Inicio ·Noticias · Artículo

Detrás de las noticias con Darío Patiño: El mal ejemplo

Redacción

jzapata

|

Miércoles 25 de Febrero de 2015 - 21:43
compártelo
  • El director de Noticias de Ecuavisa reflexiona sobre las declaraciones de la fiscal mexicana.
El director de Noticias de Ecuavisa reflexiona sobre las declaraciones de la fiscal mexicana.

Detrás de las noticias: El mal ejemplo por ecuavisa

El director nacional de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, reflexiona en esta  oportunidad sobre las declaraciones de la fiscal mexicana, Mónica Castillejos, sobre el caso de una niña que fue víctima del tráfico de personas.
 
El buen ejemplo empieza por casa, es lo que se ha dicho siempre.
 
Y traigo a cuenta esta sentencia por una singular rueda de prensa que registramos esta semana en Ecuavisa, organizada por la Fiscalía General del Ecuador, con la presencia del Procurador General de México, Jesús Murillo.
 
El propósito de la conferencia era muy positivo: presentar los resultados de una operación contra una red de tráfico de personas que había permitido la detención de 42 individuos. Esta operación había tenido un comienzo doloroso: el suicidio de una niña ecuatoriana de 12 años que se quitó la vida en un albergue de indocumentados en Ciudad Juárez. Ella fue a dar allí después de que una banda de coyoteros o traficantes de personas la estaba  trasladando desde la provincia de Azuay hasta Nueva York, donde la esperaban sus padres.
 
El informe contenía datos muy relevantes y detallados de toda la travesía que había soportado la niña viajando ilegalmente por cuatro países. Eso de por si ya era conmovedor.
 
Pero lo que mas escalofrío produjo fue el relato de la fiscal mexicana Monica Castillejos. Ella contaba con lujo de detalles todos los vejámenes sexuales a los que fue sometida la menor de edad y las tantas ocasiones en las que fue violada, incluso desde antes de viajar, cuando vivía en Cañar, al lado de sus abuelos. El informe forense de la funcionaria ratificaba la hipótesis del suicidio de la pequeña.
 
Las declaraciones de la fiscal mexicana fueron transmitidas en el noticiero del medio día de Ecuavisa y por todos los noticieros del país puesto que habían sido concedidas en público unos minutos antes de la emisión.
 
Pero inmediatamente después de la emisión vino nuestra reflexión: debíamos transmitir exactamente esas declaraciones? El hecho de que provengan de una autoridad y de que dicha autoridad hable en la fiscalía, al lado del Fiscal y del Canciller, justifica que sea tan explícita con unos delitos sexuales en los que la víctima es una niña de 12 años?
 
Será que las autoridades necesitan ser tan detalladas para resaltar la gravedad de un hecho que ya de por si es grave y doloroso desde el comienzo? Que pensaría yo o cualquiera de ustedes si esa niña hubiera sido nuestra hija, nieta o sobrina y vemos que una fiscal està contando en público y ante los medios todo lo que le ocurrió? .
 
Es un mal ejemplo empezando por casa, sobre todo en un país que ha llevado al limite los controles y las sanciones a ciertos medios de comunicación, con el argumento de que se están protegiendo los derechos ciudadanos, donde los de los niños tienen privilegios.
 
Y que hicimos nosotros que también fuimos participes al transmitir esas declaraciones? Pues en la siguiente emisión de las 8pm ahondamos en otros detalles del recorrido de la niña, hablamos en términos generales del tipo de agresión almacenaje sometida, de las circunstancias de su muerte y de la forma de operación de los coyoteros. Era La información necesaria para causar indignación pero sin detalles terribles.
 
Independientemente de lo que digan las leyes y solo por razones de principios, intentaremos seguir siendo responsables, mesurados y respetuosos. Solo que a veces la información ya viene cargada desde el origen. Entonces conviene llamar a la reflexión también a las fuentes y ojalá por ello no nos dejen de convocar a las ruedas de prensa.

Detrás de las noticias: El mal ejemplo por ecuavisa

El director nacional de Noticias de Ecuavisa, Darío Patiño, reflexiona en esta  oportunidad sobre las declaraciones de la fiscal mexicana, Mónica Castillejos, sobre el caso de una niña que fue víctima del tráfico de personas.

 

El buen ejemplo empieza por casa, es lo que se ha dicho siempre.

 

Y traigo a cuenta esta sentencia por una singular rueda de prensa que registramos esta semana en Ecuavisa, organizada por la Fiscalía General del Ecuador, con la presencia del Procurador General de México, Jesús Murillo.

 

El propósito de la conferencia era muy positivo: presentar los resultados de una operación contra una red de tráfico de personas que había permitido la detención de 42 individuos. Esta operación había tenido un comienzo doloroso: el suicidio de una niña ecuatoriana de 12 años que se quitó la vida en un albergue de indocumentados en Ciudad Juárez. Ella fue a dar allí después de que una banda de coyoteros o traficantes de personas la estaba  trasladando desde la provincia de Azuay hasta Nueva York, donde la esperaban sus padres.

 

El informe contenía datos muy relevantes y detallados de toda la travesía que había soportado la niña viajando ilegalmente por cuatro países. Eso de por si ya era conmovedor.

 

Pero lo que mas escalofrío produjo fue el relato de la fiscal mexicana Monica Castillejos. Ella contaba con lujo de detalles todos los vejámenes sexuales a los que fue sometida la menor de edad y las tantas ocasiones en las que fue violada, incluso desde antes de viajar, cuando vivía en Cañar, al lado de sus abuelos. El informe forense de la funcionaria ratificaba la hipótesis del suicidio de la pequeña.

 

Las declaraciones de la fiscal mexicana fueron transmitidas en el noticiero del medio día de Ecuavisa y por todos los noticieros del país puesto que habían sido concedidas en público unos minutos antes de la emisión.

 

Pero inmediatamente después de la emisión vino nuestra reflexión: debíamos transmitir exactamente esas declaraciones? El hecho de que provengan de una autoridad y de que dicha autoridad hable en la fiscalía, al lado del Fiscal y del Canciller, justifica que sea tan explícita con unos delitos sexuales en los que la víctima es una niña de 12 años?

 

Será que las autoridades necesitan ser tan detalladas para resaltar la gravedad de un hecho que ya de por si es grave y doloroso desde el comienzo? Que pensaría yo o cualquiera de ustedes si esa niña hubiera sido nuestra hija, nieta o sobrina y vemos que una fiscal està contando en público y ante los medios todo lo que le ocurrió? .

 

Es un mal ejemplo empezando por casa, sobre todo en un país que ha llevado al limite los controles y las sanciones a ciertos medios de comunicación, con el argumento de que se están protegiendo los derechos ciudadanos, donde los de los niños tienen privilegios.

 

Y que hicimos nosotros que también fuimos participes al transmitir esas declaraciones? Pues en la siguiente emisión de las 8pm ahondamos en otros detalles del recorrido de la niña, hablamos en términos generales del tipo de agresión almacenaje sometida, de las circunstancias de su muerte y de la forma de operación de los coyoteros. Era La información necesaria para causar indignación pero sin detalles terribles.

 

Independientemente de lo que digan las leyes y solo por razones de principios, intentaremos seguir siendo responsables, mesurados y respetuosos. Solo que a veces la información ya viene cargada desde el origen. Entonces conviene llamar a la reflexión también a las fuentes y ojalá por ello no nos dejen de convocar a las ruedas de prensa.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos