Inicio ·Noticias · Artículo

Capturan 14 sospechosos de asesinato de agentes colombianos

Redacción

jvite

|

Jueves 12 de Julio de 2018 - 16:05
compártelo
  • 3 agentes judiciales fueron asesinados a balazos en la carretera que une Pasto con Tumaco. Foto: Fiscalía
Video: 3 agentes judiciales fueron asesinados a balazos en la carretera que une Pasto con Tumaco. Foto: Fiscalía 3 agentes judiciales fueron asesinados a balazos en la carretera que une Pasto con Tumaco. Foto: Fiscalía


El Gobierno de Colombia anunció este jueves 12 de julio de 2018 la captura de 14 sospechosos del asesinato de tres agentes judiciales en la frontera con Ecuador, donde aumenta la presión militar sobre rebeldes disidentes de FARC acusados de ese y otros crímenes.
 
Los efectivos del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI) fueron ultimados a balazos el miércoles por un comando que interceptó su vehículo en la carretera que une a la ciudad de Pasto con Tumaco, el municipio con más narcocultivos del mundo.
 
"Ya cayeron los primeros implicados en el cobarde asesinato de miembros del CTI", señaló el presidente Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter.
 
En un principio las autoridades dieron parte de la captura de ocho presuntos disidentes de la exguerrilla FARC responsables de los hechos, pero luego detuvieron a otros seis.
 
Dos de los cuerpos de los detectives fueron incinerados junto con la camioneta en la que se movilizaban. 
 
Los supuestos implicados cayeron en un operativo de fuerzas combinadas en Tumaco, en el departamento fronterizo de Nariño.
 
"Esta operación, además de ser una respuesta interinstitucional, nos está dando inmensa cantidad de información de inteligencia sobre las bandas que operan en esa región del país", dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en rueda de prensa.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
El funcionario aseguró que además se incautaron armas, explosivos y equipos de comunicación. 
 
 
Las autoridades señalaron desde un comienzo al Frente Oliver Sinisterra como responsable del ataque. 
 
La organización está al mando de Walther Arizala, alias Guacho, un exmando medio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se apartó del acuerdo de paz firmado a finales de 2016.
 
 
 
 
 
 
La Fiscalía de Colombia difundió videos en los que se muestra el traslado de los cuerpos de los agentes asesinados.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Tras las capturas, Santos prometió castigo para los asesinos: "Vamos por todos los responsables. Que no haya duda de que Guacho y su gente pagarán", advirtió.
 
Señalado por las autoridades colombianas de operar como brazo armado del cartel de Sinaloa de México, el grupo de Guacho es una de las múltiples bandas que se disputan el control del narcotráfico en el departamento de Nariño.
 
Además es acusado de asesinar en cautiverio a una pareja ecuatoriana y a un equipo periodístico del diario El Comercio de Quito.
 
A raíz de estos crímenes ocurridos entre marzo y abril, las autoridades colombianas y ecuatorianas lanzaron una feroz ofensiva contra Arizala.
 
Sin un mando unificado, los disidentes operan en alejados puntos de Colombia donde disputan las rentas del narcotráfico y de la minería ilegal. Según inteligencia militar, contarían con un ejército de 1.200 combatientes.
 
Colombia sigue siendo el principal productor mundial de cocaína. Hasta 2017 había 209.000 hectáreas sembradas con la materia prima de esta droga, una cifra récord, señaló un reciente informe de Estados Unidos.
 
EFE Y REDACCIÓN

El Gobierno de Colombia anunció este jueves 12 de julio de 2018 la captura de 14 sospechosos del asesinato de tres agentes judiciales en la frontera con Ecuador, donde aumenta la presión militar sobre rebeldes disidentes de FARC acusados de ese y otros crímenes.

 

Los efectivos del Cuerpo Técnico de Investigaciones de la Fiscalía (CTI) fueron ultimados a balazos el miércoles por un comando que interceptó su vehículo en la carretera que une a la ciudad de Pasto con Tumaco, el municipio con más narcocultivos del mundo.

 

"Ya cayeron los primeros implicados en el cobarde asesinato de miembros del CTI", señaló el presidente Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter.

 

En un principio las autoridades dieron parte de la captura de ocho presuntos disidentes de la exguerrilla FARC responsables de los hechos, pero luego detuvieron a otros seis.

 

Dos de los cuerpos de los detectives fueron incinerados junto con la camioneta en la que se movilizaban. 

 

Los supuestos implicados cayeron en un operativo de fuerzas combinadas en Tumaco, en el departamento fronterizo de Nariño.

 

"Esta operación, además de ser una respuesta interinstitucional, nos está dando inmensa cantidad de información de inteligencia sobre las bandas que operan en esa región del país", dijo el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, en rueda de prensa.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El funcionario aseguró que además se incautaron armas, explosivos y equipos de comunicación. 

 

 

Las autoridades señalaron desde un comienzo al Frente Oliver Sinisterra como responsable del ataque. 

 

La organización está al mando de Walther Arizala, alias Guacho, un exmando medio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que se apartó del acuerdo de paz firmado a finales de 2016.

 

 

 

 

 

 

La Fiscalía de Colombia difundió videos en los que se muestra el traslado de los cuerpos de los agentes asesinados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tras las capturas, Santos prometió castigo para los asesinos: "Vamos por todos los responsables. Que no haya duda de que Guacho y su gente pagarán", advirtió.

 

Señalado por las autoridades colombianas de operar como brazo armado del cartel de Sinaloa de México, el grupo de Guacho es una de las múltiples bandas que se disputan el control del narcotráfico en el departamento de Nariño.

 

Además es acusado de asesinar en cautiverio a una pareja ecuatoriana y a un equipo periodístico del diario El Comercio de Quito.

 

A raíz de estos crímenes ocurridos entre marzo y abril, las autoridades colombianas y ecuatorianas lanzaron una feroz ofensiva contra Arizala.

 

Sin un mando unificado, los disidentes operan en alejados puntos de Colombia donde disputan las rentas del narcotráfico y de la minería ilegal. Según inteligencia militar, contarían con un ejército de 1.200 combatientes.

 

Colombia sigue siendo el principal productor mundial de cocaína. Hasta 2017 había 209.000 hectáreas sembradas con la materia prima de esta droga, una cifra récord, señaló un reciente informe de Estados Unidos.

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos