Inicio ·Noticias · Artículo

Agicultores buscan respaldo del Estado para juzgar compañías de agroquímicos

Redacción

jesuarez

|

Miércoles 08 de Abril de 2015 - 23:48
compártelo
  • PUERTO INCA.- Son 92 agricultores ecuatorianos afectados que exigen que sus casos nos se olviden. Fotos: Captura.
PUERTO INCA.- Son 92 agricultores ecuatorianos afectados que exigen que sus casos nos se olviden.  Fotos: Captura.
Los 92 agricultores ecuatorianos afectados hace varias décadas por un agroquímico de fabricación estadounidense, afirman no se rendirán hasta que se haga justicia. Ellos piden apoyo al Estado ecuatoriano para que sus casos no sean olvidados.
 
Desde 1980, José Pacheco trabajó en varias haciendas bananeras de Naranjal, en Guayas. Se comprometió con esta labor por quince años. 
 
No, ahí no había seguridad. Manipulaba el veneno con las manos. Si no se trabajaba, no daban trabajo”, denunció Pacheco. 
 
Pero nunca supo el riesgo que corría pues, al igual que miles de sus compañeros, usó el plaguicida dibromocloropropano o DBCP. 
 
“Me pegó una infección fuerte. Me llevaron al hospital, ahí me atendieron y me acusaron de que había tomado veneno. El doctor me dijo, 'usted, ha tomado veneno, un veneno fuerte'. Yo dije que no había tomado veneno, ¿por qué habría de tomar veneno? Entonces salió otro doctor y me preguntaron en qué trabajaba. Y yo le dije que fumigaba la bananera. Ahí me dijeron el daño que eso había hecho. 'Usted ha quedado estéril'”, recordó Pacheco. 
 
El DBCP es de origen estadounidense pero su uso fue prohibido en 1975 por los altos niveles de toxicidad, comprobados por la Organización Mundial de la Salud. 
 
Pese a esto, en muchos países de Latinoamérica se lo siguió utilizando.
 
 
92 trabajadores ecuatorianos intentan comprobar en cortes estadounidenses los daños causados por este plaguicida que también afectó la salud de miles de agricultores de Latinoamérica.
 
Así lo revelan investigaciones de periódicos como The Guardian. Las pesquisas se realizaron en Nicaragua, donde las víctimas tuvieron el espaldarazo de su gobierno con la creación de la Ley Especial para la Tramitación de los Juicios de los Afectados por el uso del DBCP.
 
La mayoría de los afectados por este pesticida viven un barrio del recinto Puerto Inca llamado Pico. Sus historias han estado ocultas por más de dos décadas, dicen que han esperado demasiado y ahora quieren justicia.
 
Scott Hendler, abogado de las víctimas en Ecuador, cree que ese sería el apoyo que estos trabajadores necesitan.
 
“Pueden introducir los juicios en las cortes de Ecuador y también pueden aprobar una ley especial para darle a los trabajadores derechos, para continuar sus demandas contra las compañías de agroquímicos”, explicó Hendler. 
 
Una de las organizaciones que acompaño a este grupo de agricultores fue la Fenacle, Federación de Trabajadores Agroindustriales Campesinos e Indígenas. Guillermo Touma fue su presidente y también exasambleista en el 2008.
 
Considera justa la propuesta de crear una ley.
 
No por el dinero, si no para poner un ejemplo a estas empresas que producen estos venenos y a las transnacionales que lo traen al país. Yo creo que nosotros, el sector bananero debe de poner un ejemplo a nivel mundial sobre el uso de este producto que dejó estériles a miles de trabajadores”, expuso Touma. 
 
La ley especial 364 de Nicaragua permitió que miles de agricultores sean indemnizados por los fabricantes y usuarios de los letales agroquímicos.
 

Los 92 agricultores ecuatorianos afectados hace varias décadas por un agroquímico de fabricación estadounidense, afirman no se rendirán hasta que se haga justicia. Ellos piden apoyo al Estado ecuatoriano para que sus casos no sean olvidados.

 

Desde 1980, José Pacheco trabajó en varias haciendas bananeras de Naranjal, en Guayas. Se comprometió con esta labor por quince años. 

 

No, ahí no había seguridad. Manipulaba el veneno con las manos. Si no se trabajaba, no daban trabajo”, denunció Pacheco. 

 

Pero nunca supo el riesgo que corría pues, al igual que miles de sus compañeros, usó el plaguicida dibromocloropropano o DBCP. 

 

“Me pegó una infección fuerte. Me llevaron al hospital, ahí me atendieron y me acusaron de que había tomado veneno. El doctor me dijo, 'usted, ha tomado veneno, un veneno fuerte'. Yo dije que no había tomado veneno, ¿por qué habría de tomar veneno? Entonces salió otro doctor y me preguntaron en qué trabajaba. Y yo le dije que fumigaba la bananera. Ahí me dijeron el daño que eso había hecho. 'Usted ha quedado estéril'”, recordó Pacheco. 

 

El DBCP es de origen estadounidense pero su uso fue prohibido en 1975 por los altos niveles de toxicidad, comprobados por la Organización Mundial de la Salud. 

 

Pese a esto, en muchos países de Latinoamérica se lo siguió utilizando.

 

Lea además: UNA LUCHA DE DÉCADAS: EL DBCP

 

92 trabajadores ecuatorianos intentan comprobar en cortes estadounidenses los daños causados por este plaguicida que también afectó la salud de miles de agricultores de Latinoamérica.

 

Así lo revelan investigaciones de periódicos como The Guardian. Las pesquisas se realizaron en Nicaragua, donde las víctimas tuvieron el espaldarazo de su gobierno con la creación de la Ley Especial para la Tramitación de los Juicios de los Afectados por el uso del DBCP.

 

La mayoría de los afectados por este pesticida viven un barrio del recinto Puerto Inca llamado Pico. Sus historias han estado ocultas por más de dos décadas, dicen que han esperado demasiado y ahora quieren justicia.

 

Scott Hendler, abogado de las víctimas en Ecuador, cree que ese sería el apoyo que estos trabajadores necesitan.

 

“Pueden introducir los juicios en las cortes de Ecuador y también pueden aprobar una ley especial para darle a los trabajadores derechos, para continuar sus demandas contra las compañías de agroquímicos”, explicó Hendler. 

 

Una de las organizaciones que acompaño a este grupo de agricultores fue la Fenacle, Federación de Trabajadores Agroindustriales Campesinos e Indígenas. Guillermo Touma fue su presidente y también exasambleista en el 2008.

 

Considera justa la propuesta de crear una ley.

 

No por el dinero, si no para poner un ejemplo a estas empresas que producen estos venenos y a las transnacionales que lo traen al país. Yo creo que nosotros, el sector bananero debe de poner un ejemplo a nivel mundial sobre el uso de este producto que dejó estériles a miles de trabajadores”, expuso Touma. 

 

La ley especial 364 de Nicaragua permitió que miles de agricultores sean indemnizados por los fabricantes y usuarios de los letales agroquímicos.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *