Inicio ·Noticias · Artículo

¿Sufres de tecnoestrés? algo que podría dañar tu relación de pareja

Redacción

gpinasco

|

Sábado 28 de Febrero de 2015 - 11:47
compártelo
  • La lectura de manuales para usar de forma adecuada la tecnología es una de las claves para que ésta nos sea de ayuda.
La lectura de manuales para usar de forma adecuada la tecnología es una de las claves para que ésta nos sea de ayuda.
Tras pasar todo el día pegado al ordenador, llegas a casa, y ¿enciendes el portatil? ¿Sientes la necesidad imperiosa de mirar el móvil a menudo? ¿te provoca nerviosismo no saber manejar un dispositivo electrónico? Así se manifiesta el tecnoestrés.
 
Los elementos tecnológicos se han instaurado en todos los ámbitos de nuestra vida. Aunque su principal cometido es facilitar nuestro día a día, pueden generar nerviosismo porque “hay que aprender a manejarlos, lo que lleva tiempo, y puede desencadenar más problemas de los que nos resuelve”, afirma Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).
 
Este nerviosismo da lugar al tecnoestrés, “un tipo de estrés provocado por la exposición continuada al uso de nuevas tecnologías de información y comunicación como Internet, los móviles, la televisión digital o el teletrabajo”, según el Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales de la UGT.
 
 
Una de sus principales preocupaciones es que puede llegar a extremos como afectar las relaciones personales, advierte el psicólogo Antonio Cano Vindel, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, este deterioro se puede dar en varios sentidos.
 
“Aunque las nuevas tecnologías nos facilitan la vida, también pueden ocasionar malestar. Y ese malestar, ya sea físico o psicológico, puede afectar a la relación que tenemos con las personas de nuestro entorno”, reseñó el portal Terra Colombia.
 
Esto ocurre, según explica el doctor Cano, porque quienes tienen estrés, en general, van a estar más irritables. "Por lo tanto, la comunicación se va a ver alterada de manera negativa por esa tendencia a estar más enfadados", comenta.
 
Además, señala que cuando alguien esta nervioso, las personas de su entorno se contagian de ese nerviosismo, experimentan más estrés y están más irritables.
 
 
Detener el problema
Para poner freno a todos estos problemas, el especialista indica que, por un lado, debemos tener una actitud abierta al conocimiento de las nuevas tecnologías, sobre todo de sus aspectos positivos.
 
Pero, por otro lado, "tenemos que poner límites para no caer en un abuso de esas nuevas tecnologías que nos lleve a no desconectar, a desarrollar problemas de adicción, de estrés, de ansiedad, etc".
 
"Hay que poner límites al trabajo, al número de horas con estos aparatos y a su uso en determinadas situaciones. No puede ser que hayamos quedado con unos amigos en vivo y en directo y dediquemos ese tiempo a chatear con otros que están lejos, pues eso deteriora la relación con las personas con las que estamos físicamente", puntualiza.
 
El especialista destaca que debemos aplicar el sentido común para prevenir estos síntomas y trastornos. "Hay que usar las nuevas tecnologías de manera que nos faciliten la vida y no nos pasen factura", concluye el experto.
 
 
 
 
¿Cómo saber si el tecnoestrés ya me afectó?
Como bien dicen los especialistas, se dabe que existe una adicción cuando un factor externo quita tiempo a esas actividades que debemos realizar como: trabajar, comer, dormir o tener tiempo sano de esparcimiento.
 
Si se hace uso excesivo y descontrolado del celular, de los videojuegos, internet o redes sociales, y esto impacta negativamente otras áreas de la vida de la persona, ya existe un problema.
 
Otro síntoma más es sentir angustia si no se tiene acceso a dicho gadget, es decir, que hay tensión si se acaba la batería, si no hay conexión a la red o si se olvida en dónde se ha dejado el aparato.
 
 
Fuente: EFE

Tras pasar todo el día pegado al ordenador, llegas a casa, y ¿enciendes el portatil? ¿Sientes la necesidad imperiosa de mirar el móvil a menudo? ¿te provoca nerviosismo no saber manejar un dispositivo electrónico? Así se manifiesta el tecnoestrés.

 

Los elementos tecnológicos se han instaurado en todos los ámbitos de nuestra vida. Aunque su principal cometido es facilitar nuestro día a día, pueden generar nerviosismo porque “hay que aprender a manejarlos, lo que lleva tiempo, y puede desencadenar más problemas de los que nos resuelve”, afirma Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

 

Este nerviosismo da lugar al tecnoestrés, “un tipo de estrés provocado por la exposición continuada al uso de nuevas tecnologías de información y comunicación como Internet, los móviles, la televisión digital o el teletrabajo”, según el Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales de la UGT.

 

Lea: Una aplicación móvil te ayuda descubrir si tu pareja te es infiel

 

Una de sus principales preocupaciones es que puede llegar a extremos como afectar las relaciones personales, advierte el psicólogo Antonio Cano Vindel, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, este deterioro se puede dar en varios sentidos.

 

“Aunque las nuevas tecnologías nos facilitan la vida, también pueden ocasionar malestar. Y ese malestar, ya sea físico o psicológico, puede afectar a la relación que tenemos con las personas de nuestro entorno”, reseñó el portal Terra Colombia.

 

Esto ocurre, según explica el doctor Cano, porque quienes tienen estrés, en general, van a estar más irritables. "Por lo tanto, la comunicación se va a ver alterada de manera negativa por esa tendencia a estar más enfadados", comenta.

 

Además, señala que cuando alguien esta nervioso, las personas de su entorno se contagian de ese nerviosismo, experimentan más estrés y están más irritables.

 

 

Detener el problema

Para poner freno a todos estos problemas, el especialista indica que, por un lado, debemos tener una actitud abierta al conocimiento de las nuevas tecnologías, sobre todo de sus aspectos positivos.

 

Pero, por otro lado, "tenemos que poner límites para no caer en un abuso de esas nuevas tecnologías que nos lleve a no desconectar, a desarrollar problemas de adicción, de estrés, de ansiedad, etc".

 

"Hay que poner límites al trabajo, al número de horas con estos aparatos y a su uso en determinadas situaciones. No puede ser que hayamos quedado con unos amigos en vivo y en directo y dediquemos ese tiempo a chatear con otros que están lejos, pues eso deteriora la relación con las personas con las que estamos físicamente", puntualiza.

 

El especialista destaca que debemos aplicar el sentido común para prevenir estos síntomas y trastornos. "Hay que usar las nuevas tecnologías de manera que nos faciliten la vida y no nos pasen factura", concluye el experto.

 

Lea: ¿Cómo se encontraba pareja por computador antes de internet?

 

 

 

¿Cómo saber si el tecnoestrés ya me afectó?

Como bien dicen los especialistas, se dabe que existe una adicción cuando un factor externo quita tiempo a esas actividades que debemos realizar como: trabajar, comer, dormir o tener tiempo sano de esparcimiento.

 

Si se hace uso excesivo y descontrolado del celular, de los videojuegos, internet o redes sociales, y esto impacta negativamente otras áreas de la vida de la persona, ya existe un problema.

 

Otro síntoma más es sentir angustia si no se tiene acceso a dicho gadget, es decir, que hay tensión si se acaba la batería, si no hay conexión a la red o si se olvida en dónde se ha dejado el aparato.

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos