Inicio ·Quito · Artículo

Zoológico de Quito confirmó infertilidad del huevo de cóndor

Redacción

tmenendez

|

Miércoles 27 de Noviembre de 2013 - 16:09
compártelo
  • QUITO, Ecuador.- La ovoscopía efectuada consistió en colocar al huevo ante un foco luminoso. Foto: Quito Zoo
El huevo incubado por la pareja de cóndores Auki y Kawsay, del Zoológico de Quito -ubicado en Guayllabamba-, resultó infértil. Así lo informó la Fundación Zoológica del Ecuador tras someter al huevo, este miércoles 27 de noviembre, a una ecografía u ovoscopía, exámenes que lograron determinar que en su interior no había ningún embrión formado.
 
Juan Manuel Carrión, director del Zoológico, puntualizó que el proceso de incubación normalmente debió haber durado 60 días. Una semana antes de este lapso, se abrió la señal en Internet para compartir este acontecimiento. Al llegar el día 60 y no producirse la eclosión, se alargó el plazo hasta los 70 días.
 
Tras cumplirse este plazo, se efectuaron consultas a veterinarios ecuatorianos y argentinos, quienes determinaron que era prudente analizar el huevo lo más pronto posible.
 
Al abrir completamente el huevo, solo se confirmó que su contenido era un líquido verdoso y en proceso de descomposición.
 
“No es el resultado que nos habría gustado a todos. Lo que habríamos deseado es que nazca el nuevo polluelo, pero esto hace parte de los procesos naturales y no podíamos anticipar que este hubiese sido el desenlace”, señaló Juan Manuel Carrión, quien se mostró complacido de la reacción que despertó en la población este hecho.
 
Carrión afirmó que “seguiremos haciendo nuestro trabajo, que es crear las condiciones para que una nueva incubación se repita, probablemente en un año, ya que los cóndores Auki y Kawsay son una pareja en plena edad reproductiva y capaces de seguir copulando y poniendo huevos. Esperemos que el próximo año nos den la alegría de tener una nueva cría’, concluyó el director del Zoo.
 
Sobre el examen
La ovoscopía consistió en colocar al huevo ante un foco luminoso, en posición vertical, para que quede completamente iluminado y se pueda ver la translucidez de la cáscara, mediante este método se pudo visualizar internamente al huevo y determinar si el embrión estaba o no formado. Este examen fue acompañado por una ecografía para confirmar los resultados arrojados.
 
El procedimiento duró alrededor de una hora, tiempo en el que la pareja de cóndores ‘Auki’ (macho) y ‘Kawsay’ (hembra) fueron distraídos para evitar que sientan la ausencia del huevo en el nido. El huevo fue retirado utilizando un brazo extensible con el que se lo manipuló, a fin de evitar cualquier contacto humano.
El huevo incubado por la pareja de cóndores Auki y Kawsay, del Zoológico de Quito -ubicado en Guayllabamba-, resultó infértil. Así lo informó la Fundación Zoológica del Ecuador tras someter al huevo, este miércoles 27 de noviembre, a una ecografía u ovoscopía, exámenes que lograron determinar que en su interior no había ningún embrión formado.
 
Juan Manuel Carrión, director del Zoológico, puntualizó que el proceso de incubación normalmente debió haber durado 60 días. Una semana antes de este lapso, se abrió la señal en Internet para compartir este acontecimiento. Al llegar el día 60 y no producirse la eclosión, se alargó el plazo hasta los 70 días.
 
Tras cumplirse este plazo, se efectuaron consultas a veterinarios ecuatorianos y argentinos, quienes determinaron que era prudente analizar el huevo lo más pronto posible.
 
Al abrir completamente el huevo, solo se confirmó que su contenido era un líquido verdoso y en proceso de descomposición.
 
“No es el resultado que nos habría gustado a todos. Lo que habríamos deseado es que nazca el nuevo polluelo, pero esto hace parte de los procesos naturales y no podíamos anticipar que este hubiese sido el desenlace”, señaló Juan Manuel Carrión, quien se mostró complacido de la reacción que despertó en la población este hecho.
 
Carrión afirmó que “seguiremos haciendo nuestro trabajo, que es crear las condiciones para que una nueva incubación se repita, probablemente en un año, ya que los cóndores Auki y Kawsay son una pareja en plena edad reproductiva y capaces de seguir copulando y poniendo huevos. Esperemos que el próximo año nos den la alegría de tener una nueva cría’, concluyó el director del Zoo.
 
Sobre el examen
La ovoscopía consistió en colocar al huevo ante un foco luminoso, en posición vertical, para que quede completamente iluminado y se pueda ver la translucidez de la cáscara, mediante este método se pudo visualizar internamente al huevo y determinar si el embrión estaba o no formado. Este examen fue acompañado por una ecografía para confirmar los resultados arrojados.
 
El procedimiento duró alrededor de una hora, tiempo en el que la pareja de cóndores ‘Auki’ (macho) y ‘Kawsay’ (hembra) fueron distraídos para evitar que sientan la ausencia del huevo en el nido. El huevo fue retirado utilizando un brazo extensible con el que se lo manipuló, a fin de evitar cualquier contacto humano.