Viernes 24 de Octubre de 2014

Australia señala a los presentadores que jugaron broma a Kate Middleton

Domingo 09 de Diciembre de 2012 - 17:12

Los presentadores de la radio autraliana Mel Greig y Michael Christian están en el centro del hecho que ha sido calificado como una "tragedia".

Ellos se hicieron pasar por la reina Isabel II y el príncipe Carlos al efectuar una llamada el pasado martes al hospital King Edward VII, que buscaba averiguar la afección que padecía la duquesa de Cambridge, Kate Middleton. La enfermera Jacintha Saldanha, de 46 años, recibió la llamada y la transfirió. Este viernes apareció muerta en un apartamento del centro de Londres.

A medida que la presión y la reacción negativa del público se intensifican, los jefes de la emisora 2Day FM en Sídney suspendieron hasta el próximo lunes todos los comerciales transmitidos a través de la estación, después de que algunas de las compañías más conocidas de Australia -incluida la gigante de las telecomunicaciones Telstra y el supermercado Coles- retiraran su publicidad.

"Entendemos que los australianos están claramente enojados y molestos por lo que parecen ser las trágicas consecuencias de la broma de 2Day FM a un hospital del Reino Unido", anunció Coles tras conocer la noticia.

Las redes sociales han sido bombardeadas con comentarios: tantos, que las cuentas de Twitter de Greig y Christian ya han sido borradas del ciberespacio. Reportes indican que no sólo estaban recibiendo críticas sino también amenazas de muerte.

"Ahora no es tan gracioso, ¿verdad? Una enfermera británica está muerta gracias a un par de risas baratas. ¡Qué vergüenza!", escribió alguien en la página de Facebook de 2Day FM.

"Destrozados"

Hablando en una conferencia de prensa, Rhys Holleran, el presidente ejecutivo de Southern Cross Austereo, propietaria de la popular estación de música 2Day FM con sede en Sídney, dijo que a Greig y Christian se les ha ofrecido asesoramiento.

"Hablé con los dos presentadores temprano esta mañana y es justo decir que están completamente destrozados. Estas personas no son máquinas, son seres humanos. Todos estamos afectados por esto", dijo Holleran.

Las asociaciones de enfermeras, tanto en Australia como el Reino Unido, también han criticado fuertemente el hecho.

"Es sumamente triste que un simple error humano, causado por una broma cruel, haya provocado la muerte de una dedicada enfermera", dijo Peter Carter, jefe del Royal College of Nursing.

Pero en medio de la tormenta, también hay algo de apoyo y simpatía por los presentadores.

Jeff Kennett, el presidente de Beyond Blue, una organización sin fines de lucro que provee tratamientos con la depresión en Australia, señaló que la pareja no tenía intención de causar ningún daño y pidió al público no condenarlo.

"Es una absoluta tragedia, pero debemos asegurarnos de no magnificarla", dijo Kennett, quien fue primer ministro del estado de Victoria.

"Sólo espero que reciban nuestra ayuda y que su empleador les proporcione el apoyo profesional para superar lo que serán semanas terribles".

La gerencia de 2Day insiste en que no violaron ninguna ley, aunque la estación podría terminar en los tribunales por difundir una conversación privada grabada en secreto.

Los expertos creen, sin embargo, que una acusación es poco probable. El regulador de la industria ahora deberá decidir si la legislación o los códigos de práctica fueron sido violados.

La Autoridad Australiana de Comunicaciones y Medios (ACMA, por sus siglas en inglés) será la encargada de investigar las denuncias relacionadas con la broma pregrabada.

Anteriormente, la estación de radio ya había recibido dos advertencias de la ACMA por bromas anteriores.

¿Fama?

2Day FM posee una gran y potencial audencia, especialmente entre el lucrativo grupo que va de los 25 a los 39 años. Se trata de la estación musical más popular de Sídney.

En agosto de 2009, el locutor estrella Kyle Sandilands fue criticado por el exprimer ministro australiano, Kevin Rudd, cuando durante una broma realizada en su programa radial, una niña de 14 años fue conectada a un detector de mentiras y se vio obligada a admitir al aire que había sido violada.

Sandilands se deleitó con la fama y aún hoy continúa siendo siendo una fuerza dominante en el competitivo mercado radial en Sídney.

Sin embargo, las incipientes carreras de los dos presentadores -que hasta esta semana eran en gran parte desconocidos para la mayoría de los australianos- ahora está en duda.

Michael Christian mostró satisfacción por la atención que él y su colega Mel Greig, exestrella de un reality show, obtuvieron tras la llamada efectuada al hospital.

"Lo único malo de nuestra broma real es que nunca jamás la superaremos'', publicó Christian en Facebook. "Tengo menos de una semana en el trabajo y ya he repuntado".

Los jefes de estación han ordenado a la pareja mantenerse fuera de la atención pública hasta decidir si pueden regresar a las ondas radiales.

Califica esta noticia: 
Sin votos (todavía)