Inicio ·Noticias · Artículo

Familiares pasaron cuatro años buscando a joven hallada en piscina de cadáveres

Redacción

jesuarez

|

Martes 19 de Mayo de 2015 - 22:01
compártelo
  • MILAGRO.- Madre de la fallecida relató que buscaban a Verdesoto desde 2011. Fotos: Captura Video.
MILAGRO.- Madre de la fallecida relató que buscaban a Verdesoto desde 2011. Fotos: Captura Video.
La búsqueda de personas desaparecidas se extiende hasta las facultades de ciencias médicas, tras el inquietante hallazgo del cuerpo de una joven que desapareció hace cuatro años y fue encontrada en la piscina de conservación de cadáveres de la Universidad de Guayaquil.
 
“Yo sé que mi hija ya no está sufriendo, el dolor queda, el dolor nunca se va a ir".
 
Pasaron casi cuatro años para que Rocío Mendoza vuelva a saber de su hija, Kerly Verdesoto Mendoza, quien iba a cumplir 22 años en julio próximo.
 
En 2011 desapareció y desde esa fecha la buscaban en todo el cantón Milagro, en Guayas, de donde son oriundos.
 
Hasta que el pasado fin de semana una llamada les dio la noticia, estaba muerta y su cuerpo permanecía en la piscina de conservación de cadáveres de la Universidad de Guayaquil. 
 
“Yo desde que entré le vi el cabello, las manos. Yo en mi interior decía: 'es mi hija'”, aseveró Mendoza.
 
Este hallazgo se da dentro de la investigación que inició la policía en dos universidades de Guayaquil. En estas instituciones analizarán cerca de 80 cadáveres que permanecen en las facultades de ciencias médicas. La intención es determinar si estos cuerpos tienen relación con otras desapariciones.
 
La Dinased indagará cómo llegó el cadáver de la joven a esta universidad. Según el jefe de la unidad policial, Víctor Aráuz, se requiere un análisis más especializado.
 
Veamos a tener pronto la presencia de un antropólogo forense que va a estar trabajando aquí en la Dinased. Cabe indicar que la mayoría de estos cadáveres son producto de personas que sufren accidentes de tránsito y que no son reconocidas”, explicó Aráuz. 
 
Pero el decano de esa facultad, Carlos Gómez, sostuvo que este tema no les llama la atención porque ya ocurrió antes.
 
“Son esporádicos, pero pasan. Pasan los controlamos, tratamos cada vez de ser mejores porque cuando viene un cadáver, nosotros registramos el cadáver”, indicó Gómez.
 
Este año en Guayaquil se presentaron 280 casos de personas desaparecidas, 34 aun no se resuelven.
 

La búsqueda de personas desaparecidas se extiende hasta las facultades de ciencias médicas, tras el inquietante hallazgo del cuerpo de una joven que desapareció hace cuatro años y fue encontrada en la piscina de conservación de cadáveres de la Universidad de Guayaquil.

 

“Yo sé que mi hija ya no está sufriendo, el dolor queda, el dolor nunca se va a ir".

 

Pasaron casi cuatro años para que Rocío Mendoza vuelva a saber de su hija, Kerly Verdesoto Mendoza, quien iba a cumplir 22 años en julio próximo.

 

En 2011 desapareció y desde esa fecha la buscaban en todo el cantón Milagro, en Guayas, de donde son oriundos.

 

Hasta que el pasado fin de semana una llamada les dio la noticia, estaba muerta y su cuerpo permanecía en la piscina de conservación de cadáveres de la Universidad de Guayaquil. 

 

“Yo desde que entré le vi el cabello, las manos. Yo en mi interior decía: 'es mi hija'”, aseveró Mendoza.

 

Este hallazgo se da dentro de la investigación que inició la policía en dos universidades de Guayaquil. En estas instituciones analizarán cerca de 80 cadáveres que permanecen en las facultades de ciencias médicas. La intención es determinar si estos cuerpos tienen relación con otras desapariciones.

 

La Dinased indagará cómo llegó el cadáver de la joven a esta universidad. Según el jefe de la unidad policial, Víctor Aráuz, se requiere un análisis más especializado.

 

Veamos a tener pronto la presencia de un antropólogo forense que va a estar trabajando aquí en la Dinased. Cabe indicar que la mayoría de estos cadáveres son producto de personas que sufren accidentes de tránsito y que no son reconocidas”, explicó Aráuz. 

 

Pero el decano de esa facultad, Carlos Gómez, sostuvo que este tema no les llama la atención porque ya ocurrió antes.

 

“Son esporádicos, pero pasan. Pasan los controlamos, tratamos cada vez de ser mejores porque cuando viene un cadáver, nosotros registramos el cadáver”, indicó Gómez.

 

Este año en Guayaquil se presentaron 280 casos de personas desaparecidas, 34 aun no se resuelven.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *