Inicio ·Noticias · Artículo

Un hombre murió ahogado en el estero salado, el tercer caso en 3 meses

Redacción

mguaman

|

Lunes 18 de Mayo de 2015 - 14:55
compártelo
  • Los tres amigos se lanzaron al estero para competir y llegar hasta la otra orilla, pero solo 2 lo lograron.
Los tres amigos se lanzaron al estero para competir y llegar hasta la otra orilla, pero solo 2 lo lograron.
Una tarde de distracción dominical entre amigos terminó en tragedia. Rubén Suárez de 32 años, murió ahogado en uno de los ramales del estero Salado de Guayaquil y es la tercera víctima en los últimos 3 meses.
 
La tarde de este domingo, la víctima había salido con un grupo de amigos a nadar en el estero Salado, actividad que hacía con frecuencia. Estaban 3 amigos cerca del puente de la calle Portete, oeste de Guayaquil, se lanzaron al estero para competir y llegar hasta la otra orilla y solo 2 lo lograron, Rubén no pudo, un calambre en la pierna se lo impidió.
 
"Gritó tres veces que se estaba ahogando, pero en el tercero, bajo y no subió más. Nosotros siempre íbamos para allá a divertirnos", dijo Gardenia Cheme, esposa de la víctima. 
 
Pero este no es un caso aislado, ya es la tercera muerte en los últimos 3 meses en los ramales de este estero de unos 70 kilómetros de extensión.
 
Andrés Munglis, subteniente de Policía explica que en muchas ocasiones es la irresponsabilidad la causa de estas tragedias.
 
"No es la primera vez, ya hubo algunos accidentes de personas ahogadas en esta zona. Siempre se les recomienda a las personas que este no es un lugar para bañarse porque es muy peligroso".
 
En un recorrido por un tramo del estero Salado, entre el centro y el suroeste, su pudo observar que no hay señalización que indique la prohibición de bañarse en esas zonas.
 
Adolescentes, niños y sus padres también se bañan en el estero, sin tomar ningún tipo de precaución. Estos son casos que evidencian los peligros en este afluente que recorre toda la ciudad.

Una tarde de distracción dominical entre amigos terminó en tragedia. Rubén Suárez de 32 años, murió ahogado en uno de los ramales del estero Salado de Guayaquil y es la tercera víctima en los últimos 3 meses.

 

La tarde de este domingo, la víctima había salido con un grupo de amigos a nadar en el estero Salado, actividad que hacía con frecuencia. Estaban 3 amigos cerca del puente de la calle Portete, oeste de Guayaquil, se lanzaron al estero para competir y llegar hasta la otra orilla y solo 2 lo lograron, Rubén no pudo, un calambre en la pierna se lo impidió.

 

"Gritó tres veces que se estaba ahogando, pero en el tercero, bajo y no subió más. Nosotros siempre íbamos para allá a divertirnos", dijo Gardenia Cheme, esposa de la víctima. 

 

Pero este no es un caso aislado, ya es la tercera muerte en los últimos 3 meses en los ramales de este estero de unos 70 kilómetros de extensión.

 

Andrés Munglis, subteniente de Policía explica que en muchas ocasiones es la irresponsabilidad la causa de estas tragedias.

 

"No es la primera vez, ya hubo algunos accidentes de personas ahogadas en esta zona. Siempre se les recomienda a las personas que este no es un lugar para bañarse porque es muy peligroso".

 

En un recorrido por un tramo del estero Salado, entre el centro y el suroeste, su pudo observar que no hay señalización que indique la prohibición de bañarse en esas zonas.

 

Adolescentes, niños y sus padres también se bañan en el estero, sin tomar ningún tipo de precaución. Estos son casos que evidencian los peligros en este afluente que recorre toda la ciudad.

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *