Inicio ·Internacionales · Artículo

Papa Benedicto XVI visita región italiana sacudida por los terremotos

Redacción

gestor

|

Martes 26 de Junio de 2012 - 17:18
compártelo
  • Papa Benedicto XVI visita región italiana sacudida por los terremotos
Papa Benedicto XVI visita región italiana sacudida por los terremotos

El papa Benedicto XVI visitó hoy la zona de la región italiana de Emilia Romagna afectada por los terremotos del pasado mayo, que causaron 26 muertos y 350 heridos, y exhortó a sus habitantes a afrontar con determinación la reconstrucción y a las autoridades a prestar toda la ayuda.

Benedicto XVI recorrió hoy la zona siniestrada por los dos grandes temblores del 20 y 29 de mayo, de 5,8 y 5,9 grados de la escala Richter, respectivamente, y afirmó a las miles de personas que le recibieron en la localidad de Rovereto di Novi, en la provincia de Módena, que desde el primer momento quiso estar entre ellos para "consolarles, animarles y apoyarles".

La visita papal se aplazó hasta ahora para no entorpecer, entre otras, las labores de ayuda y desescombro, y hoy se realizó en un ambiente sencillo, si apenas protocolo.

"No están y no estarán solos. En estos días en medio a tanta destrucción y dolor han visto y sentido como tanta gente se ha movido para expresaros su solidaridad, afecto y cercanía, así como ayudas concretas. Mi presencia quiere ser uno de esos signos de amor y esperanza", afirmó el papa ante varios miles de personas reunidas en Rovereto di Novi, una de las localidades más afectadas por los temblores.

El pontífice, de 85 años, al que se le vio conmovido al escuchar lo que le contaron varios vecinos del pueblo, dijo que mirando esas tierra ha visto "muchas heridas", pero también "muchas manos que las quiere sanar junto a vosotros, he visto que la vida comienza de nuevo, quiere volver a empezar con fuerza y valentía y esa es la señal más bella y luminosa".

"Desde este lugar quiero hace un fuerte llamamiento a las instituciones, a todos los ciudadanos para que en estos momentos de dificultad no sean indiferentes ante quienes tienen necesidades. La Iglesia está a vuestro lado y con la ayuda de sus organizaciones, en especial Cáritas, está comprometida en la reconstrucción del tejido comunitario de las parroquias", subrayó.

El papa Ratzinger donó recientemente para los damnificados de estos terremotos medio millón de euros, recaudados durante el VII Encuentro Mundial de las Familias, de Milán (Italia). La Iglesia italiana ha donado tres millones de euros.

El obispo de Roma les exhortó a no perder la paciencia ante tanto daño sufrido y señaló que la situación creada "no puede mellar lo que sois como pueblo, no puede mermar vuestra historia y vuestra cultura".

"Seguid siendo fieles a vuestra vocación de gente fraterna y solidaria y afrontar cada cosa con paciencia y determinación, rechazando las tentaciones que por desgracia van unidas a estos momentos de debilidad y necesidad", manifestó.

La visita papal comenzó en San Marino di Carpi, a donde llegó en helicóptero procedente del Vaticano, acompañado de su secretario personal, Georg Gaenswein, y del sustituto de la Secretaría de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu.

Tras ser recibido en el campo de deportes por el prefecto de la Protección Civil italiana, Franco Gabrielli, y el obispo de Carpi, Francesco Cavina, se trasladó en un minubús hasta Rovereto di Novi.

Allí lo primero que hizo fue acercarse hasta la iglesia de Santa Catalina de Alejandría, prácticamente destruida por los temblores, donde murió su párroco, Ivan Martini, de 65 años, alcanzado por el desplome de parte de la misma mientras en pleno terremoto intentaba salvar una imagen de la Virgen.

Tras orar unos minutos, el papa visitó en un 'jeep' descubierto de Protección Civil la llamada 'zona roja' de Rovereto di Novi.

Después, ante el presidente de la Región de Emilia Romagna, Vasco Errani, del cardenal de Bolonia, Carlo Caffarra, autoridades locales y provinciales y vecinos del lugar, pronunció el discurso y departió con los vecinos.

A primeras horas de la tarde, desde San Marino di Carpi, regresó a Roma.

Además de los 26 muertos y 350 heridos, los temblores de tierra obligaron a la evacuación de 14.727 personas, muchas de las cuales siguen viviendo en centros puestos a disposición por la Protección Civil italiana.

