el momento de redoblar el paso", afirmó el candidato del PRI, grupo que aspira a recuperar el poder tras haberlo acaparado desde 1929 hasta el año 2000.

El candidato insistió en que México necesita un "cambio responsable y con rumbo", pero no mencionó la violencia que sufre el país por las acciones del crimen organizado, el principal problema que atraviesa México.

"Queremos un país que viva seguro, tranquilo, en paz y que permita la libertad plena de todos los mexicanos", afirmó escuetamente en referencia a la ola de inseguridad, que en los últimos cinco años ha dejado unos 50.000 muertos.

También habló de cambio, en esta capital, el candidato de una alianza de izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, quien reunió a decenas de miles de partidarios en el Zócalo, la plaza más emblemática del centro histórico de la ciudad.

"La gente quiere un cambio verdadero, y no lo podrán impedir ni con la guerra sucia ni con la compra de lealtades, de conciencias y de votos", afirmó López Obrador, quien dijo sentirse seguro de su victoria en las urnas.

Al igual que Peña Nieto, López Obrador pidió a sus partidarios que acudan a las urnas y, sobre el voto, "vigilar" que el proceso sea limpio con el fin de que se logre "la gesta histórica de iniciar la transformación del pueblo".

Segundo en las encuestas de intención de voto, López Obrador afirmó que había trabajado con intensidad durante la campaña electoral "para volver a ganar la Presidencia de la República".

La candidata del gobernante Partido Acción Nacional (PAN), Josefina Vázquez Mota, dijo que de ganar las elecciones del 1 de julio invitará a Calderón para que encabece la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía nacional).

Ante unas 45 mil personas, Vázquez Mota defendió la estrategia contra el narcotráfico emprendida por Calderón, de quien dijo que "ha tenido el valor y la determinación" para enfrentar al crimen organizado "sin titubeos".

Manifestó que Peña Nieto y López Obrador son dos rostros de un viejo sistema. De Peña afirmó que representa "el autoritarismo, el abuso del poder y la rendición frente al crimen", y se refirió a López Obrador como el "rostro del caos y de la crisis económica".

A su vez, el candidato presidencial del minoritario Partido Nueva Alianza, Gabriel Quadri, cerró campaña en el Domo de la Feria Nacional de Zacatecas (centro-norte), donde dijo que quería de regreso en el país a los mexicanos radicados en Estados Unidos, pero como empresarios e impulsores del desarrollo nacional.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos