Inicio ·Noticias · Artículo

Nicaragua: multitud recibe a obispos en Masaya

Redacción

jvite

|

Jueves 21 de Junio de 2018 - 17:52
compártelo
  • Religiosos ingresaron a plaza de Monimbó entre gritos de "queremos la paz". Foto: AFP
Religiosos ingresaron a plaza de Monimbó entre gritos de "queremos la paz". Foto: AFP


Cientos de miles de hombres, mujeres y niños salieron este jueves 21 de junio de 2018 a las calles de Masaya para recibir a una delegación de obispos católicos, que visitaron la ciudad nicaragüense tras un violento ataque de fuerzas progubernamentales.
 
El cardenal Leopoldo Brenes, acompañado por el clero de la Diócesis de Managua, a la que también pertenece Masaya, caminó con una imagen de Jesús por las angostas calles de la ciudad que se declaró en rebeldía ante el Gobierno del presidente Daniel Ortega.
 
Cientos de manos ayudaron a levantar barricadas de las calles para dar paso a los religiosos cuando se dirigían al barrio indígena de Monimbó, foco de la resistencia en la ciudad.
 
Los religiosos ingresaron a la plaza de Monimbó entre gritos de "queremos la paz" y "basta de violencia", acompañados del repique de campanas y cánticos religiosos.
 
Masaya, 30 kilómetros al sureste de Managua, vivió la mañana de este jueves un violento ataque de unos 500 hombres entre antimotines, parapolicías y turbas, según el secretario de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
"Viva cristo rey", coreaba la multitud al recorrer las calles que en los últimos días han sido escenario de una batalla desigual entre pobladores y las fuerzas progubernamentales que utilizan armamento pesado como en una guerra, según organismos de derechos humanos.
 
Otros pobladores gritaban "basta ya de opresión" y "que se vayan", dirigido a Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.
 
Los pueblos asentados sobre la carretera a Masaya salieron al paso de la caravana de los jerarcas católicos, algunos llorando de rodillas.
 
El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, en un emotivo mensaje llamó a no tomar la justicia por propia mano, a "no imitar las mismas actitudes y actos criminales (...) No queremos más criminales en Nicaragua". 
 
"Quiero recordar uno de los mandamientos de la ley de Dios", dijo Báez y la población respondió en coro: "no matarás".
 
Báez, un duro crítico del Gobierno, hizo un vehemente llamado "a los francotiradores, a Daniel Ortega y Rosario Murillo: Ni un muerto más".
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
- Papa al tanto –
 
 
 
 
 
 
El cardenal Brenes comunicó a los feligreses que el papa Francisco les envió un mensaje de que "Dios les acompañe" en la misión pacificadora.
 
El nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, dijo que el papa está al tanto de lo que sucede en Nicaragua y mencionó que en este "momento tan crítico y delicado comprendemos su dolor (...) cada muerto es una ofensa a Dios".
 
Antes de la misión a Masaya, cientos de católicos se sumaron en la capital para una jornada de oración por la paz y el cese de la represión contra el "pueblo desarmado" en Masaya y otras ciudades.
 
"Está muriendo gente inocente, es algo tenebroso, maligno. No ha habido un Gobierno que mate como ha matado este Gobierno a gente desarmada", dijo a la AFP con lágrimas Gastón Ortega, de 53 años, en la Catedral de Managua.
 
"Es triste lo que está pasando, que lleguen a las casas y asesinen a los jóvenes solo por participar" en las protestas, expresó conmovida Maritza Torres.
 
 
 
 

Cientos de miles de hombres, mujeres y niños salieron este jueves 21 de junio de 2018 a las calles de Masaya para recibir a una delegación de obispos católicos, que visitaron la ciudad nicaragüense tras un violento ataque de fuerzas progubernamentales.

 

El cardenal Leopoldo Brenes, acompañado por el clero de la Diócesis de Managua, a la que también pertenece Masaya, caminó con una imagen de Jesús por las angostas calles de la ciudad que se declaró en rebeldía ante el Gobierno del presidente Daniel Ortega.

 

Cientos de manos ayudaron a levantar barricadas de las calles para dar paso a los religiosos cuando se dirigían al barrio indígena de Monimbó, foco de la resistencia en la ciudad.

 

Los religiosos ingresaron a la plaza de Monimbó entre gritos de "queremos la paz" y "basta de violencia", acompañados del repique de campanas y cánticos religiosos.

 

Masaya, 30 kilómetros al sureste de Managua, vivió la mañana de este jueves un violento ataque de unos 500 hombres entre antimotines, parapolicías y turbas, según el secretario de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), Álvaro Leiva.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Viva cristo rey", coreaba la multitud al recorrer las calles que en los últimos días han sido escenario de una batalla desigual entre pobladores y las fuerzas progubernamentales que utilizan armamento pesado como en una guerra, según organismos de derechos humanos.

 

Otros pobladores gritaban "basta ya de opresión" y "que se vayan", dirigido a Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo.

 

Los pueblos asentados sobre la carretera a Masaya salieron al paso de la caravana de los jerarcas católicos, algunos llorando de rodillas.

 

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, en un emotivo mensaje llamó a no tomar la justicia por propia mano, a "no imitar las mismas actitudes y actos criminales (...) No queremos más criminales en Nicaragua". 

 

"Quiero recordar uno de los mandamientos de la ley de Dios", dijo Báez y la población respondió en coro: "no matarás".

 

Báez, un duro crítico del Gobierno, hizo un vehemente llamado "a los francotiradores, a Daniel Ortega y Rosario Murillo: Ni un muerto más".

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEA: Masaya resiste al asedio del Gobierno nicaragüense

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- Papa al tanto –

 

 

 

 

 

 

El cardenal Brenes comunicó a los feligreses que el papa Francisco les envió un mensaje de que "Dios les acompañe" en la misión pacificadora.

 

El nuncio apostólico, Stanislaw Waldemar Sommertag, dijo que el papa está al tanto de lo que sucede en Nicaragua y mencionó que en este "momento tan crítico y delicado comprendemos su dolor (...) cada muerto es una ofensa a Dios".

 

Antes de la misión a Masaya, cientos de católicos se sumaron en la capital para una jornada de oración por la paz y el cese de la represión contra el "pueblo desarmado" en Masaya y otras ciudades.

 

"Está muriendo gente inocente, es algo tenebroso, maligno. No ha habido un Gobierno que mate como ha matado este Gobierno a gente desarmada", dijo a la AFP con lágrimas Gastón Ortega, de 53 años, en la Catedral de Managua.

 

"Es triste lo que está pasando, que lleguen a las casas y asesinen a los jóvenes solo por participar" en las protestas, expresó conmovida Maritza Torres.

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *