Joven ruso transforma su cuerpo durante 8 años para ser un ornitorrinco

Redacción

jvite

|

Lunes 09 de Enero de 2017 - 17:11
compártelo
  • “Se necesita coraje para hacer lo que he hecho”, asegura Jenya Bolotov. Foto: aweita.pe
“Se necesita coraje para hacer lo que he hecho”, asegura Jenya Bolotov. Foto: aweita.pe
Este es el particular testimonio de Jenya Bolotov, un joven ruso que hace 8 años decidió ser un ornitorrinco, o mejor dicho parecerse a uno. Este joven quería tener los rasgos físicos del mamífero semiacuático, es decir un pico largo y ancho, además de los dos agüeros que lo ayudan a respirar. 
 
Según la publicación aweita.pe, atrás quedó el rostro de un muchacho tranquilo, aquel de 16 años que a pesar de mostrar una sonrisa tranquila, no se sentía satisfecho con su apariencia, así que decidió transformarse en uno de los animales más raros del mundo: un ornitorrinco. Jenya sabía que no sería un cambio fácil, así que invirtió 8 años de su vida para lograrlo. 
 
Bolotov se estiró los labios para que su boca sea igual a la del animal. ¿Cómo lo hizo? Con expansores. Además de ello utilizó distintos piercings y lentes de contacto. Tras varios años de cambios, el ruso se siente orgulloso de su nueva apariencia.
 
“Externamente, ahora soy un ornitorrinco. Mi semejanza es de la manera que yo quiero que sea. Se necesita coraje para hacer lo que he hecho y voy a mantener mi cuerpo con modificaciones hasta que sea totalmente feliz”, afirma. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Este es el particular testimonio de Jenya Bolotov, un joven ruso que hace 8 años decidió ser un ornitorrinco, o mejor dicho parecerse a uno. Este joven quería tener los rasgos físicos del mamífero semiacuático, es decir un pico largo y ancho, además de los dos agüeros que lo ayudan a respirar. 

 

Según la publicación aweita.pe, atrás quedó el rostro de un muchacho tranquilo, aquel de 16 años que a pesar de mostrar una sonrisa tranquila, no se sentía satisfecho con su apariencia, así que decidió transformarse en uno de los animales más raros del mundo: un ornitorrinco. Jenya sabía que no sería un cambio fácil, así que invirtió 8 años de su vida para lograrlo. 

 

Bolotov se estiró los labios para que su boca sea igual a la del animal. ¿Cómo lo hizo? Con expansores. Además de ello utilizó distintos piercings y lentes de contacto. Tras varios años de cambios, el ruso se siente orgulloso de su nueva apariencia.

 

“Externamente, ahora soy un ornitorrinco. Mi semejanza es de la manera que yo quiero que sea. Se necesita coraje para hacer lo que he hecho y voy a mantener mi cuerpo con modificaciones hasta que sea totalmente feliz”, afirma.