Inicio ·Noticias · Artículo

Ser rescatista es uno de los trabajos más riesgosos que existen

Redacción

mguaman

|

Viernes 17 de Abril de 2015 - 14:49
compártelo
  • Las prácticas en los simulacros solo son una muestra de lo que estos valientes hombres hacen en cada misión.
Las prácticas en los simulacros solo son una muestra de lo que estos valientes hombres hacen en cada misión.
Uno de los trabajos más arriesgados es el de los rescatistas del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), ellos ponen su vida por la de los demás. 
 
Hace sol en Quito y es un día  perfecto para el Grupo de Operaciones de Emergencia, ya que una vez al mes realizan sus prácticas de rescate.  
 
El teniente Juan Pablo Jiménez  explicó que quienes se dedican a esta labor en alta y media montaña necesitan que tanto la vestimenta como los equipos de seguridad cuenten con un dispositivo satelital de ubicación.
 
"Tenemos un implemento que usamos en casos de avalancha o deslaves, con ese aparato logramos localizar a la víctima debajo de los escombros".
 
Estos arriesgados hombres ponen en práctica técnicas especiales de rescate. Usan equipos de protección para rescatar a los turistas que se pierden o se accidentan en zonas de difícil acceso.  
 
Lo primero que hacen cuando rescatan a alguien es revisar e inmovilizar a la víctima. 
 
"Esto es una gran responsabilidad para nosotros, ya que aquí no pueden existir errores, si cometemos uno, ese puede ser el último", dijo Jiménez.
 
El cabo segundo de policía y paramédico del GOE, Santiago Rodríguez habló sobre lo que lo mueve a realizar labores como esta.
 
"El hecho de poder rescatar a una persona y entregarlos a sus familiares. Traerlos con vida es lo más satisfactorio".
 
Las prácticas en los simulacros solo son una muestra de lo que estos valientes hombres hacen en cada misión. Ellos se arriesgan siempre, pero la satisfacción de salvarle la vida a las personas, compensa y hace que todo valga la pena.
 

Uno de los trabajos más arriesgados es el de los rescatistas del Grupo de Operaciones Especiales (GOE), ellos ponen su vida por la de los demás. 

 

Hace sol en Quito y es un día  perfecto para el Grupo de Operaciones de Emergencia, ya que una vez al mes realizan sus prácticas de rescate.  

 

El teniente Juan Pablo Jiménez  explicó que quienes se dedican a esta labor en alta y media montaña necesitan que tanto la vestimenta como los equipos de seguridad cuenten con un dispositivo satelital de ubicación.

 

"Tenemos un implemento que usamos en casos de avalancha o deslaves, con ese aparato logramos localizar a la víctima debajo de los escombros".

 

Estos arriesgados hombres ponen en práctica técnicas especiales de rescate. Usan equipos de protección para rescatar a los turistas que se pierden o se accidentan en zonas de difícil acceso.  

 

Lo primero que hacen cuando rescatan a alguien es revisar e inmovilizar a la víctima. 

 

"Esto es una gran responsabilidad para nosotros, ya que aquí no pueden existir errores, si cometemos uno, ese puede ser el último", dijo Jiménez.

 

El cabo segundo de policía y paramédico del GOE, Santiago Rodríguez habló sobre lo que lo mueve a realizar labores como esta.

 

"El hecho de poder rescatar a una persona y entregarlos a sus familiares. Traerlos con vida es lo más satisfactorio".

 

Las prácticas en los simulacros solo son una muestra de lo que estos valientes hombres hacen en cada misión. Ellos se arriesgan siempre, pero la satisfacción de salvarle la vida a las personas, compensa y hace que todo valga la pena.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos