Especial:San Valentín

Inicio ·Tendencias · Artículo

El cohete más potente del mundo viaja rumbo a Marte

Redacción

jesuarez

|

Martes 06 de Febrero de 2018 - 18:22
compártelo
  • Foto de un cohete Falcon Heavy de la empresa SpaceX en Cabo Cañaveral, Florida, el 28 de diciembre de 2017. Foto: AP.
Video: Foto de un cohete Falcon Heavy de la empresa SpaceX en Cabo Cañaveral, Florida, el 28 de diciembre de 2017. Foto: AP. Foto de un cohete Falcon Heavy de la empresa SpaceX en Cabo Cañaveral, Florida, el 28 de diciembre de 2017. Foto: AP.
El cohete más potente del mundo, el Falcon Heavy de SpaceX, despegó con éxito el martes 6 de febrero de 2018 para su muy esperado vuelo de prueba, con el coche Tesla rojo del magnate Elon Musk a bordo, rumbo a una órbita cercana a Marte.
 
Gritos y vítores estallaron en la base de Cabo Cañaveral, Florida, cuando el enorme cohete encendió sus 27 motores y se separó en medio de una enorme nube de la misma plataforma de lanzamiento de la NASA que sirvió como base para las misiones estadounidenses a la Luna hace cuatro décadas.
 
"¿Vieron eso? ¡Fue increíble!", dijo la comentarista de SpaceX, Lauren Lyons, mientras los aplausos retumbaban en el centro de control.
 
Con el Tesla rojo de Musk a bordo y un maniquí con un traje espacial, el ensayo del enorme cohete capturó la atención del mundo.
 
La transmisión en directo de SpaceX mostró una imagen del automóvil que viaja al espacio con la frase "No entren en pánico" junto al volante, mientras la canción "Space Oddity" de David Bowie sonaba de fondo.
 
Vista del Falcon Heavy desde el espacio capturada por la agencia espacial. Foto: AP.
 
Sin embargo, no están claras las condiciones actuales del coche, que atravesará sin protección las duras condiciones del espacio. Si el Tesla sobrevive, podría entrar en la órbita Marte-Tierra alrededor del Sol, en un viaje que podría durar miles de millones de años, explicó SpaceX.
 
El despegue se realizó a las 20H45 GMT, solo 15 minutos antes de que se cerrara la ventana de lanzamiento, tras ser postergado en dos ocasiones debido a los fuertes vientos.
 
- Asimov a bordo -
 
El coche llevaba instaladas tres cámaras y una unidad de alta capacidad de almacenamiento con la serie de libros de ciencia ficción de Issac Asimov "Trilogía de la Fundación", que el autor estadounidense de origen ruso escribió entre 1951 y 1953.
 
Cuando llevaba dos minutos de vuelo, dos cohetes lanzadores se separaron y regresaron a la Tierra, aterrizando perfectamente en vertical, uno junto al otro, según mostró SpaceX en la transmisión en vivo.
 
"Los Falcon aterrizaron", dijo Lyons.
 
Un tercer cohete propulsor debe aterrizar en una plataforma marina.
 
Según los expertos, la NASA está especialmente interesada en este lanzamiento, pues podría considerar usar el Falcon Heavy para acelerar sus planes de volver a la Luna, por primera vez desde 1972.
 
La agencia espacial estadounidense además depende de la ayuda de los rusos y su nave Soyuz para enviar hombres al espacio.
 
SpaceX, que ya ha reducido significativamente los costos y revolucionado el ecosistema de los lanzamientos espaciales al lograr regresar sus lanzadores a la Tierra quiere ahora inaugurar una nueva era en la conquista del espacio. 
 
- Gran capacidad de carga -
 
El poderoso cohete despegó tras encenderse sus 27 motores Merlin para generar un empuje de más de 2.500 toneladas, el equivalente a 18 Boeing 747 verticalmente.
 
"Cuando Falcon Heavy se eleve, será el cohete actualmente operativo más potente del mundo", dijo SpaceX antes del lanzamiento.
 
La compañía afirma que Falcon Heavy "puede trasladar el doble de carga útil que el cohete operativo más poderoso existente, el Delta IV Heavy", a un tercio del precio.
 
Según la United Launch Alliance, que opera los Delta IV, el costo de un lanzamiento es de 350 millones de dólares. 
 
La compañía ya obtuvo un contrato de 1.600 millones de dólares con la Agencia Espacial estadounidense para abastecer a la Estación Espacial Internacional (ISS). 
 
Con su potencia, solo superada en la historia por el cohete Saturn V de la NASA que llevó a los astronautas de las misiones Apolo a la Luna, el Falcon Heavy podrá poner en la órbita baja terrestre hasta 63,8 toneladas, casi tres veces la carga que puede llevar un Falcon 9. 
 
Contradiciendo un comunicado de su propia empresa, Elon Musk dijo el lunes que en realidad no será el Falcon Heavy sino otro de sus proyectos, el cohete "Big Fucking Rocket" (literalmente "cohete jodidamente grande") que llevará humanos a la Luna o Marte. 
 
El Falcon Heavy, entonces, abrirá el camino. 
AFP

El cohete más potente del mundo, el Falcon Heavy de SpaceX, despegó con éxito el martes 6 de febrero de 2018 para su muy esperado vuelo de prueba, con el coche Tesla rojo del magnate Elon Musk a bordo, rumbo a una órbita cercana a Marte.

 

Gritos y vítores estallaron en la base de Cabo Cañaveral, Florida, cuando el enorme cohete encendió sus 27 motores y se separó en medio de una enorme nube de la misma plataforma de lanzamiento de la NASA que sirvió como base para las misiones estadounidenses a la Luna hace cuatro décadas.

 

"¿Vieron eso? ¡Fue increíble!", dijo la comentarista de SpaceX, Lauren Lyons, mientras los aplausos retumbaban en el centro de control.

 

Con el Tesla rojo de Musk a bordo y un maniquí con un traje espacial, el ensayo del enorme cohete capturó la atención del mundo.

 

La transmisión en directo de SpaceX mostró una imagen del automóvil que viaja al espacio con la frase "No entren en pánico" junto al volante, mientras la canción "Space Oddity" de David Bowie sonaba de fondo.

 

Vista del Falcon Heavy desde el espacio capturada por la agencia espacial. Foto: AP.

 

Sin embargo, no están claras las condiciones actuales del coche, que atravesará sin protección las duras condiciones del espacio. Si el Tesla sobrevive, podría entrar en la órbita Marte-Tierra alrededor del Sol, en un viaje que podría durar miles de millones de años, explicó SpaceX.

 

El despegue se realizó a las 20H45 GMT, solo 15 minutos antes de que se cerrara la ventana de lanzamiento, tras ser postergado en dos ocasiones debido a los fuertes vientos.

 

- Asimov a bordo -

 

El coche llevaba instaladas tres cámaras y una unidad de alta capacidad de almacenamiento con la serie de libros de ciencia ficción de Issac Asimov "Trilogía de la Fundación", que el autor estadounidense de origen ruso escribió entre 1951 y 1953.

 

Cuando llevaba dos minutos de vuelo, dos cohetes lanzadores se separaron y regresaron a la Tierra, aterrizando perfectamente en vertical, uno junto al otro, según mostró SpaceX en la transmisión en vivo.

 

"Los Falcon aterrizaron", dijo Lyons.

 

Un tercer cohete propulsor debe aterrizar en una plataforma marina.

 

Según los expertos, la NASA está especialmente interesada en este lanzamiento, pues podría considerar usar el Falcon Heavy para acelerar sus planes de volver a la Luna, por primera vez desde 1972.

 

La agencia espacial estadounidense además depende de la ayuda de los rusos y su nave Soyuz para enviar hombres al espacio.

 

SpaceX, que ya ha reducido significativamente los costos y revolucionado el ecosistema de los lanzamientos espaciales al lograr regresar sus lanzadores a la Tierra quiere ahora inaugurar una nueva era en la conquista del espacio. 

 

- Gran capacidad de carga -

 

El poderoso cohete despegó tras encenderse sus 27 motores Merlin para generar un empuje de más de 2.500 toneladas, el equivalente a 18 Boeing 747 verticalmente.

 

"Cuando Falcon Heavy se eleve, será el cohete actualmente operativo más potente del mundo", dijo SpaceX antes del lanzamiento.

 

La compañía afirma que Falcon Heavy "puede trasladar el doble de carga útil que el cohete operativo más poderoso existente, el Delta IV Heavy", a un tercio del precio.

 

Según la United Launch Alliance, que opera los Delta IV, el costo de un lanzamiento es de 350 millones de dólares. 

 

La compañía ya obtuvo un contrato de 1.600 millones de dólares con la Agencia Espacial estadounidense para abastecer a la Estación Espacial Internacional (ISS). 

 

Con su potencia, solo superada en la historia por el cohete Saturn V de la NASA que llevó a los astronautas de las misiones Apolo a la Luna, el Falcon Heavy podrá poner en la órbita baja terrestre hasta 63,8 toneladas, casi tres veces la carga que puede llevar un Falcon 9. 

 

Contradiciendo un comunicado de su propia empresa, Elon Musk dijo el lunes que en realidad no será el Falcon Heavy sino otro de sus proyectos, el cohete "Big Fucking Rocket" (literalmente "cohete jodidamente grande") que llevará humanos a la Luna o Marte. 

 

El Falcon Heavy, entonces, abrirá el camino. 

Especial:San Valentín

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *