Inicio ·Noticias · Artículo

Se realiza reconstrucción de hechos por caso de polizones

Redacción

arivera

|

Jueves 15 de Marzo de 2018 - 9:03
compártelo
  • Dos jóvenes que pretendieron viajar en el tren de aterrizaje de una aerolínea comercial el pasado 26 de febrero. Foto: DGAC
Dos jóvenes que pretendieron viajar en el tren de aterrizaje de una aerolínea comercial el pasado 26 de febrero. Foto: DGAC
La mañana de este jueves 15 de marzo, personal de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) realizó la reconstrucción de los hechos por la muerte de dos jóvenes que pretendieron viajar en el tren de aterrizaje de una aerolínea comercial el pasado 26 de febrero. 
 
La anterior diligencia se desarrolló el viernes 9 de marzo de 2018, cuando la Fiscalía realizó en el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, el reconocimiento de lugar dentro de las investigaciones por este caso. 
 
Mientras que, el miércoles 7 de marzo, once miembros de la familia Pichasaca permanecieron ayer dentro del despacho de la fiscal especializada Mónica Rivera, en la Fiscalía de La Merced, para rendir sus versiones sobre la muerte de los adolescentes.
 
Sin embargo, aún no se determina el delito bajo el que se está investigando el caso. Para la fiscal Rivera, se trataría de trata de personas; pero por su parte, el comandante de Policía de la zona 8, Marcelo Tobar, en una rueda de prensa, mencionó que se investigaba homicidio culposo.
 
La muerte de los dos menores de edad dejó heridas en varias familias de Cañar. En esa localidad, los habitantes aseguran que los jóvenes fueron víctimas de coyoteros. 
 
Según datos de la Fiscalía provincial, entre el 2017 y lo que va del 2018 se han investigado 34 denuncias de tráfico ilegal de migrantes o coyotaje.
 
La tarde del jueves 1 de marzo de 2018, los jóvenes fallecidos fueron enterrados en el cementerio municipal de El Tambo, (Cañar). El cortejo fúnebre primero se dirigió a una capilla ardiente instalada en el colegio del cantón, y luego al cementerio que lució abarrotado. 
 

La mañana de este jueves 15 de marzo, personal de la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) realizó la reconstrucción de los hechos por la muerte de dos jóvenes que pretendieron viajar en el tren de aterrizaje de una aerolínea comercial el pasado 26 de febrero. 

 

La anterior diligencia se desarrolló el viernes 9 de marzo de 2018, cuando la Fiscalía realizó en el Aeropuerto Internacional José Joaquín de Olmedo de Guayaquil, el reconocimiento de lugar dentro de las investigaciones por este caso. 

 

Mientras que, el miércoles 7 de marzo, once miembros de la familia Pichasaca permanecieron ayer dentro del despacho de la fiscal especializada Mónica Rivera, en la Fiscalía de La Merced, para rendir sus versiones sobre la muerte de los adolescentes.

 

Sin embargo, aún no se determina el delito bajo el que se está investigando el caso. Para la fiscal Rivera, se trataría de trata de personas; pero por su parte, el comandante de Policía de la zona 8, Marcelo Tobar, en una rueda de prensa, mencionó que se investigaba homicidio culposo.

 

La muerte de los dos menores de edad dejó heridas en varias familias de Cañar. En esa localidad, los habitantes aseguran que los jóvenes fueron víctimas de coyoteros. 

 

Según datos de la Fiscalía provincial, entre el 2017 y lo que va del 2018 se han investigado 34 denuncias de tráfico ilegal de migrantes o coyotaje.

 

La tarde del jueves 1 de marzo de 2018, los jóvenes fallecidos fueron enterrados en el cementerio municipal de El Tambo, (Cañar). El cortejo fúnebre primero se dirigió a una capilla ardiente instalada en el colegio del cantón, y luego al cementerio que lució abarrotado. 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *