Si tú Mueres primero

El ‘ídolo del pueblo’, Julio Jaramillo, murió un 9 de febrero de 1978 en la clínica Domínguez de Guayaquil. Aunque se ha especulado que la causa fue una cirrosis, lo cierto es que su acta de defunción, expuesta en el Museo de la Música, describe un paro respiratorio y renal.

 

Cerca de doscientas mil personas se apostaron en los bajos de la clínica y sus restos fueron velados durante tres días en diferentes lugares de la ciudad, como Radio Cristal, el coliseo Voltaire Paladines Polo y el Palacio Municipal. Treinta y ocho años después de aquel día, es posible oír su voz y venerar su figura en tres espacios de Guayaquil. 

 

El mausoleo

Uno de los sitios que mantiene viva su memoria es, precisamente, el mausoleo, revestido con mármol y cerámica, ubicado en el Cementerio General de Guayaquil, ingresando por la puerta 13. Permanece allí desde hace 13 años, a casi 80 metros de distancia de la bóveda que ocupó su cadáver durante 25 años, por decisión de su viuda Nancy Arroyo.

Teatro Julio Jaramillo y Plaza de la Música

Un lugar que lleva su nombre hace 38 años es el teatro, ubicado en la radio Cristal –centro de Guayaquil-, la emisora que lo apoyó durante su trayectoria artística. Es el punto de encuentro de shows musicales de los nuevos talentos ecuatorianos. Un poco más al norte, en el tradicional barrio Garay, un fragmento del popular pasillo “Nuestro juramento” engalana uno de los pilares de la Plaza de la Música, en medio de otros inmortales cantautores.

Museo de la Música Popular

Fotografías en blanco y negro, carátulas de discos, revistas, rockolas, cassettes, partituras, prendas, gigantografías, instrumentos musicales y equipos de sonido desde la época antigua a la moderna forman parte del Museo de la Música Popular que lleva por nombre “Julio Jaramillo Laurido”, inaugurado en marzo de 2008. En este espacio se busca preservar, enriquecer y difundir el patrimonio musical ecuatoriano a las nuevas generaciones.