Inicio ·Noticias · Artículo

Protestas por Seguro Social dejan 3 muertos en Nicaragua

Redacción

arivera

|

Viernes 20 de Abril de 2018 - 7:19
compártelo
  • Las medidas fueron criticadas desde todos los sectores económicos y por expertos. Foto: AFP
Las medidas fueron criticadas desde todos los sectores económicos y por expertos. Foto: AFP
La Policía Nacional reportó la muerte del oficial antidisturbios Jilton Manzanarez por un disparo de escopeta en las inmediaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua, así como de un joven estudiante del centro que participa en las protestas, en un deceso que las autoridades calificaron de “pleito de pandillas”. En el municipio de Tipitapa, a 20 kilómetros al noreste de Managua, otro joven sandinista fue asesinado de un balazo, agregó el comunicado de la policía. 
 
“El policía fue asesinado con una escopeta accionada por vándalos en el sector de la Upoli”, explicó la policía. 
 
En muchos barrios de Managua sonaron cacerolazos al caer la noche como muestra de repulsa a la violencia contra los manifestantes que protestaban contra las reformas en diferentes partes del país. 
 
Nicaragua vivió una enorme tensión durante el día por los enfrentamientos empezaron el miércoles en Managua y León, una ciudad del oeste del país, entre quienes rechazan y apoyan las reformas aplicadas por el gobierno de Daniel Ortega a la seguridad social. Al menos ocho personas, entre ellas varios periodistas, resultaron heridas. 
 
Los disturbios alcanzaron el jueves los municipios de Estelí, Masaya y Granada. 
 
Las imágenes de violencia transmitidas por algunos medios de comunicación independientes y los perfiles en redes sociales de universidades públicas o subvencionadas de Nicaragua _ como la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, la Universidad Nacional Agraria (UNA) la Universidad Centroamericana y la Universidad Politécnica de Nicaragua _ han mantenido en vilo a la población. 
 
En la UNA, un estudiante de economía perdió el ojo izquierdo después de que brigadas de policías antidisturbios llegaran a reprimir un plantón que impedía el paso en las afueras del plantel. En las refriegas fueron detenidos varios manifestantes, según las imágenes ya que la policía no ofreció cifras oficiales. 
 
Antes del mediodía del jueves, la información que brindaban los medios independientes se suspendió después de que el gobierno ordenó a las compañías de cable interrumpir su señal. 
 
“En clara violación a la libertad de prensa el presidente Daniel Ortega a través de Telcor (ente regulador de las telecomunicaciones) ordenó a todas la cableras censuraran la señal de 100% NOTICIAS”, escribió el director de Canal 15 de televisión, Miguel Mora, en Facebook. 
 
“Reiteramos nuestro compromiso con el pueblo y la verdad”, añadió Mora, que anunció que seguían trabajando por medio de las redes sociales. Al Canal 15 le siguieron Canal 12, Canal 23, Canal 14 y Canal 51, éste último propiedad de la Iglesia católica de Nicaragua. 
 
La medida gubernamental provocó la reacción de las cámaras empresariales del país, que reclamaron por los derechos constitucionales de manifestación y de libertad de expresión. 
 
“Todos los nicaragüenses, y en particular las autoridades, debemos de comprender que no podemos volver al camino de la violencia”, indicó el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) en un comunicado. 
 
“La libertad de expresión es fundamental en nuestra sociedad, por lo que rechazamos cualquier medida que la restrinja y demandamos que aquellos medios que han sido suspendidos puedan reiniciar sus labores de forma inmediata”, dijo a su vez la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense, que al igual que el COSEP llamó al diálogo para superar la crisis desatada por las reformas. 
 
Las nuevas medidas establecen que el pago que realizan los trabajadores al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) pase del 6,25% al 7% a partir del 1 de julio. Desde esa fecha, la cuota de los empleadores se incrementará del 19% al 21%, y subirá un punto porcentual más a partir del 1 de enero de 2019 y un 0,5% a partir de 2020 hasta alcanzar el 22,5%. 
 
Además se estableció una cotización perpetua, ya que los jubilados aportarán un 5% de sus pensiones para cobertura de enfermedades. 
 
Escuelas y universidades de varias ciudades del Pacífico y el norte de Nicaragua suspendieron las clases, medida que se mantendrá hasta nuevo aviso. 
 
En un mensaje el jueves a mediodía, la vicepresidenta y vocera del gobierno, Rosario Murillo, fustigó a los miles de manifestantes de todo el país y dijo que son manipulados con fines políticos. 
 
“Qué tristeza da la manipulación política de los mismos de siempre, esos minúsculos grupos que azuzan y desestabilizan para destruir Nicaragua”, dijo Murillo, quien defendió las medidas del Seguro Social “porque benefician a los más pobres”. 
 
Las medidas fueron criticadas desde todos los sectores económicos y por expertos, quienes afirman que lejos de evitar la quiebra del Seguro Social, traerán desempleo e informalidad. 
 
Simpatizantes del gobernante Frente Sandinista, empleados del Estado, sindicatos oficialistas y miembros de la Juventud Sandinista, que el miércoles se enfrentaron contra quienes rechazan las reformas, participaron el jueves en una concentración en el centro de Managua en respaldo de las medidas aprobadas por el Ejecutivo. 
 
AP

La Policía Nacional reportó la muerte del oficial antidisturbios Jilton Manzanarez por un disparo de escopeta en las inmediaciones de la Universidad Politécnica de Nicaragua, así como de un joven estudiante del centro que participa en las protestas, en un deceso que las autoridades calificaron de “pleito de pandillas”. En el municipio de Tipitapa, a 20 kilómetros al noreste de Managua, otro joven sandinista fue asesinado de un balazo, agregó el comunicado de la policía. 

 

“El policía fue asesinado con una escopeta accionada por vándalos en el sector de la Upoli”, explicó la policía. 

 

En muchos barrios de Managua sonaron cacerolazos al caer la noche como muestra de repulsa a la violencia contra los manifestantes que protestaban contra las reformas en diferentes partes del país. 

 

Nicaragua vivió una enorme tensión durante el día por los enfrentamientos empezaron el miércoles en Managua y León, una ciudad del oeste del país, entre quienes rechazan y apoyan las reformas aplicadas por el gobierno de Daniel Ortega a la seguridad social. Al menos ocho personas, entre ellas varios periodistas, resultaron heridas. 

 

Los disturbios alcanzaron el jueves los municipios de Estelí, Masaya y Granada. 

 

Las imágenes de violencia transmitidas por algunos medios de comunicación independientes y los perfiles en redes sociales de universidades públicas o subvencionadas de Nicaragua _ como la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua, la Universidad Nacional Agraria (UNA) la Universidad Centroamericana y la Universidad Politécnica de Nicaragua _ han mantenido en vilo a la población. 

 

En la UNA, un estudiante de economía perdió el ojo izquierdo después de que brigadas de policías antidisturbios llegaran a reprimir un plantón que impedía el paso en las afueras del plantel. En las refriegas fueron detenidos varios manifestantes, según las imágenes ya que la policía no ofreció cifras oficiales. 

 

Antes del mediodía del jueves, la información que brindaban los medios independientes se suspendió después de que el gobierno ordenó a las compañías de cable interrumpir su señal. 

 

“En clara violación a la libertad de prensa el presidente Daniel Ortega a través de Telcor (ente regulador de las telecomunicaciones) ordenó a todas la cableras censuraran la señal de 100% NOTICIAS”, escribió el director de Canal 15 de televisión, Miguel Mora, en Facebook. 

 

“Reiteramos nuestro compromiso con el pueblo y la verdad”, añadió Mora, que anunció que seguían trabajando por medio de las redes sociales. Al Canal 15 le siguieron Canal 12, Canal 23, Canal 14 y Canal 51, éste último propiedad de la Iglesia católica de Nicaragua. 

 

La medida gubernamental provocó la reacción de las cámaras empresariales del país, que reclamaron por los derechos constitucionales de manifestación y de libertad de expresión. 

 

“Todos los nicaragüenses, y en particular las autoridades, debemos de comprender que no podemos volver al camino de la violencia”, indicó el Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) en un comunicado. 

 

“La libertad de expresión es fundamental en nuestra sociedad, por lo que rechazamos cualquier medida que la restrinja y demandamos que aquellos medios que han sido suspendidos puedan reiniciar sus labores de forma inmediata”, dijo a su vez la Cámara de Comercio Americana Nicaragüense, que al igual que el COSEP llamó al diálogo para superar la crisis desatada por las reformas. 

 

Las nuevas medidas establecen que el pago que realizan los trabajadores al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) pase del 6,25% al 7% a partir del 1 de julio. Desde esa fecha, la cuota de los empleadores se incrementará del 19% al 21%, y subirá un punto porcentual más a partir del 1 de enero de 2019 y un 0,5% a partir de 2020 hasta alcanzar el 22,5%. 

 

Además se estableció una cotización perpetua, ya que los jubilados aportarán un 5% de sus pensiones para cobertura de enfermedades. 

 

Escuelas y universidades de varias ciudades del Pacífico y el norte de Nicaragua suspendieron las clases, medida que se mantendrá hasta nuevo aviso. 

 

En un mensaje el jueves a mediodía, la vicepresidenta y vocera del gobierno, Rosario Murillo, fustigó a los miles de manifestantes de todo el país y dijo que son manipulados con fines políticos. 

 

“Qué tristeza da la manipulación política de los mismos de siempre, esos minúsculos grupos que azuzan y desestabilizan para destruir Nicaragua”, dijo Murillo, quien defendió las medidas del Seguro Social “porque benefician a los más pobres”. 

 

Las medidas fueron criticadas desde todos los sectores económicos y por expertos, quienes afirman que lejos de evitar la quiebra del Seguro Social, traerán desempleo e informalidad. 

 

Simpatizantes del gobernante Frente Sandinista, empleados del Estado, sindicatos oficialistas y miembros de la Juventud Sandinista, que el miércoles se enfrentaron contra quienes rechazan las reformas, participaron el jueves en una concentración en el centro de Managua en respaldo de las medidas aprobadas por el Ejecutivo. 

 

 

SUSCRÍBETE Y RECIBE LOS TITULARES

* campos requeridos
Frecuencia Correos *