Inicio ·Noticias · Artículo

La sobreprotección: ¿Cómo no caer en ella?

Redacción

mguaman

|

Viernes 13 de Marzo de 2015 - 10:34
compártelo
  • Los adultos debemos permitir que los niños realicen toda tarea, que sean capaces de realizar, por su propia cuenta.
Los adultos debemos permitir que los niños realicen toda tarea, que sean capaces de realizar, por su propia cuenta.
Uno de los errores más comunes que cometen los padres es sobreproteger a sus hijos, desconociendo que cuando lo hacen están desconfiando de sus capacidades y quitándoles la oportunidad de desarrollar al máximo sus potencialidades. La vida está llena de obstáculos y desavenencias, las cuales debemos saber cómo superar,  al hacerles la vida más fácil a los niños no los estaremos ayudando a cumplir ese propósito. 
 
Efectos de la sobreprotección en el desarrollo
 
Entre el primer y el tercer año de vida, los niños comienzan a descubrir qué tan independientes pueden ser. Si los adultos alientan a los niños en su deseo de independencia se volverán seguros de sí mismos y más confiados. Por el contrario, si los padres los controlan en exceso y no les dan la oportunidad de experimentar entonces creerán que no son capaces y se volverán dependientes de los demás.
 
 
 
 
Entre los tres hasta los siete años de edad los niños empiezan a desarrollar una sensación de iniciativa, y se sienten seguros de su capacidad para tomar decisiones e influir en otros. Si los adultos les niegan la oportunidad de ejercer esa influencia al utilizar la carta de control excesivo, como resultado convertirán a sus hijos en niños inseguros que dudarán de sus propias capacidades.
 
Cuando los adultos sobreprotegen a sus hijos coartan su deseo de independencia e iniciativa y, como consecuencia, los niños crecen pensando que son incapaces y que para sobrevivir en el mundo necesitan depender de los adultos. A largo plazo, estos niños pueden desarrollar baja tolerancia a la frustración, o incluso experimentar altos niveles de ansiedad. 
 
Cuando caemos en la sobreprotección
 
Usualmente los padres que sobreprotegen, temen por lo que pueda ocurrirle a sus hijos al permitirles experimentar. Los adultos debemos permitir que los niños realicen toda tarea, que sean capaces de realizar, por su propia cuenta. Muchos son los padres quienes aún visten, alimentan, bañan, entre otros, a sus niños a pesar de ser capaces de hacerlo por su cuenta. 
 
A los padres que sobreprotegen les cuesta dejar que sus niños se desenvuelvan solos, convirtiéndose en sus acompañantes en momentos que deberían soltarlos. Es común que un padre que sobreprotege acompañe a su hijo a toda actividad extracurricular esperándolo hasta que la misma finalice. Es común ver a estos niños escondidos detrás de la falda de mamá  mostrando en su rostro angustia por separarse de ella.  Si el niño es capaz permita que se desenvuelva por su cuenta. 
 
 
Otra forma de sobreprotección es quitarles  la oportunidad de superar obstáculos. Por ejemplo, en la primaria infancia, estamos retirando los obstáculos del camino de nuestros hijos para que no choque con ellos y tenga el camino libre para andar, si es factible que el niño descubra por sí mismo como continuar su recorrido permitámosle explorar. En este simple ejemplo se demuestra la necesidad de resolver por nuestros hijos, incluso aunque no seamos necesariamente padres que tendamos a sobreproteger podemos caer en este error.
 
 
 
 
 
Otras sugerencias
 
  • Dele opciones limitadas, por ejemplo: ¿Qué quieres de tomar jugo de naranja o de manzana? No decida constantemente por ellos. 
 
  • En situaciones de conflicto con otros es mejor no intervenir.  Si nota que su hijo no sabe defenderse por su cuenta enséñele que debe decir o hacer en dichas situaciones, luego aliéntelo a enfrentarlas. 
 
  • Entrene a sus hijos en la búsqueda de soluciones. Frente a un problema pregúntele ¿Cómo hubieras podido o podrías resolverlo? ¿Cómo todo esto te hace sentir y por qué? ¿Cómo crees se siente la otra persona? ¿Cómo puedes reparar tu error? 
 
  • Utilice preguntas curiosas como: ¿Qué podrías hacer para que tu boca no se sienta sucia? ¿Qué toca hacer luego que termines hacer tus deberes? ¿Qué debes hacer para que tu cuarto se vea ordenado?
 
  • Confíe en la capacidad y habilidades de su hijo y permítale experimentar los resultados de sus decisiones,  aunque no esté seguro que su decisión sea la mejor permítale equivocarse, así el aprendizaje será mucho más significativo para su hijo. 
 
Las sugerencias propuestas alentarán a sus hijos a desarrollar su sentido de capacidad e independencia, y a su vez le estará enseñando valiosas habilidades de vida, como resolución de conflictos, toma de decisiones, capacidad de análisis, entre otras, como consecuencia sus hijos se sentirán seguros de sí mismos y desarrollarán sana autoestima. 
 
Karina Bustamante de Huerta
Psicóloga Clínica
Psicoterapeuta TREC y TCC
Entrenadora Certificada de Disciplina Positiva para Padres y Educadores
Ave. del Bombero Km. 6 y 1/2 Vía a la Costa,
Condominio Ceibos Center I, piso 3 oficina # 308
Cel. 0985878164
 
Facebook
Disciplina Positiva Ecuador
Psic. Karina Bustamante
 
Instagram 
@tallereseducacionemocional
 
 
 
 

Uno de los errores más comunes que cometen los padres es sobreproteger a sus hijos, desconociendo que cuando lo hacen están desconfiando de sus capacidades y quitándoles la oportunidad de desarrollar al máximo sus potencialidades. La vida está llena de obstáculos y desavenencias, las cuales debemos saber cómo superar,  al hacerles la vida más fácil a los niños no los estaremos ayudando a cumplir ese propósito. 

 

Efectos de la sobreprotección en el desarrollo

 

Entre el primer y el tercer año de vida, los niños comienzan a descubrir qué tan independientes pueden ser. Si los adultos alientan a los niños en su deseo de independencia se volverán seguros de sí mismos y más confiados. Por el contrario, si los padres los controlan en exceso y no les dan la oportunidad de experimentar entonces creerán que no son capaces y se volverán dependientes de los demás.

 

 

 

Lea: El uso de las recompensas en los niños: ¿apropiado o no?

 

Entre los tres hasta los siete años de edad los niños empiezan a desarrollar una sensación de iniciativa, y se sienten seguros de su capacidad para tomar decisiones e influir en otros. Si los adultos les niegan la oportunidad de ejercer esa influencia al utilizar la carta de control excesivo, como resultado convertirán a sus hijos en niños inseguros que dudarán de sus propias capacidades.

 

Cuando los adultos sobreprotegen a sus hijos coartan su deseo de independencia e iniciativa y, como consecuencia, los niños crecen pensando que son incapaces y que para sobrevivir en el mundo necesitan depender de los adultos. A largo plazo, estos niños pueden desarrollar baja tolerancia a la frustración, o incluso experimentar altos niveles de ansiedad. 

 

Cuando caemos en la sobreprotección

 

Usualmente los padres que sobreprotegen, temen por lo que pueda ocurrirle a sus hijos al permitirles experimentar. Los adultos debemos permitir que los niños realicen toda tarea, que sean capaces de realizar, por su propia cuenta. Muchos son los padres quienes aún visten, alimentan, bañan, entre otros, a sus niños a pesar de ser capaces de hacerlo por su cuenta. 

 

A los padres que sobreprotegen les cuesta dejar que sus niños se desenvuelvan solos, convirtiéndose en sus acompañantes en momentos que deberían soltarlos. Es común que un padre que sobreprotege acompañe a su hijo a toda actividad extracurricular esperándolo hasta que la misma finalice. Es común ver a estos niños escondidos detrás de la falda de mamá  mostrando en su rostro angustia por separarse de ella.  Si el niño es capaz permita que se desenvuelva por su cuenta. 

 

Lea: Nuestros pensamientos, obstáculos en nuestra paternidad

 

Otra forma de sobreprotección es quitarles  la oportunidad de superar obstáculos. Por ejemplo, en la primaria infancia, estamos retirando los obstáculos del camino de nuestros hijos para que no choque con ellos y tenga el camino libre para andar, si es factible que el niño descubra por sí mismo como continuar su recorrido permitámosle explorar. En este simple ejemplo se demuestra la necesidad de resolver por nuestros hijos, incluso aunque no seamos necesariamente padres que tendamos a sobreproteger podemos caer en este error.

 

 

 

 

 

Otras sugerencias

 

  • Dele opciones limitadas, por ejemplo: ¿Qué quieres de tomar jugo de naranja o de manzana? No decida constantemente por ellos. 

 

  • En situaciones de conflicto con otros es mejor no intervenir.  Si nota que su hijo no sabe defenderse por su cuenta enséñele que debe decir o hacer en dichas situaciones, luego aliéntelo a enfrentarlas. 

 

  • Entrene a sus hijos en la búsqueda de soluciones. Frente a un problema pregúntele ¿Cómo hubieras podido o podrías resolverlo? ¿Cómo todo esto te hace sentir y por qué? ¿Cómo crees se siente la otra persona? ¿Cómo puedes reparar tu error? 

 

  • Utilice preguntas curiosas como: ¿Qué podrías hacer para que tu boca no se sienta sucia? ¿Qué toca hacer luego que termines hacer tus deberes? ¿Qué debes hacer para que tu cuarto se vea ordenado?

 

  • Confíe en la capacidad y habilidades de su hijo y permítale experimentar los resultados de sus decisiones,  aunque no esté seguro que su decisión sea la mejor permítale equivocarse, así el aprendizaje será mucho más significativo para su hijo. 

 

Las sugerencias propuestas alentarán a sus hijos a desarrollar su sentido de capacidad e independencia, y a su vez le estará enseñando valiosas habilidades de vida, como resolución de conflictos, toma de decisiones, capacidad de análisis, entre otras, como consecuencia sus hijos se sentirán seguros de sí mismos y desarrollarán sana autoestima. 

 

Karina Bustamante de Huerta

Psicóloga Clínica

Psicoterapeuta TREC y TCC

Entrenadora Certificada de Disciplina Positiva para Padres y Educadores

Ave. del Bombero Km. 6 y 1/2 Vía a la Costa,

Condominio Ceibos Center I, piso 3 oficina # 308

Cel. 0985878164

 

Facebook

Disciplina Positiva Ecuador

Psic. Karina Bustamante

 

Instagram 

@tallereseducacionemocional

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *