Inicio ·Noticias · Artículo

Los 629 migrantes del "Aquarius" se dirigen a España

Redacción

jvite

|

Martes 12 de Junio de 2018 - 17:20
compártelo
  • Estuvieron bloqueados por días en aguas internacionales por diferencias entre Italia y Malta. Foto: AFP
Video: Estuvieron bloqueados por días en aguas internacionales por diferencias entre Italia y Malta. Foto: AFP Estuvieron bloqueados por días en aguas internacionales por diferencias entre Italia y Malta. Foto: AFP



Los 629 migrantes rescatados en el Mediterráneo por el "Aquarius" y bloqueados durante días en aguas internacionales debido a un pulso entre Italia y Malta zarparon el martes 12 de junio de 2018 por la noche rumbo a España con la ayuda de dos barcos italianos.
 
La oenegé francesa SOS Méditerranée, que fletó el "Aquarius" para acudir en ayuda de los migrantes frente a las costas de Libia, precisó en Twitter que los barcos zarparon a las 21H00 (19H00 GMT) para un viaje de al menos cuatro días.
 
Así, casi 72 horas después del inicio de esta crisis sin precedentes en Europa, el desenlace parecía por fin cerca para estos migrantes socorridos en el mar entre sábado y domingo pero que estuvieron después varados a unas 30 millas de las costas maltesas por el rechazo de Italia y Malta a abrirles sus puertos. El lunes, España se ofreció a acogerlos.
 
Entre los 629 migrantes hay siete embarazadas, 11 niños pequeños y 123 menores que viajan solos. Durante horas el martes, más de la mitad de ellos fueron transbordados del barco humanitario a dos buques con bandera italiana antes de que los tres emprendiesen viaje hacia Valencia.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


 
Foto: AFP
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
"La situación es tranquila si se considera el número de horas y el sufrimiento que han soportado estas personas", había dicho anteriormente Annelise Borges, periodista de Euronews, que se encuentra a bordo.
 
Durante la larga espera en alta mar, muchos migrantes temieron ser retornados a Libia, a tal punto que los socorristas del "Aquarius" tuvieron que recorrer todo el buque, con un mapa en mano, para mostrar a los migrantes que estaban lejos de las costas libias, contó por teléfono la periodista de Euronews.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
 
 
 
- "Cuatro días más" -
 

 
 
SOS Méditerranée había rechazado en un primer tiempo la propuesta del gobierno español, estimando que el barco, con capacidad para 500 pasajeros, tendría dificultades de llegar hasta el puerto español con sobrecarga. 
 
"Ese plan supone que personas agotadas van a tener que estar cuatro días más en alta mar. La mejor solución sería desembarcar a esas personas en el puerto más cercano, de donde podrían ser transportadas a España o a otro país", estimó la oenegé francesa Médicos sin Fronteras (MSF), también a bordo del "Aquarius".
 
Pero triunfó la determinación del ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, que se negó a abrir sus puertos.
 
El lunes, cantó victoria después de que España anunciara su intención de acoger al barco, y advirtió a los otros navíos de oenegés que se arriesgan a la misma negativa.
 
"Salvar vidas es un deber, convertir Italia en un gran campo de refugiados, no, Italia ha dejado de agachar la cabeza y obedecer, esta vez HAY ALGUIEN QUE DICE NO", escribió en Twitter con el hashtag #chiudiamoiporti (cerremoslospuertos).
 
A pesar de las declaraciones de Salvini, un barco de la guardia costera italiana, "Diciotto", podía llegar a Sicilia el martes o el miércoles con 937 migrantes a bordo. 
 
Italia, que desde 2013 vio desembarcar en sus costas a unos 700.000 migrantes, siente que durante la crisis migratoria sus socios de la Unión Europea la dejaron sola.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 
- "Un problema de todos" -
 


 
 
El lunes, el nuevo presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, ofreció abrir al buque humanitario el puerto de Valencia. 
 
"Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer 'un puerto seguro' a estas personas", argumentó.
Su ministro de Relaciones Exteriores, Josep Borrell, estimó que los europeos deben hacer frente "de una forma solidaria y coordinada a un problema que es de todos, y no un año de Grecia, el año siguiente de Italia". 
 
Mientras tanto, en Valencia, las autoridades se preparaban para la llegada del barco.
 
"Se está preparando todo para que haya una acogida lo más razonable posible, lo importante es que esté todo coordinado, que haya un cierto horizonte para estas personas", indicó el presidente de la región de Valencia, el socialista Ximo Puig.
 
Pese al endurecimiento de las políticas migratorias en Europa, el "Aquarius" está decidido a retomar sus misiones de rescate en el Mediterráneo una vez que haya puesto a salvo a estas personas.
 
"Se ha encontrado una solución" puntual con España, pero "los rescates continuarán y es imperativo que los Estados europeos hablen entre ellos para encontrar soluciones aceptables", dijo la directora general de SOS Méditerranée, Sophie Beau.
 
 
 

 
 
AFP

Los 629 migrantes rescatados en el Mediterráneo por el "Aquarius" y bloqueados durante días en aguas internacionales debido a un pulso entre Italia y Malta zarparon el martes 12 de junio de 2018 por la noche rumbo a España con la ayuda de dos barcos italianos. 

La oenegé francesa SOS Méditerranée, que fletó el "Aquarius" para acudir en ayuda de los migrantes frente a las costas de Libia, precisó en Twitter que los barcos zarparon a las 21H00 (19H00 GMT) para un viaje de al menos cuatro días. 

Así, casi 72 horas después del inicio de esta crisis sin precedentes en Europa, el desenlace parecía por fin cerca para estos migrantes socorridos en el mar entre sábado y domingo pero que estuvieron después varados a unas 30 millas de las costas maltesas por el rechazo de Italia y Malta a abrirles sus puertos. El lunes, España se ofreció a acogerlos. 

Entre los 629 migrantes hay siete embarazadas, 11 niños pequeños y 123 menores que viajan solos. Durante horas el martes, más de la mitad de ellos fueron transbordados del barco humanitario a dos buques con bandera italiana antes de que los tres emprendiesen viaje hacia Valencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Foto: AFP

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"La situación es tranquila si se considera el número de horas y el sufrimiento que han soportado estas personas", había dicho anteriormente Annelise Borges, periodista de Euronews, que se encuentra a bordo. 

Durante la larga espera en alta mar, muchos migrantes temieron ser retornados a Libia, a tal punto que los socorristas del "Aquarius" tuvieron que recorrer todo el buque, con un mapa en mano, para mostrar a los migrantes que estaban lejos de las costas libias, contó por teléfono la periodista de Euronews.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEA: La suerte de 629 migrantes en suspenso por pulseada entre Italia y Malta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- "Cuatro días más" -

 

 

 

SOS Méditerranée había rechazado en un primer tiempo la propuesta del gobierno español, estimando que el barco, con capacidad para 500 pasajeros, tendría dificultades de llegar hasta el puerto español con sobrecarga.  

"Ese plan supone que personas agotadas van a tener que estar cuatro días más en alta mar. La mejor solución sería desembarcar a esas personas en el puerto más cercano, de donde podrían ser transportadas a España o a otro país", estimó la oenegé francesa Médicos sin Fronteras (MSF), también a bordo del "Aquarius".

 

Pero triunfó la determinación del ministro italiano del Interior, Matteo Salvini, que se negó a abrir sus puertos. 

El lunes, cantó victoria después de que España anunciara su intención de acoger al barco, y advirtió a los otros navíos de oenegés que se arriesgan a la misma negativa. 

"Salvar vidas es un deber, convertir Italia en un gran campo de refugiados, no, Italia ha dejado de agachar la cabeza y obedecer, esta vez HAY ALGUIEN QUE DICE NO", escribió en Twitter con el hashtag #chiudiamoiporti (cerremoslospuertos). 

A pesar de las declaraciones de Salvini, un barco de la guardia costera italiana, "Diciotto", podía llegar a Sicilia el martes o el miércoles con 937 migrantes a bordo.  

Italia, que desde 2013 vio desembarcar en sus costas a unos 700.000 migrantes, siente que durante la crisis migratoria sus socios de la Unión Europea la dejaron sola.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- "Un problema de todos" -

 

 

 

El lunes, el nuevo presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, ofreció abrir al buque humanitario el puerto de Valencia.  

"Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer 'un puerto seguro' a estas personas", argumentó.

Su ministro de Relaciones Exteriores, Josep Borrell, estimó que los europeos deben hacer frente "de una forma solidaria y coordinada a un problema que es de todos, y no un año de Grecia, el año siguiente de Italia".  

Mientras tanto, en Valencia, las autoridades se preparaban para la llegada del barco. 

"Se está preparando todo para que haya una acogida lo más razonable posible, lo importante es que esté todo coordinado, que haya un cierto horizonte para estas personas", indicó el presidente de la región de Valencia, el socialista Ximo Puig. 

Pese al endurecimiento de las políticas migratorias en Europa, el "Aquarius" está decidido a retomar sus misiones de rescate en el Mediterráneo una vez que haya puesto a salvo a estas personas. 

"Se ha encontrado una solución" puntual con España, pero "los rescates continuarán y es imperativo que los Estados europeos hablen entre ellos para encontrar soluciones aceptables", dijo la directora general de SOS Méditerranée, Sophie Beau.

 

 

 

 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *
Le recomendamos