Benedicto XVI también visitó en 2009 las zonas afectadas por el terremoto que sacudió en abril de ese año la región central italiana de Los Abruzos, especialmente la provincia de L'Aquila.

El papa Benedicto XVI visitó hoy la zona de la región italiana de Emilia Romagna afectada por los terremotos del pasado mayo, que causaron 26 muertos y 350 heridos, y exhortó a sus habitantes a afrontar con determinación la reconstrucción y a las autoridades a prestar toda la ayuda.

Benedicto XVI recorrió hoy la zona siniestrada por los dos grandes temblores del 20 y 29 de mayo, de 5,8 y 5,9 grados de la escala Richter, respectivamente, y afirmó a las miles de personas que le recibieron en la localidad de Rovereto di Novi, en la provincia de Módena, que desde el primer momento quiso estar entre ellos para "consolarles, animarles y apoyarles".

La visita papal se aplazó hasta ahora para no entorpecer, entre otras, las labores de ayuda y desescombro, y hoy se realizó en un ambiente sencillo, si apenas protocolo.

"No están y no estarán solos. En estos días en medio a tanta destrucción y dolor han visto y sentido como tanta gente se ha movido para expresaros su solidaridad, afecto y cercanía, así como ayudas concretas. Mi presencia quiere ser uno de esos signos de amor y esperanza", afirmó el papa ante varios miles de personas reunidas en Rovereto di Novi, una de las localidades más afectadas por los temblores.

El pontífice, de 85 años, al que se le vio conmovido al escuchar lo que le contaron varios vecinos del pueblo, dijo que mirando esas tierra ha visto "muchas heridas", pero también "muchas manos que las quiere sanar junto a vosotros, he visto que la vida comienza de nuevo, quiere volver a empezar con fuerza y valentía y esa es la señal más bella y luminosa".

"Desde este lugar quiero hace un fuerte llamamiento a las instituciones, a todos los ciudadanos para que en estos momentos de dificultad no sean indiferentes ante quienes tienen necesidades. La Iglesia está a vuestro lado y con la ayuda de sus organizaciones, en especial Cáritas, está comprometida en la reconstrucción del tejido comunitario de las parroquias", subrayó.

El papa Ratzinger donó recientemente para los damnificados de estos terremotos medio millón de euros, recaudados durante el VII Encuentro Mundial de las Familias, de Milán (Italia). La Iglesia italiana ha donado tres millones de euros.

El obispo de Roma les exhortó a no perder la paciencia ante tanto daño sufrido y señaló que la situación creada "no puede mellar lo que sois como pueblo, no puede mermar vuestra historia y vuestra cultura".

"Seguid siendo fieles a vuestra vocación de gente fraterna y solidaria y afrontar cada cosa con paciencia y determinación, rechazando las tentaciones que por desgracia van unidas a estos momentos de debilidad y necesidad", manifestó.

La visita papal comenzó en San Marino di Carpi, a donde llegó en helicóptero procedente del Vaticano, acompañado de su secretario personal, Georg Gaenswein, y del sustituto de la Secretaría de Estado, el arzobispo Giovanni Angelo Becciu.

Tras ser recibido en el campo de deportes por el prefecto de la Protección Civil italiana, Franco Gabrielli, y el obispo de Carpi, Francesco Cavina, se trasladó en un minubús hasta Rovereto di Novi.

Allí lo primero que hizo fue acercarse hasta la iglesia de Santa Catalina de Alejandría, prácticamente destruida por los temblores, donde murió su párroco, Ivan Martini, de 65 años, alcanzado por el desplome de parte de la misma mientras en pleno terremoto intentaba salvar una imagen de la Virgen.

Tras orar unos minutos, el papa visitó en un 'jeep' descubierto de Protección Civil la llamada 'zona roja' de Rovereto di Novi.

Después, ante el presidente de la Región de Emilia Romagna, Vasco Errani, del cardenal de Bolonia, Carlo Caffarra, autoridades locales y provinciales y vecinos del lugar, pronunció el discurso y departió con los vecinos.

A primeras horas de la tarde, desde San Marino di Carpi, regresó a Roma.

Además de los 26 muertos y 350 heridos, los temblores de tierra obligaron a la evacuación de 14.727 personas, muchas de las cuales siguen viviendo en centros puestos a disposición por la Protección Civil italiana.

Benedicto XVI también visitó en 2009 las zonas afectadas por el terremoto que sacudió en abril de ese año la región central italiana de Los Abruzos, especialmente la provincia de L'Aquila.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *