Inicio ·Noticias · Artículo

La desesperada campaña #YoTengoDerechoADonar un riñón

Redacción

tmenendez

|

Viernes 17 de Abril de 2015 - 16:02
compártelo
  • QUITO, Ecuador.- Daniela Peralta impulsa esta iniciativa para salvarle la vida a su cuñada con insuficiencia renal. Foto: Twitter Daniela Peralta
QUITO, Ecuador.- Daniela Peralta impulsa esta iniciativa para salvarle la vida a su cuñada con insuficiencia renal. Foto: Twitter Daniela Peralta QUITO, Ecuador.- Daniela Peralta impulsa esta iniciativa para salvarle la vida a su cuñada con insuficiencia renal. Foto: Twitter Daniela Peralta
Una joven inició una campaña a través de las redes sociales, para pedir que se le permita donarle uno de sus riñones a su cuñada, con el objetivo de salvarle la vida, pues padece de insuficiencia renal.
 
'Yo tengo derecho a donar' es el lema de la campaña que impulsa Daniela Peralta, a través de las redes sociales y que ha sido tendencia en los últimos días. La petición le fue negada por el Instituto de Donación y Trasplante de Órganos, ya que legalmente no es viable. “Se nos está quitando un derecho, yo tengo derecho sobre mi cuerpo, yo tengo derecho a decidir lo que hago con él, no encuentro mucha razón a que solo cuando fallezcamos, sirvamos”.
 
Para ser donante en vida, se deben cumplir algunos requisitos establecidos en la Ley Orgánica de Trasplantes de Órganos, entre ellos que el receptor tenga parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad o el primero de afinidad con el paciente, es decir que sea el esposo o el conviviente.
 
La directora del Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot), Diana Almeida, explica que el espíritu de la ley responde a la intención de evitar el tráfico de órganos; sin embargo, sostiene que existe otra alternativa. “El ingreso a la lista de espera única nacional, tenemos prioridades claramente establecidas, por ejemplo, si hay un paciente con su salud deteriorada entonces ese paciente una prioridad dentro de la lista”.
 
Esta opción no convence a los familiares. “Mi cuñada entra ya a la lista de espera No. 444, no nos parece justo que teniendo una mejor calidad de riñón que vendría a ser el mío, que estoy viva, nos nieguen la oportunidad”, dijo Daniela.
 
En este punto coincide Fernando Jiménez, nefrólogo de Susy, quien es la persona que necesita el trasplante; explica que los resultados de los exámenes determinaron  que existe compatibilidad y que es mejor que el órgano sea de un donante vivo. “Ha demostrado que los pacientes con muy baja compatibilidad, vivo, pueden tener una seguridad igual o mejor que la de los mejores pacientes trasplantados con donantes cadavéricos”.
 
Franklin Hinojosa, padre de Susy, cuenta que su hija vive un proceso muy duro con las diálisis que debe realizarse tres veces a la semana durante cuatro horas al día. “Por Dios necesitamos que se haga este trasplante, no queremos ver a nuestra hija sufrir todos los días, tenemos 70 años y queremos morir tranquilos”.
 
Por ello, la familia asegura que no bajará los brazos hasta conseguir su objetivo e hizo un llamado al presidente de la República, Rafael Correa, para que escuche su caso. “Tengo una sobrina de ocho años, ella es mi razón de vivir y no quiero pensar que puede perder a su mamá, a mí me destrozaría la vida”.  
 
Días atrás la campaña arrojó sus primeros resultados, un vocero de la Presidencia ya se comunicó con la  familia, que deberá esperar la respuesta en un plazo de una semana, de no permitírseles la operación no descarta buscar ayuda en otros países. 
 

Una joven inició una campaña a través de las redes sociales, para pedir que se le permita donarle uno de sus riñones a su cuñada, con el objetivo de salvarle la vida, pues padece de insuficiencia renal.

 

'Yo tengo derecho a donar' es el lema de la campaña que impulsa Daniela Peralta, a través de las redes sociales y que ha sido tendencia en los últimos días. La petición le fue negada por el Instituto de Donación y Trasplante de Órganos, ya que legalmente no es viable. “Se nos está quitando un derecho, yo tengo derecho sobre mi cuerpo, yo tengo derecho a decidir lo que hago con él, no encuentro mucha razón a que solo cuando fallezcamos, sirvamos”.

 

Para ser donante en vida, se deben cumplir algunos requisitos establecidos en la Ley Orgánica de Trasplantes de Órganos, entre ellos que el receptor tenga parentesco hasta el cuarto grado de consanguinidad o el primero de afinidad con el paciente, es decir que sea el esposo o el conviviente.

 

La directora del Instituto Nacional de Donación y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Indot), Diana Almeida, explica que el espíritu de la ley responde a la intención de evitar el tráfico de órganos; sin embargo, sostiene que existe otra alternativa. “El ingreso a la lista de espera única nacional, tenemos prioridades claramente establecidas, por ejemplo, si hay un paciente con su salud deteriorada entonces ese paciente una prioridad dentro de la lista”.

 

Esta opción no convence a los familiares. “Mi cuñada entra ya a la lista de espera No. 444, no nos parece justo que teniendo una mejor calidad de riñón que vendría a ser el mío, que estoy viva, nos nieguen la oportunidad”, dijo Daniela.

 

En este punto coincide Fernando Jiménez, nefrólogo de Susy, quien es la persona que necesita el trasplante; explica que los resultados de los exámenes determinaron  que existe compatibilidad y que es mejor que el órgano sea de un donante vivo. “Ha demostrado que los pacientes con muy baja compatibilidad, vivo, pueden tener una seguridad igual o mejor que la de los mejores pacientes trasplantados con donantes cadavéricos”.

 

Franklin Hinojosa, padre de Susy, cuenta que su hija vive un proceso muy duro con las diálisis que debe realizarse tres veces a la semana durante cuatro horas al día. “Por Dios necesitamos que se haga este trasplante, no queremos ver a nuestra hija sufrir todos los días, tenemos 70 años y queremos morir tranquilos”.

 

Por ello, la familia asegura que no bajará los brazos hasta conseguir su objetivo e hizo un llamado al presidente de la República, Rafael Correa, para que escuche su caso. “Tengo una sobrina de ocho años, ella es mi razón de vivir y no quiero pensar que puede perder a su mamá, a mí me destrozaría la vida”.  

 

Días atrás la campaña arrojó sus primeros resultados, un vocero de la Presidencia ya se comunicó con la  familia, que deberá esperar la respuesta en un plazo de una semana, de no permitírseles la operación no descarta buscar ayuda en otros países. 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos