Inicio ·Noticias · Artículo

Alimentos que no comerías si supieras cómo se hacen

Redacción

mguaman

|

Miércoles 27 de Mayo de 2015 - 11:12
compártelo
Es verdad que en dietas más exóticas y desconocidas hay platos y preparados que directamente nos espantarían, pero estos son alimentos más cercanos y cotidianos sobre los que jamás te has interrogado y pocos saben de qué o cómo están hechos. Así por ejemplo, si te gustan las salchichas o la gelatina, deberías conocer su preparación. ¿Qué aditivos y conservantes se añaden a la materia prima inicial? Así por ejemplo un simple zumo de naranja podría tener secretos que deberías conocer.
 
Estos son los alimentos que podrías plantearte dejar de consumir después de conocer todos sus secretos.
 
1.- Colorante rojo: Hace unos años, una conocida franquicia de café se convirtió en el centro de todas las miradas, cuando un grupo de activistas veganos supieron por qué el frapuccino de fresa tenía ese color rojizo. El uso de insectos en un producto ‘apto para veganos’ fue la gota que colmó el vaso. ¿Qué insectos son esos? Las cochinillas producen un colorante natural muy utilizado en la industria alimentaria con todas las garantías legales desde hace muchos años.
 
Las hembras de este insecto se alimentan de las bayas rojas de los cactus, concentrando el color rojo en sus cuerpos. Los agricultores se encargan de recolectar toneladas de estos insectos y secarlos a la luz del sol para conservar mejor su color. Después se machacan hasta convertirlos en polvo, que se mezcla con una sustancia acuosa y de esta forma obtenemos el colorante alimenticio rojo.
 
2.- Gelatina: En esencia es piel sin curtir del ganado vacuno y los descarnes frescos de la cabeza y los huesos. ¿Cómo? Este producto viscoso se obtiene por hidrólisis del colágeno, proteína presente en el tejido conjuntivo de los huesos, la piel y el cartílago. Es por ello, que las principales fuentes industriales de gelatina, tanto en la alimentaria como en la farmacéutica, son las pieles y huesos de origen bovino y porcino. Después de un proceso previo de lavado, maceración y purificación, la materia prima se sumerge en agua muy caliente, para así extraer la fracción de colágeno, que se disuelve en ella.
 
Al final del proceso, hay gelatina de muchos colores y sabores; con frutas y semillas. Son indispensables en las fiestas para acompañar el pastel; además, son un alimento perfecto al no tener conservadores ni aditivos.
 
Son recomendadas para prevenir la osteoporosis y la artrosis.
 
3.- Salchichas: Puedes odiarlas o puedes amarlas, pero las salchichas son de los alimentos más antiguos, más consumidos a nivel mundial y también de los más populares elaborados por el Hombre. ¿Pero cómo y con qué se fabrican?. Diversas investigaciones y controles se han desarrollado para contestar el interrogante. Existen casi tres decenas de tipos de salchichas diferentes, y cada una se caracteriza por sus diferentes texturas, aromas y por supuesto, ingredientes.
 
La carne, ingrediente fundamental, en la mayoría de los casos es de ave, especialmente pollo, gallina o pavo. Muchas marcas también lo hacen con cerdos y vacas, aunque este proceso es más difícil por la consistencia de la carne y los músculos. En un análisis microscópico encontramos colágeno, vasos sanguíneos, material vegetal (debido a la alimentación del animal), nervio periférico, tejido adiposo, cartílago y piel. Esto es posible porque tras el deshuesado en las plantas de procesamiento se tritura todo el material y se forma una pasta compacta.
 
Y tras ello, el agua. Se calcula que un 10% de toda salchicha es agua y los saborizantes y conservantes.
 
4.- Morcilla: Por simplificar es un embutido de sangre de cerdo. Básicamente, se remueve la sangre obtenida las el sangrado completo del animal y se añaden cebollas picada en trozos pequeños, pimiento rojo fresco, sal gorda al gusto y la tripa gorda del animal, o sea, el colon. El proceso mecánico de embutir la mezcla preparado previamente es muy sencillo, al igual que el atado de los extremos.
 
De este modo, queda un embutido poco flácido y es porque la sangre no le da suficiente tensión a la tripa. El paso final consiste en meter las diferentes morcillas que hemos preparado en un caldero con agua hirviendo y cocinarlas a fuego lento. Durante el proceso cambian el color de un rojo intenso a un marrón oscuro característico de la sangre cocida.
 
5.- Paté: Es carne de diferentes animales; tales como cerdos, vacas y patos; así como del descarte de las vísceras de esos animales. En la mayoría de los casos no se trata del hígado de una sola especie animal, no de un único animal. Es el complemento perfecto para acompañar cualquier reunión entre amigos.
 
¿Y para que logre esa consistencia, color y olor que conocemos? Se mezcla con diferentes ingredientes como especias, harina, leche, conservadores y otros ingredientes, que luego son cocinadas hasta lograr el sabor a hígado que conocemos. Así, aunque efectivamente predomina el sabor a hígado, no es el ingrediente que más abunda en la mezcla.
 
Con información de Qué es 
 

Es verdad que en dietas más exóticas y desconocidas hay platos y preparados que directamente nos espantarían, pero estos son alimentos más cercanos y cotidianos sobre los que jamás te has interrogado y pocos saben de qué o cómo están hechos. Así por ejemplo, si te gustan las salchichas o la gelatina, deberías conocer su preparación. ¿Qué aditivos y conservantes se añaden a la materia prima inicial? Así por ejemplo un simple zumo de naranja podría tener secretos que deberías conocer.

 

Estos son los alimentos que podrías plantearte dejar de consumir después de conocer todos sus secretos.

 

1.- Colorante rojo: Hace unos años, una conocida franquicia de café se convirtió en el centro de todas las miradas, cuando un grupo de activistas veganos supieron por qué el frapuccino de fresa tenía ese color rojizo. El uso de insectos en un producto ‘apto para veganos’ fue la gota que colmó el vaso. ¿Qué insectos son esos? Las cochinillas producen un colorante natural muy utilizado en la industria alimentaria con todas las garantías legales desde hace muchos años.

 

Las hembras de este insecto se alimentan de las bayas rojas de los cactus, concentrando el color rojo en sus cuerpos. Los agricultores se encargan de recolectar toneladas de estos insectos y secarlos a la luz del sol para conservar mejor su color. Después se machacan hasta convertirlos en polvo, que se mezcla con una sustancia acuosa y de esta forma obtenemos el colorante alimenticio rojo.

 

2.- Gelatina: En esencia es piel sin curtir del ganado vacuno y los descarnes frescos de la cabeza y los huesos. ¿Cómo? Este producto viscoso se obtiene por hidrólisis del colágeno, proteína presente en el tejido conjuntivo de los huesos, la piel y el cartílago. Es por ello, que las principales fuentes industriales de gelatina, tanto en la alimentaria como en la farmacéutica, son las pieles y huesos de origen bovino y porcino. Después de un proceso previo de lavado, maceración y purificación, la materia prima se sumerge en agua muy caliente, para así extraer la fracción de colágeno, que se disuelve en ella.

 

Al final del proceso, hay gelatina de muchos colores y sabores; con frutas y semillas. Son indispensables en las fiestas para acompañar el pastel; además, son un alimento perfecto al no tener conservadores ni aditivos.

 

Son recomendadas para prevenir la osteoporosis y la artrosis.

 

3.- Salchichas: Puedes odiarlas o puedes amarlas, pero las salchichas son de los alimentos más antiguos, más consumidos a nivel mundial y también de los más populares elaborados por el Hombre. ¿Pero cómo y con qué se fabrican?. Diversas investigaciones y controles se han desarrollado para contestar el interrogante. Existen casi tres decenas de tipos de salchichas diferentes, y cada una se caracteriza por sus diferentes texturas, aromas y por supuesto, ingredientes.

 

La carne, ingrediente fundamental, en la mayoría de los casos es de ave, especialmente pollo, gallina o pavo. Muchas marcas también lo hacen con cerdos y vacas, aunque este proceso es más difícil por la consistencia de la carne y los músculos. En un análisis microscópico encontramos colágeno, vasos sanguíneos, material vegetal (debido a la alimentación del animal), nervio periférico, tejido adiposo, cartílago y piel. Esto es posible porque tras el deshuesado en las plantas de procesamiento se tritura todo el material y se forma una pasta compacta.

 

Y tras ello, el agua. Se calcula que un 10% de toda salchicha es agua y los saborizantes y conservantes.

 

4.- Morcilla: Por simplificar es un embutido de sangre de cerdo. Básicamente, se remueve la sangre obtenida las el sangrado completo del animal y se añaden cebollas picada en trozos pequeños, pimiento rojo fresco, sal gorda al gusto y la tripa gorda del animal, o sea, el colon. El proceso mecánico de embutir la mezcla preparado previamente es muy sencillo, al igual que el atado de los extremos.

 

De este modo, queda un embutido poco flácido y es porque la sangre no le da suficiente tensión a la tripa. El paso final consiste en meter las diferentes morcillas que hemos preparado en un caldero con agua hirviendo y cocinarlas a fuego lento. Durante el proceso cambian el color de un rojo intenso a un marrón oscuro característico de la sangre cocida.

 

5.- Paté: Es carne de diferentes animales; tales como cerdos, vacas y patos; así como del descarte de las vísceras de esos animales. En la mayoría de los casos no se trata del hígado de una sola especie animal, no de un único animal. Es el complemento perfecto para acompañar cualquier reunión entre amigos.

 

¿Y para que logre esa consistencia, color y olor que conocemos? Se mezcla con diferentes ingredientes como especias, harina, leche, conservadores y otros ingredientes, que luego son cocinadas hasta lograr el sabor a hígado que conocemos. Así, aunque efectivamente predomina el sabor a hígado, no es el ingrediente que más abunda en la mezcla.

 

Con información de Qué es 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos